sábado, 12 de noviembre de 2022

En la retaguardia: La venganza mejor

  

Sábado, 5 de noviembre
CÓMO TRIUNFAR

Un amigo, conocido más bien, que tiene una pequeña editorial dedicada sobre todo a publicar libros subvencionados, casi siempre por los propios autores, me llama porque se le ha ocurrido la brillante idea de publicar una colección de libros de autoayuda titulada genéricamente Cómo triunfar y encargarme a mí uno de los títulos, Cómo triunfar en el mundo literario. “Y supongo que tú mismo te encargarás de escribir Cómo triunfar en el mundo editorial”, le digo.

            No sé si capta la ironía. Rechazo la idea con buenas razones y, como insiste, para librarme de él le digo que lo pensaré. Y lo pienso y pienso que no lo haría tan mal.

            No soy un triunfador precisamente, aunque eso depende, por supuesto, de con quién se me compare. Si se compara con Irene Vallejo, cualquier ensayista es un fracasado. Y por poco éxito que uno tenga, siempre habrá alguien con menos: “Cuentan de un sabio que un día…”

            Sé lo que hay que hacer para triunfar, sé lo que yo debería haber hecho. Para triunfar en cualquier campo, hace falta tener unas cosas y carecer de otras. Tener talento, capacidad de trabajo y suerte, carecer de escrúpulos. Puedes protestar si te invitan como jurado a un premio y ves que está más o menos amañado; puedes protestar y quedar más o menos tranquilo con tu conciencia, pero también puedes estar seguro de que a ese premio —o a otros de los que gestiona esa misma editorial que gestiona casi todos— no te vuelven a invitar. Puedes decir lo que quieras del bodrio de la semana que en un suplemento te invitan a reseñar, pero o no lo publican o ya sabes que nunca más te encargarán otra reseña en ese suplemento.

            ¿Qué es el éxito? En novela, que los adelantos sean cada vez mayores, que tu agente te agencia un suculento premio comercial (el Nadal y, a ser posible, el Planeta) y que, a partir de los sesenta, comiences a conseguir premios institucionales.

            En poesía, más o menos lo mismo, solo que sin adelantos sustanciosos y con premios menos suculentos.

            Pero también puede entenderse por éxito hacer y decir lo que te dé la gana y, a pesar de los vetos, seguir ahí, aunque sea en un rincón, y hacerte oír, aunque sea por una minoría que tiene poco de inmensa.

            ¿Tienes talento, tienes ambición?, le preguntaría yo al joven que quiere triunfar en el medio literario. Pues no hagas como yo ni pierdas el tiempo tratando de adular a alguien como yo.

Domingo, 6 de noviembre
CONVICTO Y CONFESO

Leo las declaraciones que hace hoy José Barrionuevo y casi no me atrevo a salir a la calle de vergüenza. Sí, yo voté y volví a votar a un gobierno que utilizaba mis impuestos —como otros el impuesto revolucionario— para financiar el terrorismo. Y le apoyé una y otra vez y creí que las acusaciones eran falsas, que esos hechos deleznables eran solo obra de subordinados que se habían excedido. Ahora el ministro que fue a la cárcel, y del que yo defendí su inocencia, ya sin pelos en la lengua, declara en un periódico que él ordenó liberar a Segundo Marey. Lo que no dice, pero no hace falta, es quién ordenó secuestrarlo. Leo y no puedo creer tanta desvergüenza, o tanta senil sinceridad: “Marey estuvo detenido nueve días por un grupo de la policía española que se equivocó y cuando me entero yo digo que hay que soltarlo, porque la alternativa a ver cuál era”. El periodista aclara cuál era esa alternativa: “O lo liquidan o lo sueltan”.  Y Barrionuevo responde: “Digo que ni hablar. Basándome en el principio de que con el desorden causado ya es suficiente”. Marey se salvó porque no era etarra, y se salvó por poco, ya que, según indica el exministro, “era de ese ambientillo”. Así cuenta, Barrionuevo la liberación: “Lo sueltan al noveno día. Lo ponen al otro lado de la muga, como dicen ellos. Y le dicen: corre p’adelante y da gracias a Dios si existe”. Ni Putin hablaría de sus acciones en otros países con tanto desparpajo. Y sigue, impertérrito: “Amedo hizo muchas cosas mal, pero tenía confidentes en la ejecutiva de Herri Batasuna”. Y eso basta para que se perdonen asesinatos, secuestros, y se pague luego el silencio con fondos públicos.

            Salgo a la calle, ya digo, avergonzado. Recuerdo una viñeta, creo que de El Roto: un ciudadano junta las manos, alza los brazos al cielo y gime “Señor, Señor, ¿por qué tenemos políticos tan corruptos?”. Y Dios asoma el rostro entre nubes y señalándole con el dedo dice: “Porque los votas, imbécil”.

            Hoy me siento aludido con ese imbécil.

Lunes, 7 de noviembre
EL MOMENTO EXACTO

Si todos pudieran elegir su trabajo, no habría mejor manera de ocio.

La felicidad, más pronto o más tarde, siempre acaba haciendo daño.

La verdad de unos es la mentira de otro.

Pensar no es lo mismo que tener ocurrencias, pero hay ocurrencias felices y razonamientos disparatados.

Nos honra el odio de ciertas personas.

Los elogios siempre saben a poco.

En cumplimiento del deber se cometen las mayores atrocidades.

Hace falta mucho talento para saber el momento exacto de poner punto final. 

Martes, 8 de noviembre
EXACTO

El problema de un escritor no es saber decir lo que quiere decir, sino saber si lo que quiere decir merece la pena.

Miércoles, 9 de noviembre
COSAS DEL PERIODISMO

Ayer hubo elecciones en Estados Unidos. Todavía no se conocen los resultados, pero ya desde ayer el periódico que yo suelo leer desde 1976 —y no es el único— anuncia en titulares el triunfo de la democracia, o sea del partido demócrata, y el fracaso del populismo, o sea del partido republicano. Don de la profecía se llama esa figura. Lo curioso es que, si se lee el cuerpo de la noticia y no solo los titulares y editoriales, de momento parece que las cosas están sucediendo al revés.

Yo no entiendo nada. O sí. Ya la verdad no es la verdad de los hechos, sino lo que cuentan los medios “rigurosos”. Lo que pasa, si no nos gusta, no pasa de una “fake news”. 

Jueves, 10 de noviembre
HABLAR POR HABLAR

Vanidad, vanidad, cuántas tonterías se cometen en tu nombre. Resulta que a un poeta y periodista amigo, José Luis Argüelles, se le ocurrió hacerme un libro de entrevistas. Yo acepté encantado, por supuesto. Cada jueves, grabamos una hora de conversación, en la que cabe mucho porque yo hablo bastante rápido. Él la transcribe y yo me limito a corregir algún nombre y los habituales anacolutos Ya llevamos ocho. Él quiere que hable de mi vida y obra y yo prefiero hablar de todo lo demás. Me he pasado la vida hablando de mí mismo y ahora descubro que lo utilizaba solo como pretexto para hablar de otras cosas y esconderme tras ellas.

