sábado, 20 de marzo de 2021

Después y todavía: Lances entre caballeros

 

Sábado, 13 de marzo
FRUSTRADO ESPADACHÍN

¿Qué habría pasado si yo, en lugar de comenzar a reseñar libros en torno a 1975, comenzara un siglo antes, como Clarín? Pues que habría tenido que dedicar buena parte de mi tiempo a practicar la esgrima y el tiro de pistola. El Código de Honor del marqués de Cabriñana dice así en su primer punto: “Toda acción u omisión que denota descortesía, burla o menosprecio hacia una persona o colectividad honrada, se considera ofensa si se realiza con intención de perjudicar la buena opinión y fama del que se sienta ofendido”. ¿Y cuáles son las ofensas por omisión? Pues “las abstenciones o negligencias intencionadas realizadas con ánimo de molestar al negar el saludo a un caballero, al retirar la mano que un antiguo amigo nos ofrece, al volvernos de espaldas cuando alguien nos dirige la palabra o al abandonar en masa los escaños del salón de sesiones del Congreso en el momento de pedir un diputado la palabra”. Clarín, por las chocarrerías hirientes de sus paliques, tuvo que batirse más de una vez. Recuerdo ahora su enfrentamiento con un antiguo admirador e imitador, Emilio Bobadilla, Fray Candil, en el que resultó herido.  A Fray Candil se le escuchó con chulería mientras curaban al escritor: “Afirmaba Clarín que iba a ser cosa de coser y cantar y acertó: yo canto y a él le cosen la cara”.

            El duelo estuvo siempre –salvo en tiempos medievales-- prohibido por la ley, pero era obligatorio para quien se consideraba un hombre de honor y quería que los demás siguieran considerándolo así. Se reedita ahora el libro del marqués de Cabriñana Lances entre caballeros y yo lo leo con asombro. Durante todo el siglo XIX, y hasta bien entrado el siglo XX, el duelo era frecuente y no escandalizaba a nadie. Blasco Ibáñez estuvo a punto de morir en 1904. Tras una manifestación disuelta por la fuerza frente al Congreso, escribió: “Lo de ayer fue una canallada y hay que llamarlo por su nombre. Los guardias empezaron a repartir sablazos y yo, que estaba hablando con un correligionario, recibí el sablazo de un tenientillo, digno discípulo de los señores ministro de Gobernación y gobernador de Madrid”. La palabra “tenientillo” fue entendida como una ofensa al ejército. Al ser los militares los ofendidos, podían elegir el arma y escogieron la pistola de combate, la más letal. Para defender su honor eligieron al teniente Alestuey, campeón de tiro. Blasco, totalmente inexperto en el uso de la pistola, se salvó de milagro: el segundo disparo del “tenientillo” le impactó de lleno, el escritor dio un salto en redondo y cayó al suelo, pero resulta que no había sangre, sino solo un gran hematoma en el vientre: la bala había sido detenida por la hebilla del cinturón.

            ¿Cuántos ofendidos he dejado yo atrás en casi cinco décadas de comentar libros y casi otras tantas de escribir y publicar diarios? Seguro que, de vivir en aquel tiempo, sería ya el más experto espadachín y un campeón de tiro o estaría en el otro mundo.

            La hipocresía de las leyes –los mismos magistrados que debían aplicarlas recurrían al duelo para reparar ofensas-- no fue capaz de acabar con esa costumbre. Hizo falta un cambio de mentalidad. Todavía en la posguerra, Millán Astray se sintió ofendido por Santiago Bernabéu que, al parecer, le hizo un mal gesto mientras asistían a un partido de fútbol, y quiso retarle a duelo.  Desde el Pardo le llegó la advertencia de que se dejara de tonterías.

Domingo, 14 de marzo
SOY COMO SOY

----Eres arrogante, despectivo, te empeñas en que la razón está siempre de tu parte…

            Algo bueno tienen las riñas de pareja (o similar), que te enteras de lo que hubieras preferido no enterarte: lo que de verdad piensan de ti quienes creías que te querían bien.

 

Lunes, 15 de marzo
GIRO DE GUION

La noticia me la da Jose, el camarero de Los Porches: “¿Se ha enterado? Dimite Pablo Iglesias para presentarse como candidato en Madrid”. “Primera victoria de Isabel Díaz Ayuso. Como esto siga así, antes de que nos demos cuenta la vamos a ver en la Moncloa”. “¿Y por qué dimitiría? Aunque ganara la izquierda, él no pasaría de ser vicepresidente de la Comunidad; es raro que aspire a un puesto menor que el que tiene, y si no gana la izquierda ¿qué hace de diputado en una comunidad autónoma?”, “Parece que la pandemia nos ha vuelto tontos a todos, amigo Jose, pero algo bueno tiene este ‘bombazo informativo’, por unos días nos quitarán las estadísticas de fallecidos y contagiados de la portada de diarios y telediarios”.

Martes, 16 de marzo
MEA CULPA

“Soy despectivo, arrogante, me empeño en tener siempre razón… ¿Qué tendría que hacer para ser mejor?”, le digo a mi psicoanalista.

            “¿Para ser mejor o para ser el mejor? No es lo mismo, sino más bien todo lo contrario”, me responde desde el confesionario.

Miércoles, 17 de marzo
LAS RAZONES OCULTAS

Como cada vez entiendo menos lo que pasa en el mundo (cosas de la edad, aunque yo llevo no entendiendo ciertas cosas desde los veinte años), pues voy a acabar creyéndome las más disparatadas teorías conspiratorias. Adolfo Suárez dimitió para tratar de evitar un golpe de Estado. ¿Para qué dimite Pablo Iglesias? ¿Para mortificar su vanidad convirtiéndose en un diputado al frente de una minoría inoperante en la comunidad de Madrid? ¿Para darle una alegría a su principal rival política? “España, me debes una”, tuiteó Ayuso ante el aplauso de media España (o de cuarto y mitad). Parece que a Pedro Sánchez le mandó un mensaje privado similar: “Pedro, me debes una; te he quitado una piedra del zapato”. La explicación más inverosímil va a acabar siendo la única posible: un chantaje en el que intervienen la mafia rusa, cuatro o cinco banqueros y un inviolable.

Jueves, 18 de marzo
GRACIAS, MARQUÉS

En el prólogo a Lances de caballeros, el libro del marqués de Cabriñana que he estado leyendo estos días, cuenta su sobrino nieto Juan de Urbina una anécdota que pone una nota de humanidad en la guerra civil. Julio de Urbina, marqués de Cabriñana, fue un personaje fascinante que destacó en todos los deportes de su tiempo: “gimnasia, equitación, esgrima y ciclismo”. Teórico del duelo, al que intentó regular con un Código de Honor, también fue un activo participante: “Cuando la efervescencia de los procesos municipales, allá por los años 1895 y 96, salía a dos o tres mensuales”. Esos “procesos municipales” se refieren a su denuncia, como activo periodista que también era, “de que en el Ayuntamiento de Madrid se estaban realizando por algunos concejales graves actos inmorales e injustos, con terrenos y calificaciones urbanísticas, en beneficio propio y serio perjuicio de madrileños de condición económica modesta”. Los artículos del marqués denunciando la corrupción llevaron finalmente a la dimisión del alcalde, pero él se vio retado por algunos ofendidos e incluso sufrió atentados personales. En julio de 1936, viudo y con dos hijas, se encontraba enfermo en su casa de la Carrera de San Jerónimo. Un día llamó a la puerta una patrulla anarquista que pretendía hacer un registro. Les abrió su hija Josefina. Quien llevaba la voz cantante se fijó en un retrato enmarcado. “¿Por qué está esa fotografía ahí?”, preguntó. “Porque es la del dueño de esta casa, que no ha salido a saludarles a ustedes porque no puede; está enfermo en la cama”. El jefe del destacamento cambió de actitud al oírla: “Perdone, señora, no lo sabía. Mi padre me dijo muchas veces, cuando yo era niño, enseñándome la fotografía del suyo: ‘si alguna vez te encuentras con este hombre, ponte a sus órdenes y ayúdale en lo que te pida. Porque él fue el único que en un asunto muy grave defendió al pueblo de Madrid, jugándose incluso el pellejo”. Dio inmediatamente la orden de retirarse y durante toda la guerra –o eso se contaba en la familia-- una pareja de anarquistas vigiló la casa del marques de Cabriñana para que nada le ocurriera a él ni a sus hijas.