Acepté de inmediato, no solo por vanidad, sino porque disfruto mucho con los libros de conversaciones, de los que tengo una buena colección. Pero, claro, no es lo mismo escuchar a Borges, a Steiner o a Isaac Berlin que escucharme a mí.

Añado otro tormento a mi infierno personal: transcribir todas las tonterías que digo cuando me pongo trascendental y luego obligarme a leerlas cada noche. 

Viernes, 11 de noviembre
EN PEQUEÑOS SORBOS

En el recuerdo, duelen menos los dolores que la felicidad perdida.

Sin un buen enemigo, es imposible mantenerse en forma.

Las mejores jaulas las construye el amor.

Los jóvenes se equivocan a menudo y los viejos también, pero con menos gracia.

Ser superior a todos, pero ir de incógnito, procurando que nadie lo note.

Como quien esconde un tesoro, le gustaba esconder sus buenas obras para que solo se supieran después de muerto.

Era tan fiel que seguía queriendo a todas las personas a las que alguna vez había querido.

Es más fácil a un vivo imaginarse muerto que a un muerto imaginarse vivo.

Ponía demasiado empeño en ser feliz como para llegar a serlo.

Las injusticias unas veces se pagan y otras se cobran con buenos dividendos.

La soledad a grandes tragos, la compañía solo en pequeños sorbos.

Siempre que hablo de mí procuro no decir nada que me pueda molestar.

Poder vengarse y no hacerlo y que el ofensor y el resto del mundo se enteren, qué gran venganza.



 

68 comentarios:

  1. Tras mi habitual cita contigo, cómo no, me ha hecho gracia retomar mi lectura de las 'Memorias' de González-Ruano, 'Mi medio siglo se confiesa a medias' (Ed. Noguer. Barcelona, 1951), y encontrarme lo que sigue (pp. 157-158): «Vargas Vila era muy pomposo hablando y estaba todo el santo día en literato y en literato esteticista, cínico y cruel. Me decía cosas como estas: "Hágase usted fuerte en sus vicios, sea orgulloso y administre y exalte sus defectos. Es el modo de triunfar. ¿A que nadie le recomienda a usted esto? Así le dirán que sea bondadoso, para vivir a costa de su bondad; que sea modesto, para que no les haga sombra; que cultive sus virtudes, por miedo a que pueda cultivar sus vicios. Sea usted orgulloso, y, sobre todo, oiga bien lo que le dice un viejo: siembre odios. El odio da vida al que es odiado. (...) A propósito... ¿tiene usted una leyenda? (...) Pues cuide mucho de tener una leyenda. Si no tiene difamadores, haga por tenerlos. Si no tiene usted una leyenda monstruosa, horrible, no será nunca nada. Ya sabe usted ser audaz, hacer elogios crueles y meterse con los maestros. Ahora procure usted que lo difamen. ¡No hay tiempo que perder!"». Un saludo, Martín, sin adulación, con gratitud. Siempre. Y espero que este apunte traído a colación sea del gusto del lector curioso.

    Alejandro Lérida

    ResponderEliminar
  2. Admirado JLGM: El blog gana cuando el porcentaje de aforismos aumenta y las reflexiones políticas disminuyen

    ResponderEliminar
  3. ¿Así que Barrionuevo por fin ha reconocido que fue justa su condena? ¿Y dijo algo de si notó algún tipo de vergüenza mientras cometía sus múltiples delitos: secuestro, tortura, perjurio, etc.? Y sobre todo, ¿será verdad eso que dicen de que es posible sentir, al cabo de casi 40 años, más vergüenza que el propio Barrionuevo, sólo por haber votado al partido que amparó y financió sus crímenes (con los impuestos de todos, también de los que no lo votaron)? Qué extraño sentido del pudor (y del fisco) tienen algunos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barrionuevo no siente ninguna vergüenza, está orgulloso de lo que hizo.

      Eliminar
    2. Tampoco es para ponerse así. Haylos incluso que, además de no tener ninguna vergüenza, aún están muy orgullosos de lo que hizo Barrionuevo a espaldas de todos y sin su permiso... Por cierto, ¿tienes pensado dedicar reseña a libro de reciente publicación sobre el mentor de Barrionuevo, entre otras fechorías, firmado por Sergio del Molino? Un tal señor X, creo que se titula…

      Eliminar
  4. Y me acuerdo cómo nos ridiculizabas a los que criticábamos tantas cosas del gobierno de Felipe González. Tú tenías la razón y nosotros estábamos ciegos. Si le hacían una huelga tú lo llamabas "prepotencia sindical" (lo tengo por escrito en una dedicatoria) y nosotros éramos tontos. Cuando todo el mundo sabía lo que eran los GAL, tú erre que erre. En fin, de los temas de ahora hablaremos (así lo deseo) dentro de veinte o treinta años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te esfuerces, Piquero, que no vale la pena. Esto decía JLGM ya en 2011: "Cada vez me cuesta más reconocer que no siempre tengo razón, que solo la tengo casi siempre". Si ya entonces "cada vez le costaba más" reconocerlo, es de temer que ahora, más de 11 años después, le resulte prácticamente imposible. Y si alguna vez se le prueba que no la tiene, la culpa será de la falta de información, de la desinformación deliberada, de cualquiera menos de él mismo. Que la infalibilidad del Papa, al lado de la suya, es pura broma.

      Eliminar
    2. Qué bobada, Jose. Si digo que creí en Felipe González y ahora me arrepiento de haberle votado, ¿eso es muestra de que creo tener siempre razón? ¿O más bien reconocimiento de que me equivoco en muchas cosas importantes? Solo trato de tenerla hasta que los hechos --no Jose ni Piquero ni Trapiello o Abelardo-- me demuestran que estoy equivocado. Y lo de tomar frases irónicas como axiomas matemáticos demuestra, en fin, que vaya lectores que tiene uno.

      Eliminar
    3. Qué bobada, JLGM (recuérdese, una apreciación perfectamente aceptable). Yo, a pesar de su lectura un tanto..., en fin, también estoy ironizando, no escribiendo axiomas matemáticos (que no son lo mío, en todo caso más bien lo suyo). Ya sé que JLGM no cree ser más infalible que el Papa cuando habla ex cathedra (y siempre cabe, por otra parte, la posibilidad de pensar que dicha infalibilidad papal es igualmente una muestra de ironía, que no hay que tomar por axioma matemático). Supongo que lo que realmente él diría es que no se cree ni más infalible que el Papa, ni siquiera tanto como él; sólo "casi" igual de infalible. Ay, la ironía.