Viernes, 19 de marzo
PARA UN MANUAL DEL RESISTENTE

            Dóblate como un junco cuando sople el vendaval, pero recobra tu postura en cuanto pase de largo.

Finge sumisión.

            No presentes batalla hasta que no estés seguro de que vas a ganarla.


 

29 comentarios:

  1. El comportamiento de Pablo Iglesias tiene explicación
    .Deja el Congreso de diputados, la vicepresidencia (que ganaba pedruscos), y se convierte en "humilde" asambleario de Madrid. Porque ganar las elecciones ni en broma.
    La falsa humildad, el "castigo" al que se expone, tiene un fin mucho más ambicioso:disputar la presidencia a Pedro Sánchez

    ResponderEliminar
  2. Pobre Pablo, que salió de algo y, como no cambie la perspectiva, se va a quedar en nada. ¿Por qué huyó del Gobierno?

    ResponderEliminar
  3. Además, un lance se pierde o se gana. Las batallas perdidas se pueden recuperar.
    El honor no se recupera. En torno a este tema gira casi toda la literatura del maestro Conrad, qué es lo que lleva al capitán Kurtz a adentrarse en las tinieblas, cómo se defiende Lord Jim, renunciando a su patria por honor...?
    Hay muchos más ejemplos

    ResponderEliminar
  4. Jesús, la táctica de Pablo Iglesias, es la siguiente, tan tonto no es.
    Puesto que estoy en un gobierno(y como vicepte.) que no me conviene, vuelvo a la calle. Allí tengo los votos.
    A ver cuántos le votan en Madrid.
    Como estadista, y él lo sabe, no llega a ninguna parte.

    ResponderEliminar
  5. Estimado profesor Martín, enhorabuena por el diario, y con respecto a la distinción, en principio bastante aceptable, que en algún momento usted hace entre razonar y prejuzgar (“Razonar es algo muy distinto de buscar una opinión o una información que confirma nuestros prejuicios”), me gustaría conocer su opinión acerca de las recientes declaraciones de la consejera de educación justificando el secuestro de datos públicos (e indispensables para la formación de un correcto juicio o razonamiento), en relación con la difusión del coronavirus en los centros educativos del Principado. Un saludo.

    Amelia

    “La consejera de Educación, Carmen Suárez, ha mostrado este jueves sus dudas sobre la pertinencia de ampliar el nivel de detalle de la información sobre la incidencia de la COVID-19 en los centros educativos que aporta su departamento semanalmente, como le ha solicitado en la comisión parlamentaria del área el diputado de Ciudadanos, Luis Fanjul. «No sé si por saber más las familias están más tranquilas o más inquietas, le digo la verdad», ha apuntado la consejera.”

    https://www.elcomercio.es/asturias/educacion-informacion-covid-saber-familias-tranquilas-20210318183001-nt.html

    ResponderEliminar
  6. Me acordé del duelo entre el marido de Ana Ozores --instigado por el abominable magistral-- y el caballero don Álvaro. ¿Quién habrá instigado a don Pablo para batirse con Ayuso?

    ResponderEliminar
  7. Lo que ocurre es que es una decisión equivocada, en mi parecer.
    ¿Para qué dejas el gobierno? ¿En qué te conviene?.
    Cierto que era una piedra en el zapato. ¿Piensas acaso superar al PSOE, en Madrid o dónde sea?
    Ay, Pablo

    ResponderEliminar
  8. Si Madrid lo flagela hasta hacerlo sangrar habrá que tenerle compasión y no hacer leña. Si por los lazos del demonio gana el duelo y puede decir lo que dijo el oponente de Clarín, habrá que cogerle miedo. Este duelo es muy raro. ¿Qué hay detrás? Lástima que Villarejo esté fuera de circulación.

    ResponderEliminar
  9. Encuentro revelador lo que aquí dice JLGM:
    "No presentes batalla hasta que no estés seguro de que vas a ganarla".
    Como supongo que no se refiere a enfrentamientos armados, sino a batallas dialécticas, yo la contrastaría con esta otra, de Joubert:
    "El objeto de toda discusión no debe ser el triunfo, sino el progreso".
    Lo otro, la verdad, lo encuentro un poco infantil. Pero debo ser yo solo.

    ResponderEliminar
  10. Sigue habiendo duelos y también honor, aunque ambos están más escondidos. La susceptibilidad nunca ha cambiado. Ni las puñaladas traperas, sin necesidad de hacer ostentación de una pistola.

    Quién sabe, pero resulta poco verosímil que le pusieran escolta al marqués los milicianos. No es lo mismo perdonar la vida que protegerla. Y perdonarla ya es bastante noble en una guerra.

    En cuanto al susodicho, se marcó en su día un Buster Keaton. Corriendo desde el vagón de cola (o casi) hasta la máquina en plan funámbulo, con el tren en marcha y con precipitada agilidad. Y ahora se ha sentado en el techo de la locomotora, para tomar aire y ganar tiempo y espacio. El (privilegiado) sitio ya lo tiene. Otros esperan siempre en un andén desierto, como la Penélope de Serrat.

    El riesgo para él está en los túneles y en los desvíos bruscos, ahora. Pero así funciona la política, y la propia vida en realidad.

    ResponderEliminar
  11. Estimada Amelia Valcárcel. He sido yo quien comentó esas declaraciones.
    Permítame que responda, aunque sin duda también lo haga JLGM.
    Lo que preocupa, y sabe, la Consejera de Educación, es que los centros de enseñanza, desde luego, son lugares de posible contagio
    Si lo diese a conocer muchos padres se negarían a llevar a sus hijos al colegio.
    Pero también presionan por una "educación presencial". Lo que vivimos ahora es un desbarajuste que perjudicará a muchos alumnos de enseñanza obligatoria.
    Sin más. Un saludo, Víctor Menéndez

    ResponderEliminar
  12. Amelia, tú la conoces mejor que yo.
    No os enfrenteis, ya tiene bastante.
    Los datos no se pueden ocultar, si algo se sabe, debe ser de dominio público.
    Me alegra hablar contigo.
    Víctor

    ResponderEliminar
  13. Creo que no van por ahí los tiros.
    Pedro Sánchez renunció a su acta de diputado cuando perdió las elecciones con Rajoy. Se discutía su capacidad de liderazgo. Hubo un congreso para elegir stario.gral., que ganó él frente a Susana Diaz.
    Se convirtió en pte.por una moción de censura, pero también por los resultados electorales.
    Algo así está en la cabeza de Iglesias.
    Víctor

    ResponderEliminar
  14. Cómo disparatas, Víctor. Deberías enterarte un poco antes de elucubrar. A Pedro Sánchez lo echaron de la secretaría de su partido para que no se opusiera al nombramiento de Rajay como presidente, según había prometido en la campaña electoral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpen que me entrometa en la conversación, pero a Pedro Sánchez no le “echaron” (solamente) por oponerse a la investidura de Rajoy “según había prometido en la campaña electoral”, sino (principalmente) por alinearse con una pequeña facción que sumaba apenas una quinta parte de su grupo parlamentario, 15 diputados sobre un total de 84, contraria a respetar las directrices de su partido. De los cuales, 7 diputados del PSC, 2 del grupo socialista balear y Odón Elorza de PSE, más la abstención “por imperativo” (sic) de Adriana Lastra, que se expusieron a sufrir severísimas sanciones que podían “ir desde una multa de 600 euros a la expulsión”, presidencias del Congreso (M. Batet), Senado (M. Cruz), portavocías varias, carteras ministeriales y hasta presidencias autonómicas, si me apuran.

      “Adrián Barbón, el joven alcalde 'sanchista' llamado a revitalizar el socialismo asturiano”
      https://www.20minutos.es/noticia/3132497/0/adrian-barbon-sanchista-secretario-general-psoe-asturias/

      En este caso ni siquiera era necesario elucubrar, profesor Martín, bastaba consultar la hemeroteca. Un saludo.