      Eliminar
    4. Uf, Jose, está visto que la ironía no es lo tuyo.

      Eliminar
    5. Uf, JLGM, pues está visto que ya somos dos.

      Eliminar
  5. Qué le vamos a hacer, Piquero. Yo no soy como tú. No lo sé todo por ciencia infusa. Me entero cuando me entero, no siempre es fácil ver lo que nos esconden, y reacciono entonces. Lo de la "prepotencia sindical", en tantos casos, Hunosa y un líder minero de cuyo nombre no quiero acordarme, por ejemplo, lo sigo afirmando.

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco lo sé todo por ciencia infusa. Leo, me informo y no me obceco ni "por pública opinión ordeno mi conciencia" (sea para seguirla o para llevarle la contraria). En cuanto a ese líder minero, no, no era el de las huelgas. Ese siempre estuvo en la Ejecutiva Federal y de diputado regional.

    ResponderEliminar
  7. Pues cambiar de opinión, cuando se conocen nuevos datos, no me parece a mí motivo para que le acusen a uno de obcecarse. Y sí, querido amigo, Fernández Villa estuvo al frente de muchas huelgas, al menos aquí en Asturias. Infórmate al respecto.

    ResponderEliminar
  8. Estoy informado. Siempre se guardó muy bien de comprometer esencialmente al partido de cuya ejecutiva era miembro y por el que era diputado.
    En cuanto a cambiar de opinión, es muy loable, sobre todo si se piden disculpas por los insultos dedicados antes del cambio de opinión a aquellos que ya tenían los datos y habían llegado a la conclusión acertada. Pero esto se repetirá probablemente en otros pocos años con otros asuntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decir, qué bobada no es insultar. ¿Que es eso de que ya tenías los datos de la guerra sucia? Deberías haberlos presentado en los juzgados allá por 1983, cuando los asesinatos. Pero esto es hablar por hablar. ¿Cómo vas a convencerle a un creyente de que no está en posesión de la verdad? Las verdades científicas, para serlo y no ser verdades religiosas, han de ser refutables, debe haber una manera de poder demostrar que son falsas. O sea que defenderlas hasta que aparezcan datos que las refuten (pueden aparecer o no) no es estar en el error, aunque se demuestren luego erróneas. En fin, que tú llamas ciencia a tus prejuicios.
      Estoy informado, dices. Je, je. ¿Qué tendrá que ver que un señor fuera o no diputado para ejercer como aclamado líder sindical y mostrar su "prepotencia sindical" quitando y poniendo candidatos a la presidencia en Asturias y logrando jubilaciones abusivas para cierto sector de los trabajadores? Lo que tú llamas ciencia otros lo llaman catecismo, querido defensor del encierro y maltrato de niños y partidario de "sacrificarte" vacunándote en Punta Umbría para proteger, no la tuya, sino mi salud en Oviedo. ¡Viva la ciencia!

      Eliminar
    2. ¡Jajajajaja! Sólo te falta llamarme comeniños. Qué malos somos los que escuchamos a los científicos en vez de a Miguel Ángel Rodríguez. En fin, es inútil tratar de convencerte de cosas que hasta esos niños saben: que para evitar el contagio y la extensión de algunas enfermedades el aislamiento es primordial, y que gracias a eso y a las vacunas se contuvo el covid. Es inútil porque tú razonas como tu admirada Ayuso, ahora negacionista de la emergencia climática y gran defensora de la libertad... de tomar cañas. Oírte tratar de ridiculizar la vacuna con ironía de saldo (preguntando si me la pongo en Huelva para salvarte a ti en Oviedo) da un poco de vergüenza ajena.
      Lo malo de tu curiosa manera de razonar es que es como escupir para arriba, y al final caes del guindo, pero no antes de que te jartes de insultar a quienes no piensan como tú Sí, insultar. Ni eso reconoces.
      En cuanto al amado líder sindical, me temo que no era a él a quien te referías cuando hablabas de “prepotencia sindical”. Él formaba parte del aparato político que por entonces tú defendías con la fe del carretero, ciego a todo. Y no es porque no se dijese. Xuan Cándano sufrió acoso, amenazas de muerte, querellas, por denunciar muchos años antes lo que ahora se sabe. Lo del GAL también se decía, era vox populi, pero nadie se atrevió a hacer nada hasta que llegó Garzón (y entonces aquellos a los que tanto admirabas señalaron que sólo lo hacía por el resentimiento de no haber sido ministro).
      Pero tú sigue pontificando que, total, en unos añitos te bastará con decir, como ahora: Ah, ja ja, me habían engañado, no lo sabía, igual me equivocaba, qué cosas eh, a mí que me registren, etc.

      Eliminar
    3. Bucle, bucle. Cuando me equivoco, rectifico. Toma nota. Tú, en cambio, sigues pensando --eres el único-- que el Covid se contuvo (hasta que venga otra ola, por cierto) debido,, entre otras cosas (eliminar las servilletas de los bares, por ejemplo) a que durante cerca de tres meses no se dejó pisar la calle a los niños (solo a los niños que el resto de la gente podía salir al supermercado, a comprar el periódico, a pasear al perro, a trabajar en trabajos tan esenciales como cortar el césped de los parques...). En fin. Dejo el bucle, que ya nos hemos retratado bastante y cada lector --si los hubiere-- puede escoger el razonamiento "científico" que prefiera.

      Eliminar
  9. Lo del sábado me recordó a algo que se dice que dijo Agustín García Calvo: Alégrate de tu fracaso porque eso significa que no te has vendido. También se podría decir: Apénate porque eso significa que nadie te ha querido comprar.
    En lo del domingo, años antes fue el atentado contra Antonio Cubillo en Argel, a raiz de una reunión con Martín Villa en donde, según uno de los agresores, también estuvo Alfonso Guerra. Historia democrática de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cuando dice historia democrática de España se refiere a la España que admite a un criminal de Estado como miembro numerario de Real Academia de Ciencias Morales y Políticas?

      https://es.wikipedia.org/wiki/Rodolfo_Mart%C3%ADn_Villa

      Eliminar
    2. Me da igual lo numerario que sea o no sea ese señor. Y España no admite ni deja de admitir. España es algo diferente a quienes han gobernado, gobiernan y gobernarán

      Eliminar
    3. ¿Una España distinta de sus gobernantes, de sus reales instituciones y del rey que las patrocina…? Mucho me temo que esa historia democrática de España que dice, Jesús Castellano, le va a quedar tan democrática que no va a parecer española.

      Eliminar
    4. ay Amelia, quien te entienda que te compre.