      Amelia

      Eliminar
  15. ¿Quienes lo echaron? No, Martin, renunció, como renunció a su acta de diputado. Para volver a presentarse a la estaría. Gral. donde ganó con un PSOE a la deriva

    ResponderEliminar
  16. Este Víctor todo lo reduce a un debate de chigre. Pedro Sánchez era secretario general y tuvo que dejar de serlo, se formó una gestora a cargo de una tal Fernández y el partido, sin consultar con militantes ni votantes, cambió de postura y permitió gobernar a Rajoy. Como yo fui uno de los votantes indignados, lo conté semana a semana en El Comercio y ahora está en un libro, "Hablando claro". Me afilié al partido para poder votar a Pedro Sánchez como secretario general (los simpatizantes no podían votar). Y salió elegido y llegó a la presidencia. Y yo le perdí todo el respeto desde que nos encerró dos meses en casa y cerró los parques y solo dejó salir a pasear
    (a solas y por descampados) acompañado de un perro y no permitió a los niños asomar la nariz a la calle con ningún pretexto (los adultos tenían alguno) y... Todo esa barbarie con pretexto sanitario (con pretexto no había ninguna razón para las medidas más dañinas: el aire libre, se sabía entonces como ahora, era lo más saludable), a la vez que decía que las mascarillas no eran recomendables para la población en general porque daban una falsa sensación de seguridad. En fin, que no tengo ningún interés en defender a ese señor y no precisamente porque pacte con Bildu o los independentistas catalanes.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, los debates de chigre a veces son los mejores.
    Era Pérez Rubalcaba el anterior secretario, luego vino la "gestora" de Javier Fernández.
    Si me equivoco, corrigeme

    ResponderEliminar
  18. Desde 2014-16, las palabras "se vio obligado a dimitir", por abstenerse en la votación de Rajoy, se pueden cambiar por "dimitió".
    Lo demás, con la pandemia, no lo culparía a él.
    Salud, Victor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado ¿Unknown? / ¿Salud, Victor?:

      Cuando exime usted a Pedro Sánchez de cualquier responsabilidad en la gestión de la crisis del coronavirus (“Lo demás, con la pandemia, no lo culparía a él”, ¿se basa usted en datos concretos? ¿O simplemente está expresando algún tipo de opinión que pueda confirmar sus prejuicios, algo muy distinto de razonar, según se enseña más arriba?

      Y cuando lo disculpa además con exclusión de todo “lo demás” (con la pandemia), ¿a qué “demás” se está refiriendo?, ¿insinúa acaso que existe algún aspecto de la vida antes conocida como cotidiana que no se haya visto afectado por las sucesivas medidas adoptadas por el gobierno del presidente Pedro Sánchez para (supuestamente) frenar la difusión del virus, reforzar el sistema sanitario, etc. y acabar con la pandemia cuanto antes? Un saludo.

      Amelia

      21 de marzo de 2020 (hace un año)
      «Nosotros vamos a tratar que estas medidas acaben cuanto antes»
      https://www.menorca.info/actualidad/nacional/2020/03/21/681739/coronavirus-pedro-sanchez-necesitamos-ganar-tiempo-para-reforzar-sistema-salud.html

      Eliminar
  19. Te equivocas, pero no te voy a corregir. Consulta las hemerotecas o la Wikipedia (y a ser posible, antes de opinar).

    ResponderEliminar
  20. Que demuestres a Amelia Valcárcel tu afinidad al PSOE, me parece bien y me hace gracia. Que te metas con Adrián Barbón a todas horas, también, y te apoyo.
    Que nos quieras dar lecciones recientes de la historia del PSOE, por ser militante (no simpatizante) es otra cosa.
    Las medidas que tomó Sánchez contra el coronavirus son acordes con otras muchas medidas, en muchos otros países.
    El problema no es ese ni los niños llorando, disculpa que te lo diga.
    Víctor Menéndez