      Eliminar
  10. Sólo por tocar las teclas ( y los ...): Leo una joya como una olla en: Garcia Martín, José Luis (2007). Gabinete de lectura. La Veleta. Granada, p. 181.
    Se refiere el autor a los textos de los periódicos como Ahora, en el caso que toco el ABC en abril de 1933: "Escenas de la vida contemporánea" -es el título del artículo-: Valen como la más feroz crítica del antiterrorismo descerebrado y criminal de Putin o de Bush" (Luego sigue el artículo -muy jugoso, por ciervo-) O sea qu e: Putin pasó de ser lo que dice a un, digamos, estadísta que da mucho juego ese vocablo; y acaba don José Luis diciendo: "Los problemas de ayer siguen siendo, en buena parte, los de hoy". Y yo diría de modo poético que la historia no se repite, pero rima. Je, je.
    Por qué uno cuando yerra no dice simplemente: Joder me equivoqué, y puede que vuelva a equivocarme con toda (in)seguridad.
    P.D.: El libro sin ambages es una joya, creo que le sacaré mucho jugo.
    A su pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se entiende mucho lo que dices, Joaquín. Deberías corregir el texto antes de publicarlo.

      Eliminar
  11. Al hilo de lo que se "lee" por aquí, y en "Crisis de papel" en las últimas semanas, sin gratitud ni acritud, para lectores, al menos para mi, desconocidos. Afines o desafectos, poco importa. (Por razones de espacio, en dos "entraditas").

    "Manuel Azaña, de quien entonces ninguno de nosotros podíamos imaginar el juego político que iba a dar, era hombre frío y educado, poco simpático, buen escritor, pero sin éxito, y muy tradicional en sus gustos, cosa bastante extraña para lo que después hubo de ser. En la conversación - y ya era de izquierdas- le salía la educación religiosa, la admiración casi obsesiva por don Juan Valera y otras cosas así. Yo le he oído una tarde en el Ateneo hablar de la necesidad de anexionar Portugal a España y formar una gran nación.
    Creo que Manuel Azaña fue siempre un legalista y un burgués de sexualidad un tanto pervertida y misantrópica. De lo que se decía de él debía haber algo, pero no del todo. Yo he conocido gentes que le vieron de un modo irrefutable gastarse su dinero heredado con las `cocottes´ de Paris y entonces nadie decía de él otras cosas. Parecía hombre blando y de poca energía. Siempre supuse que la revolución le había superado hasta el miedo físico y que en su tiempo de gobernante en el breve periodo de la desgraciada republica burguesa fue un literato gris elevado por puras casualidades que lo pasó muy mal y no era ni mucho menos ese monstruo frío que quisimos ver quienes como yo mismo le ataqué todo lo que pude."

    César González-Ruano. En "Memorias. Mi medio siglo se confiesa a medias."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué poco atento, Carlos, no pareces tú… Que un pronazi declarado como Ruano diga de Azaña que era “un legalista y un burgués de sexualidad un tanto pervertida y misantrópica” es lo suyo... Y más tratándose de un “chapero de la literatura” y reconocido maestro de chaperos como fue don César… Casi un cumplido.

      Eliminar
    2. Quizás, como lectora atenta que es, la siguiente cita le agrade más. Si así no fuese, pues eso.

      "En las profundidades de las selvas ecuatorianas de Camerún, en el África central occidental, vive una hormiga que desarrolla su actividad en el suelo y es conocida como `Megaloponera foetens´ o, más comúnmente, la hormiga hedionda. Esta hormiga –una de las pocas capaces de emitir un grito audible para el oído humano- sobrevive hurgando en busca de comida entre las hojas caídas y la maleza del tenaz suelo de la selva pluvial.
      De vez en cuando, en sus tareas de búsqueda, una de estas hormigas se infecta inhalando la microscópica espora de un hongo del género `Tomentella´, millones de las cuales `llueven´ sobre el suelo del bosque procedentes del algún lugar del dosel arbóreo, allá en lo alto. Al ser inhalada, la espora se aloja dentro del diminuto cerebro de la hormiga e inmediatamente empieza a crecer, lo que provoca curiosos cambios de comportamiento en su hormiga anfitriona. El animal se muestra agitado y confuso, y, por primera vez en su vida, abandona el suelo y empieza una ardua ascensión por los tallos de enredaderas o helechos.
      Empujada por el hongo que no deja de crecer, la hormiga llega por fin a una altura aparentemente fijada de antemano, después de lo cual, agotada, atraviesa la planta con sus mandíbulas y, así sujeta, aguarda la muerte. La visión de las hormigas que han cumplido con este destino es bastante común en algunos sectores de la selva pluvial.
      El hongo, por su parte, sigue viviendo. Continúa consumiendo el cerebro, desplazándose a través del sistema nervioso y, finalmente, por todo el tejido blando que queda de la hormiga. Después de unas dos semanas, una protuberancia en forma de púa crece en lo que había sido la cabeza de la hormiga. Alcanzando una longitud de casi cuatro centímetros, la púa presenta una extremidad anaranjada brillante, cargadísima de esporas, que ahora empiezan a soltar su lluvia sobre el suelo del bosque para que otras hormigas las inhalen."

      Lawrence Weschler. "El Gabinete de las Maravillas de Mr. Wilson"

      Eliminar
    3. Muy ilustrativo, Carlos, pobrecitas hediondas… ¿Y dice algo el señor Weschler sobre si las afectadas ya han desarrollado algún tipo de defensa contra tan faltal hongo…? Maldito Tomentella…

      Eliminar
  12. Va la "segunda".

    " [...] Durante muchos años, me parece, la historia de la guerra civil y de la posguerra ha sido escrita por gentes que no encontraban motivos para arrepentirse ni razones para olvidar, y sin embargo no sé si la historia, pero sí, desde luego, la literatura que uno quiere escribir, la de la estirpe de Cervantes y de Galdós, solo puede ser concebida con algo de piedad y mucho de perdón, por utilizar dos palabras que Azaña, gran cervantino, hizo célebres. [...]
    [...] `El golpe del coronel Segismundo Casado´ fue un golpe de Estado en toda regla. Junto con él el socialista Besteiro, el anarquista Mera y el general Miaja. Querían una rendición justa y honorable. Enfrente el doctor Negrín y los comunistas, que defendieron su gobierno con las armas en la mano. Dijeron: nosotros somos la República. Casado y Besteiro sabían que la República ya había muerto. Otros (Clara Campoamor, Chaves Nogales) lo supieron tres años antes; otros (Azaña, Sánchez Albornoz), uno o dos. La de Casado y los comunistas, una guerra civil dentro de otra, que dejó dos mil muertos en la refriega. Triunfó el golpe y precipitó el final de la guerra, y entregaron España a Franco, que empezó las más sangrientas y criminales represalias. Sin cuartel. Los comunistas nunca perdonaron la traición. [...]
    [...] Como siempre que hay muertes de por medio, nadie quiere responsabilidades, que se atribuyen a `elementos´ incontrolados, pero lo cierto es que, al menos en los cuatro primeros meses de la guerra, de julio a noviembre de 1936, en mayor o menor medida, en la demencia de las checas participaron políticos, militantes y militares de todos los partidos y sindicatos, en unos casos sin el consentimiento de sus jefes y responsables, y en otros con todos sus plácets, o mirando hacia otro lado. Incluso las personas más cultas y civilizadas no fueron ajenas a la borrachera de la violencia revolucionaria. Ya ha señalado uno en `Las armas y las letras´ aquella sección de `El Mono Azul´, la revista de la Alianza de Intelectuales Antifascistas dirigida por Alberti, y que llevaba por título `A paseo´, en la que se `paseaba´ simbólicamente a un escritor no necesariamente fascista (Unamuno, por ejemplo), haciendo eco a los otros paseos en absoluto simbólicos. Azaña habla de ellos en `La velada en Benicarló´ (acabada la guerra; de haberlo denunciado antes, acaso no habría ganado la guerra, pero sí un lugar más airoso en la Historia). [...]
    [...] Mucho habían cambiado las cosas en España desde aquellos días siniestros de la quema de iglesias y conventos y de una persecución religiosa que se llevó por delante en España, asesinados, a más de diez mil, entre curas, monjas y frailes. Tampoco se habían olvidado de las palabras partidistas de Azaña, justificando que el Gobierno no atajara la quema de conventos y templos madrileños: `Todos los conventos de Madrid no valen la vida de un republicano´; y los que no son republicanos, parecía insinuar, aun si se les quema vivos, ¿qué nos importan? [...]"

    Andrés Trapiello. "Madrid 1945. La noche de los cuatro caminos."

    Cuando aquí y en Crisis de papel se leen "juicios" y "valoraciones" que emanan de personas que uno cree conscientes de la complejidad de lo humano y de lo social, se pueden producir reacciones muy diversas. En mi caso, lo comento con mis cercanos. Uno de ellos, al hilo del "triángulo" Trapiello/García Martín/Linares o las "discusiones" García Martín/Piquero, me recomienda leer o releer: "Buitrera", de Manuel Moya; "La historia escondida", de Xuan Bello; "Cuadernos de tierra" y "La frontera interior" de Manuel Moyano y "La voz del árbol", de Mercedes Salisachs. Lo estoy haciendo, y, válgame Dios, doy fe de que voy descubriendo el porqué.

    ¿Cervantino? Disculpen la extensión.

    ResponderEliminar
  13. José Luis, por favor, no te vayas por los cerros de Ucrania… El covid “se contuvo” debido principalmente a la efectividad de las vacunas. Y negar este hecho, o dejar de mencionarlo, como haces de manera artera en tu comentario de 15 de noviembre de 2022, 17:53, es de una necedad preocupante, por evidente, para quien lo niega. Tú dirás…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bobada, "Amelia" (cómo me gusta esa palabra tan precisa: "bobada". El covid se contuvo como cualquier virus anual, el de la gripe por ejemplo, porque tiene un máximo de incidencia y luego decrece hasta que llega otra "ola" (que puede ser más o menos leve). Sigue ahí, pero como ya no se cuentan los positivos ni están en la primera página de los periódicos ni se suspenden las clases porque un alumno dé positivo, pues preocupa menos. Eso es todo. Y en cuanto a las vacunas.... Je, je. No se me ocurre otra cosa: je, je. Unos países compitieron a ver quién más vacunaba (llegaron al 90 por ciento en la olimpiada) y otros no pasaron o no llegaron al 20. Mira la incidencia actual (y anterior) en ambos tipos de países. En todos está igualmente "contenido". No parece que el vacunarse o no influyera mucho. En fin... No pretendo convencer a nadie. Reconocer que uno ha hecho el idiota durante la tontemia hace decrecer mucho la autoestima. Mejor dejemos el tema y centrémonos en lo malo que es Putin y lo bueno que es Zelenski.

      Eliminar
    2. Martín, yo también diría “qué bobada” a este último comentario tuyo, salvo que la bobada tiene detrás miles de muertos. De verdad, no te enteras. Decir que el covid se contuvo como cualquier virus, como el anual de la gripe, es un insulto a las víctimas del covid en el mundo entero. ¿Cuándo hubo esa incidencia de muertes con la gripe? Luego danos esos datos de países que vacunaron al 90 por ciento y países que sólo al 20 por ciento y todos salieron tan contentos. ¿De qué países hablas? Y en cuanto a tu gracioso retruécano final, estamos deseando que nos cuentes lo bueno que es Putin, que lo estás deseando. Lo que pasa, ups, es que no es gracioso sino más bien sórdido. Para y reflexiona, amigo.

      Eliminar
    3. ¿Pero de qué competición hablas, “José Luis”? En España, vacunarse contra el covid ha sido un derecho y no una obligación.

      Eliminar
    4. Je, je... Un derecho. Y si no te vacunabas no podías viajar, entrar en una cafetería, en un cine --esto, en España, no en todas las comunidades--, se te privaba de múltiples derechos... Lo que es no enterarse de nada, doña "Amelia". La tontemia es lo que tuvo, que entonteció a bastante gente.

      Eliminar
  14. Respuesta a Piquero: hubo miles de muertos con las medidas que se aplicaron, no con las que yo defiendo que deberían haberse aplicado. No me eches encima a mí a los muertos, querido Piquero, sino a los que gestionaron las residencias de ancianos y la deficiente asistencia sanitaria para todas las enfermedades. No me pidas a mí los datos, pídeselos a los que publicaron que en España se había vacunado al 90 por ciento y en Rumanía al 20 y que te digan cuál es la incidencia ahora de la covid en ambos países. No lo dicen, porque se vendría abajo el negocio de Pfizer y Moderna y sería más difícil justificar sus contratos secretos y blindados.
    Y lo de comparar un virus con otro, no es cosa mía, sino de las autoridades sanitarias que en un momento dado decidieron dejar de contar los "positivos" y tratar a la covid como a la gripe (es lo que se hace ahora).
    Y revisa lo que es un "retruécano", por favor.

    ResponderEliminar
  15. Parece ser que África podría tardar hasta 2024 en vacunar al 70 % de su población.
    El continente africano, con mil trescientos millones de personas, tardaría así años en alcanzar ese objetivo de vacunación contra la Covid-19. Dicho esto, si el ritmo de inmunización no se aceleraba en 2022, ejem, ejem, África alcanzaría la vacunación del 70 % de su población contra la Covid-19 en agosto de 2024.