    ResponderEliminar
  21. No, no, no y no, Víctor. Y deja por favor de disparatar. El ministro Illa se vanaglorió públicamente de que las medidas de hace un año en España eran las más duras de la Unión Europea. Las más duras, no las más eficaces. En ninguna parte del mundo civilizado se impidió a los niños salir en dos meses a la calle ni tomar el aire a los ciudadanos salvo que fueren acompañados de perro (subrayo siempre esto porque es el culmen de la estupidez, como ahora que solo puedas quitarte la mascarilla en la calle y respirar libremente a solas si enciendes un cigarrillo). Ah, y yo no doy lecciones de nada: te pido solo que antes de hablar te informes un poco sobre cosas que no son discutibles: cuándo fue Pedro Sánchez secretario general del PSOE, cuándo dejó de serlo, cuándo volvió a serlo, etc.

    ResponderEliminar
  22. Disculpa, corto y cierro con el tema del coronavirus y las medidas que se adopten.
    Yo me vacunó mañana con astrazeneca, y a ver si puedo ir olvidando la pesadilla

    ResponderEliminar
  23. Estimada Amelia;
    Cuando eximo de responsabilidad a Pedro Sánchez en la primera, y drásticas, medidas de confinamiento (12/03/20), recuerdo que fueron aprobadas por unanimidad en el Congreso de Diputados, desde ERC hasta Vox. Luego son todos responsables, Iglesias y Abascal.
    Luego vinieron las diferencias, ya no se aprobaban las prórrogas por parte de algunos grupos.
    Al César lo que es del César. Cuando toman las competencias las CCAA los responsables son ellos.
    Que se abra la hostelería, que se cierren concejos, que no haya servilletas en los cafés, pues sí, afecta a la vida cotidiana...y no culpo ni a Pedro Sánchez, ni a Casado ni a Abascal.
    Un saludo, Víctor Menéndez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se aprobó el estado de alarma, no las medidas concretas (tan inadecuadas en buena parte, tan brutales, tan dañinas, tan idiotamente ineficaces), responsabilidad exclusiva de Pedro Sánchez.

      Eliminar
  24. - Para caballerosidad la de “Diego Ordóñez” con “Cayetana Rosado”…

    “Cuando la polémica, agriándose, amenazaba pasar a vías de hecho, la policía citaba a los contendientes, exigiéndoles una fianza personal que prestaba verbalmente cualquier amigo con residencia fija. Por manera que el duelo era punto menos que imposible.
    En Ganga, según un chusco, no se batía más... que el chocolate.”

    Emilio Bobadilla. "A fuego lento"

    - La posibilidad de los matices…

    "Silencio. Todo
    ha sido dicho. Antiguas
    palabras llenan
    el corazón del tiempo.
    Démosle voz al eco."

    Javier Almuzara. En “El sueño de una sombra”

    “(…) `el pensamiento es libre´; Cicerón lo sabía bien: en realidad el pensamiento es lo único verdaderamente libre que tenemos. Usémoslo: nos permite entender, más o menos, lo que pasa y eso tiene efecto balsámico sobre nosotros: convierte nuestra angustia en cabreo lo cual es más sano, porque nos empuja a la acción.
    Por otro lado, también es grato saber que siempre habrá un Tersites dispuesto a que no le tapen la boca, aunque corra el riesgo de acabar como él a manos de los esbirros de Agamenón.”

    José Segovia. Filosofía para pensar por la calle

    “Palabra. La de la libertad, la que es tanto de cada cual que nadie dirá en nuestro lugar, como nadie vivirá nuestra vida, ni morirá nuestra propia muerte. Tan singular e irrepetible que es lo que cada uno somos, aunque aún no lo seamos, ni lleguemos a serlo nunca del todo.”