    Es más, la directora regional para África de la OMS, Matshidiso Moeti, ya señaló a finales de 2021 que si África tuviera las dosis y el apoyo para vacunar al 70 % de su población para finales de ese año, podrían contarse decenas de miles de muertos menos. De acuerdo a la OMS, el continente registró un incremento del 83 % de las infecciones, principalmente a raíz de las variantes Ómicron y Delta, lo que llevó a que los casos se duplicaran cada cinco días. Sin embargo, curiosamente, las muertes mantuvieron un descenso del 19 %. Entre otros motivos, esas cifras son las que, precisamente, llevaron a la comunidad científica a creer que Ómicron tenía una alta transmisibilidad pero provocaba una enfermedad menos grave.

    Alejandro Lérida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero los Piqueros de este mundo, amigo Alejandro, seguirán defendiendo que el descenso de muertes se debe a las vacunas, aunque ocurra en todos los países. Es lo que tiene tener una mente blindada. Sus certezas están garantizadas para toda la vida.

      Eliminar
  16. Me rindo. Es preferible que algún día caigas del guindo tú solito. Sólo rectifico -en algo tenías que tener razón- lo de retruécano. (Aunque tu frase se acerca al retruécano, hay una contraposición clara). En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una contraposición, clara, Piquero: la del ángel y la bestia, como en todas las cruzadas. Pero no un retruécano.

      Eliminar
  17. Pues claro, “José Luis”, ejercer un derecho, y más en época de pandemia, es lo que tiene… Con todo, siempre habrá quienes, a sabiendas de las consecuencias, decidan a pesar de todo -yo tampoco me he vacunado- no ejercer tal derecho. Lo demás es, como ordinariamente se dice, cogérsela con papel de fumar.

    Del resto de tu comentario de 18 de noviembre, 8:34 (y otros anteriores sobre este asunto), pues qué quieres que te diga, “José Luis”: Que más que un comentario parece un popurrí del Grandes Éxitos de Vox, volumen 1...Y el Tribunal Constitucional ya ha dicho que la mitad de los temas son una mierda y la otra mitad como si lo fueran:

    https://www.rtve.es/noticias/20210716/sentencia-del-tc-estado-alarma-no-amparaba-altisima-intensidad-restricciones/2131183.shtml

    Se conoce que algunos todavía no se han repuesto de la idiocia sobrevenida, con 40 años de retraso, por culpa de Barrionuevo & Cia… ¡Maldito señor X!

    ResponderEliminar
  18. Uf, Amelia. Renuncio. Es que no escarmiento. Vacunarse es un derecho, no una obligación. Hacerte chantaje para que te vacunes es un feo delito. Corto y cambio. ¿Putin, Putin, sácanos con tus barrabasadas reales o imaginarias de este estúpido chapapote pseudodialéctico!.

    ResponderEliminar
  19. Alejandro Lérida, meter en un mismo saco las cifras de África con las del resto del mundo no me parece que sea el el mejor camino para hacerse una idea global de cuánto “descenso de muertes se debe a las vacunas” y cuánto a la inmunidad adquirida “naturalmente” por contagio, porque el caso de África siempre es especial. También con respecto a la pandemia. Sólo que esta vez las circunstancias han jugado a su favor. La población de África es extremadamente joven, con una media de edad por debajo de los 20 años y una esperanza de vida en torno a los 60 - 65. Todo lo contrario de la europea: más de 40 años de media y casi 80 de esperanza de vida. Como sabemos, las vacunas contra el covid están especialmente indicadas, por razones que supongo no hará falta explicar, para personas de edad avanzada, de 65 - 70 años en adelante. Con resultados aceptables, según parece, al menos en términos de coste (público) por hospitalización. Es importante hacer constar que la vacunación en España es un derecho y que se ha hecho con cargo al erario público, con nula o escasa participación de la medicina privada en la gestión de la pandemia y de sus catastróficas consecuencias (para la medicina pública), y que hasta el momento ningún vacunado ha presentado denuncia por coacciones o amenazas (chantaje) en el ejercicio de su derecho a vacunarse, tal y como se afirma más arriba de manera grosera y torticera. Aparte de todo lo anterior también sabemos que uno de los mayores suministradores de vacunas anticovid en todo el continente africano, si no el principal, ha sido China.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amelia, basta ya. Más tontería no, por favor. Todo tiene un límite. El chantaje se ha hecho a los que no querían vacunarse. Soy una de las víctimas. Y la obligación del pasaporte covid poder ir al baño en una cafetería duró un mes en Asturias porque se presentó denuncia y lo iban a declarar ilegal.
      Pero he caído en la trampa, en el chapapote de nuevo. Y no más. Cualquier comentario que no tenga que ver con lo que se escribe en la correspondiente entra del diario, no se dará de paso. Adiós, Amalia, adiós.

      Eliminar
    2. Erratas (esto me pasa por escribir cuando estoy hasta las narices) de tropezar con la misma piedra: "para poder ir al baño", "entrada".

      Eliminar
  20. Resulta curioso ver que en estos comentarios, de los que me había cansado un poco pero que son todo un género, te niegan lo que es irrefutable: la vacuna es un derecho, no una obligación.
    Amigo Martín
    Amigo Piquero tu idea de la salud pública resulta inquietante y siniestra. No somos ratones, no nos contagiamos así
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que eres inquietante y siniestro, Víctor. Otro de los pelotilleros que son tan bienvenidos aquí.

      Eliminar
    2. Menos mal, Víctor, que solo te llama "inquietante y siniestro", podría decir que tu opinión coincide con la de Miguel Bosé y ahí sí que no tendrías salvación.

      Eliminar
  21. Si es necesaria la aprobación. No aprobare. Disculpas, José Luis, sabes de mis ociosidad.

    ResponderEliminar
  22. Derecho de contrarréplica y por alusiones.

    1 - Gracias, José Luis, por tu gentil y razonada réplica. Pero mi comentario iba dirigido a Alejandro Lérida (Unknown 18 de noviembre de 2022, 10:37) acerca de los datos incompletos que ofrecía sobre la situación del covid en África, y que tú diste apresuradamente por buenos, aprovechando de paso para arremeter contra otro comentarista, con muy malos modos, por cierto. Y tomándote además la tonta libertad de faltar el respeto llamando “mentes blindadas” a quienes decidieron vacunarse voluntariamente según su derecho; el mismo derecho que tú renunciaste a ejercer, suponemos que de manera igualmente libre, voluntaria Y RESPETABLE:

    José Luis García Martín 18 de noviembre de 2022, 18:18
    “Pero los Piqueros de este mundo, amigo Alejandro, seguirán defendiendo que el descenso de muertes se debe a las vacunas, aunque ocurra en todos los países. Es lo que tiene tener una mente blindada. Sus certezas están garantizadas para toda la vida.”