    Ángel Gabilondo. Revista “Bajo palabra”. 2005

    “Nadie puede servir a dos señores. Y aquí no puede caber ninguna duda acerca de qué dos se habla; para eso el afligido fue conducido al campo, donde el discurso no puede referirse a una relación interhumana, por ejemplo, la de servir a un amo como criado o a un sabio como prosélito, sino sólo de servir a Dios o al mundo. La naturaleza no sirve a dos señores, en ella no hay ninguna indecisión o titubeo. La pobre ave del cielo y el humilde lirio del campo no sirven a dos señores. Por más que el lirio no sirva a Dios, sin embargo sólo sirve para dar gloria a Dios; no hila ni trabaja, tampoco quiere ser algo en sí mismo ni tener algo para sí mismo, tenerlo como de rapiña. El ave no sirve a dos señores; por más que el ave no sirva a Dios, sólo existe para la gloria de Dios, canta para su honor y no desea ser algo por sí misma. Así es todo en la naturaleza, ésta es su perfección, pero también su imperfección, pues por eso no hay en ella libertad. El lirio plantado al aire libre y el pájaro libre bajo el cielo están con todo ligados a la necesidad y no tienen ninguna posibilidad de elección.”

    Soren Kierkegaard. Los lirios del campo y las aves del cielo

    ResponderEliminar
  25. “Ahora que estás muerto,
    me parece imposible
    el no haber comprendido nunca a tiempo
    tu verdadera vida,
    la primera razón de tu vivir:
    la libertad de amar
    nuestro propio camino
    para sentirnos dignos
    de lo mejor que fuimos.”

    Manuel Ruiz Amezcua. En “Culpa vieja”

    “En la práctica, los hombres raramente se esfuerzan en defender íntegramente el propio interés económico; consideraciones de diverso género, ante todo la indiferencia ante intereses económicos de escasa importancia, sentimientos de benevolencia hacia el prójimo, etc., les inducen a no atender —o a hacerlo de manera incompleta— a su propio interés económico. Además, con frecuencia desconocen los medios más indicados para alcanzar sus fines, o incluso se equivocan acerca de los mismos, y conocen muy poco o nada sobre la situación económica en que desarrollan su actividad. Finalmente, su libertad económica se halla a menudo condicionada por distintas circunstancias. Sólo en casos muy raros puede una situación determinar exactamente los precios económicos; la mayoría de las veces los precios reales difieren, en mayor o menor medida, de los precios económicos.”

    Carl Menger. El método de las ciencias sociales

    “Pero la existencia humana no es accidentalmente temporal; es esencialmente temporal. Lo que convierte en una cuestión de justicia la forma en que un subgrupo decide por toda la sociedad es el hecho de que, en principio, todo el grupo podría ser incluido en la decisión. Lo que convierte, al parecer, en una cuestión de justicia la forma en que los padres deciden por los hijos es el hecho humano de que las generaciones se superponen, de modo que los hijos, los padres y los abuelos tienen que vivir, durante un tiempo, en el mismo mundo. Lo que manifiestamente no convierte en una cuestión de justicia la forma en que esta generación decide por una generación lejana en el futuro es la certeza de que ambas no pueden compartir el mismo mundo, y, por consiguiente, tampoco podrían, en principio, reunirse para compartir el acto de decidir.”

    Robert Paul Wolff. Para comprender a Rawls. Una reconstrucción y una crítica de la teoría de la justicia

    “(…) siempre acabamos invocando la libertad, pero qué libertad es esa, la jodida libertad es la trampa con la que nos están quitando el suelo bajo los pies, estoy hasta el coño de tanta libertad, libertad de elegir colegio, libertad de elegir médico, libertad de elegir una carrera, un trabajo, un futuro, libertad de negociar tus condiciones directamente con el empresario, libertad de horarios, libertad de hacer huelga o trabajar cuando otros hacen huelga, libertad de emparejarte y desemparejarte, libertad de tener hijos y hacer con ellos lo que quieras; una mierda: todas esas libertades las disfruta el que puede pagar una buena escuela, un seguro sanitario, una universidad extranjera, unas prácticas sin cobrar, mantener una familia con un solo sueldo, alguien que te limpie la casa y cuide a tus viejos y a tus hijos, una amante, un divorcio, y los que no podamos pagar tanta libertad nos jodemos y nos comemos nuestra libertad con colegios sin recursos, hospitales desbordados, trabajadores pobres, familias rotas, niños aparcados en la escuela desde el amanecer hasta la noche, y todo ese amor que no es amor libre sino liberalizado, ¡que se vayan a la mierda con su libertad! (…)”

    Isaac Rosa. Feliz final

    ResponderEliminar