    2 - En cuanto a si es chantaje o no que te pidan pasaporte para poder ir al baño de una cafetería por razones de salud pública, tal vez no esté de más recordar el “chantaje” sufrido hace años cuando se prohibió fumar dentro de las cafeterías (incluido el baño), también por razones de salud pública. La única diferencia es que el primer “chantaje” ha sido temporal y el segundo está aún vigente… ¿Pedimos entonces la derogación de la actual, y chantajista, ley que prohibe consumir una sustancia legal en determinados lugares públicos? ¡Qué cosas tenedes, José Luis…!


    3 - Por lo que respecta a la nueva modalidad de censura recientemente estrenada en tu blog (“Cualquier comentario que no tenga que ver con lo que se escribe en la correspondiente entra del diario, no se dará de paso”), y revisando los comentarios de esta entrada, a la vista de todos está que fuiste tú el primero que sacó el tema de las vacunas, en comentario de respuesta a José Luis Piquero 15 de noviembre de 2022, 0:16, y sin venir a cuento además: en el se hablaba de corrupción y Psoe (pleonasmo), pero tú debiste entender otra cosa… ¿Vas a autocancelarte entonces ese comentario?:

    José Luis García Martín 15 de noviembre de 2022, 8:28

    (…) Lo que tú llamas ciencia otros lo llaman catecismo, querido defensor del encierro y maltrato de niños y partidario de "sacrificarte" vacunándote en Punta Umbría para proteger, no la tuya, sino mi salud en Oviedo. ¡Viva la ciencia!


    4 - Y lo del “chapapote” también fue cosa tuya, ergo… A este paso el ambiente de Café Arcadia se va a parecer tanto al del bar de tu pueblo que vas a tener que cambiarle el nombre…

    https://es.restaurantguru.com/Hogar-del-Pensionista-Bar-San-Blas-Aldeanueva-del-Camino


    Cordialmente.

    ResponderEliminar
  23. Uf, en buena me he metido. Confiemos en la inteligencia de los lectores, que sabrán poner amelias y piqueros en su sitio.
    Pero no puedo evitar caer en la tentación de replicar mínimamente.
    1/ Parece que África se salvó o salió bien librada porque la mayoría de sus habitantes tenían menos de veinte años, no por la vacunas. Amelia me contradice diciendo lo mismo que yo. Y también está de acuerdo conmigo en que estas vacunas pueden ser útiles para mayores, pero aquí se impusieron hasta a los niños, sabiendo su inutilidad, por razones crematísticas (la pela es la pela). La pagamos todos, buen hombre, incluso yo que no las utilicé, con nuestros impuestos algunos consiguieron ganancias fabulosas.
    2/ Dígame usted, señora Amelia, una sola razón sanitaria, una sola, por la que durante un mes, solo un mes, se requiriera en Asturias (y no en otras comunidades con mayor incidencia de la "enfermedad") el pasaporte sanitario para entrar en las cafeterías y en los cines. Una sola. Una sola. Pobre hombre o mujer el condenado a defender las mayores estupideces para no tener que reconocer que hizo el idiota durante la tontemia (algo distinto de la pandemia, pero igualmente dañino).

    ResponderEliminar
  24. Efectivamente, los lectores sabrán poner a los martines en su sitio. Antes te limitabas a la compañía de memos como Bosé. Ahora tus compañías pasan a ser sórdidas (Ayuso) y decididamente siniestras (Putin).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien me conoce este poeta. Todas las tardes tomo un café con Bosé, me doy una vuelta por Vetusta con Ayuso y, antes de dormirme, tengo un rato de teleconferencia con Putin para asesorarle sobre cómo mejorar las torturas que aplica en Ucrania, defendida por fervorosos patriotas reclutados en cualquier país a cambio del módico estipendio de casi cuatro mil euros mensuales.

      Eliminar
  25. Brevemente, señor José Luis (creí que nos tuteábamos).

    Sigue usted empeñado en que las vacunas se “impusieron hasta a los niños”, lo cual no es cierto. La vacunación no se ha impuesto a nadie, es un derecho. Y en todo caso la vacunación a los niños les ha venido “impuesta” por sus padres, decisión sobre la que ya expresé mi parecer en su momento.

    Las diferencias entre África y Europa no son sólo demográficas; también, y sobre todo, políticas y económicas; con un sistema productivo, complementario, pero diferente (materias primas en África, sector terciario en Europa); sistema productivo sostenido a su vez por un régimen de contratación laboral en Europa también muy diferente del que hay en África, de momento.

    Quiero decir con esto que, desde el punto de vista de la administración (que es el punto de vista, no lo olvidemos, que se ha impuesto finalmente, a juzgar por los índices de vacunación), no había una sola razón sanitaria para imponer el pasaporte, sino varias. En primer lugar, reforzar la protección de la salud de los ancianos (población pasiva). Y en segundo, proteger la salud de un sistema productivo (población activa) nutrido en su mayoría por trabajadores autónomos que, por razones obvias, no se podían permitir coger la baja ni por covid ni por nada… Confío en la inteligencia de mi interlocutor para completar el trayecto que lleva de este punto a la “imposición” de la vacuna a los niños.

    Por otra parte, y en relación con el coste de las vacunas, de su administración, etc., no se entiende a qué viene tanto escándalo con que las “pagamos todos” aunque no las utilicemos… También salen de los impuestos la televisión pública (aunque no la veamos), las subvenciones a la sanidad privada (aunque no la usemos), la concertación educativa (aunque nuestros hijos vayan a la pública), los fondos reservados, etc…

    Finalmente, y con respecto a qué razones pudo haber para que otras comunidades con mayor incidencia de covid adoptaran medidas sanitarias distintas de las que se adoptaron en Asturias (supongo que se refiere a los vascos), pues tendrá usted que preguntárselo a Pedro Sánchez, que fue quien a partir de cierto momento de la pandemia (junio de 2020) delegó sus responsabilidades en las comunidades autónomas. O al gobierno vasco. Le anticipo, sin embargo, que para esta y otras cuestiones los vascos (y los navarros) son muy suyos… Pregunte si no a Barrionuevo.

    Cordialmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Horror, horror. Aún sigue este buen hombre, que no se entera de nada, con que es un derecho y no una obligación. Pues claro, eso es lo que defiendo yi y todo el mundo con dos dedos de frente. Pero se nos obligó, chantajeó, coaccionó de todas las maneras posibles (sin hacerla legalmente obligatoria para no tener que correr con la responsabilidad de los efectos secundarios: bajas e incluso, en algún caso, muerte). ¿Pero para qué pierdo el tiempo con alguien que no se ha enterado de nada? Se dijo que debías vacunarte, no solo para protegerte tú, sino "para proteger a los demás" (si eso no es chantaje que venga Dios y lo vea: aunque tú te contagiaras te acusaban --me acusaron los piqueros-- de ser el causante de que un amigo --vacuando, por cierto-- se contagiara. Se pidió que en las reuniones navideñas no se dejara participar al familiar que no estaba vacunado, "para protegerlo" (yo cené solo en nochebuena por primera vez en mi vida). Hasta Barbón, presidente del principado de Asturias, presumió en la prensa que con su mes de pasaporte había conseguido que cinco mil asturianos más se vacunaran (no habló de que se hubieran reducido los contagios, porque no se redujeron). ¿Y de dónde saca que el pasaporte sanitario solo no se impuso en el País Vasco? ¿Pero en qué país vive este hombre (o mujer)? Ni siquiera se ha enterado de que la vacuna no impedía contagiarse y contagiar ni reducía las bajas (cuando eran obligatorias, ahora ya no, aunque tengas covid). ¿Ni siquiera sabe que las vacunas se justificaban porque tenía menos probabilidades de ir a la UCI, según imposibles estadísticas?
      Uf, qué pesadilla. Espero no volver a picar y dejarle con la última palabra.

      Eliminar
    2. Honestamente, me resulta inverosímil el que, a estas alturas, pueda haber sujetos a los que no les sea posible comprender algo tan sencillo. De verdad que me deja estupefacto. No se puede interrumpir la vida civil de un ciudadano bajo premisas falsas (proteger a los demás [sic, un atropello epidemiológico], vacunación en adolescentes sanos, etc). ¿Tan difícil es de entender? No hay discusión posible. Además, de lo que no terminan de enterarse algunos es de que los primeros perjudicados después de toda esta colección de imposiciones oligofrénicas son, irreparablemente, el prestigio y la dignidad de la ciencia y de la salud pública. De hecho, el pasaporte covid es un ejemplo paradigmático de lo que yo llamaría 'anticiencia'.
      Cuando Martín lo afirmaba no pensé que fuera para tanto, pero sí que es cierto: la pandemia ha dejado medio bobos a bastantes.

      Eliminar
    3. Martín, ahí tienes otro pelotillero. Hazle algún elogio a su inteligencia y bla bla bla.

      Eliminar
    4. A la tuya, querido Piquero, es a la que no puedo hacer ningún elogio. Y bien que lo siento.

      Eliminar
    5. A Martín le hago la misma pelota que a ti, Piquero. Eres un fenómeno.

      Eliminar
    6. Lo entiendo. Es lo que tiene llevarte la contraria.

      Eliminar
  26. No pierda usted el tiempo. Yo sólo he intentado responder a lo que se me preguntaba. Lamento que la respuesta no haya estado a la altura de sus prejuicios. Y esperemos que, al menos por esta vez, tarde usted en caer del guindo algo menos de lo que tardó en caer con Barrionuevo… Seguro que sí:

    viernes, 11 de noviembre de 2022
    COVID en China: cierra Beijing parques y 5 millones siguen confinados en dos ciudades
    https://www.am.com.mx/mundo/2022/11/11/covid-en-china-cierra-beijing-parques-millones-siguen-confinados-en-dos-ciudades-633248.html

    22 de Noviembre de 2022
    Europa será la más afectada por la desaceleración mundial: OCDE
    https://www.infobae.com/america/agencias/2022/11/22/europa-sera-la-mas-afectada-por-la-desaceleracion-mundial-ocde/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo nada. ¿La situación de China da la razón a los que nos encerraron? Allí encerraron más, y a lo bruto, y aún no han salido del problema ni saldrán nunca a no ser que hagan como por fin han hecho en esta parte del mundo: encogerse de hombros, no contar los "positivos", eliminar
      continuas alarmas periodística y cuarentenas y prescindir todo lo posible de absurdas restricciones.
      En cuanto a Barrionuevo. ¿Habrá visto este buen hombre alguna película de James Bond? La mayoría de los países se mueven o se han movido al borde o al margen de la ley cuando se trata de la "seguridad nacional". Pero esas operaciones encubiertas siempre son negadas por las autoridades. Reconocerlas públicamente es pasar a otro nivel.

      Eliminar
    2. ¿Que reconocer publicamente crímenes de estado condenados por sentencia firme es “pasar a otro nivel”…? Eso sí que es un una SEÑORA BOBADA, señor José Luis… ¿Pero es que las sentencias judiciales en España alguna vez han dejado de ser PÚBLICAS? ¿O acaso está usted insinuando que es necesario el “reconocimiento” del condenado (con 40 años de retraso) para dar validez a sus conclusiones? Qué nivel…

      Lo peor de todo, señor José Luis, es que ese ‘paso de nivel’ ya se dio en 1998. ¿O no sabía que fue en ese año cuando Barrionuevo y Vera fueron indultados por el gobierno Aznar apenas pisaron la cárcel? En cualquier caso, no vaya usted a preocuparse de momento porque tiene hasta 2038 para darse por enterado…

      Por lo demás, lo de comparar a Barrionuevo con James Bond tal vez podría estar bien como ejemplo de hipérbole. Yo sinceramente le veo más parecido con el agente Michael Dooley y su inseparable señor X:

      https://en.wikipedia.org/wiki/K-9_(film)#/media/File:K_nine.jpg

      Salud, palomitas, y tolerancia cero con el chantaje...

      https://www.youtube.com/watch?v=Ppq4ladiMa0

      Eliminar
    3. Se condena a veces por razones políticas y eso pensaron muchos en este caso. A Griñán por crear un sistema de subvenciones que permitiera a unos cuantos facinerosos malgastar el dinero público. ¿Es lo mismo esa condena judicial --tan discutida y discutible-- que el que el propio Griñán aparezca mañana en un periódico declarando: "Sí, es cierto, yo como consejero de Hacienda, pensé: voy a proponer una ley al parlamento que permita que todo el que quiera robar robe tranquilamente del erario público, sin control ninguno"? Alguna diferencia habrá, señor o señora Amalia.
      Y lo de James Bond, obviamente, no se refería a la apariencia física ni a la eficacia, sino a que un Ministro de Su Majestad siempre negará en público que ciertas actividades fueron un encargo del gobierno.

      Eliminar
    4. Lo que algunos pensaran sobre la sentencia de Barrionuevo, y las supuestas “razones políticas” de la misma, es judicialmente irrelevante. Como irrelevante, penalmente, fue su condena, consecuencia del indulto concedido por su “enemigo político” en aquel momento. En cualquier caso, debería usted saber que razones políticas y razones de Estado no son la misma cosa.

      Salud y tolerancia cero con el chantaje:

      23 noviembre 2022
      BBC - China: las violentas protestas en la mayor fábrica de iPhone del mundo
      https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-63726663

      Eliminar