jueves, 26 de agosto de 2021

Mil y un fantasmas: Tengo miedo

 


Si contara lo que sé, peligraría mi vida. Pero si no lo contara no podría mirarme cada mañana al espejo sin avergonzarme. Por eso recurro a la estratagema –no sé hasta qué punto eficaz-- de contarlo como si fuera un cuento.

            Pasaba yo unos días de verano en Cap Ferret, entre el océano y la bahía de Arcachon. El pretexto –yo siempre necesito algún pretexto laboral para abandonar mi rutina, soy alérgico a las vacaciones--  era investigar la estancia allí de Jean Cocteau y Raymond Radiguet durante los veranos de 1920, 1921 y 1922, cuando jugaban a ser Verlaine y Rimbaud y se gestó esa fulgurante obra maestra que es El diablo en el cuerpo. Busqué incluso el mismo hotel en Piquey, el Chantecler, denominado así en honor de Edmund Rostand, amigo del dueño, pero ya no existía. Me alojé solo en una cabaña, en medio del bosque y muy cerca del agua. Quería hacer de Robinson por un tiempo, pero hay experiencias que resultan más gratificantes cuando son imaginadas que al hacerse realidad. Fui de inconveniente en inconveniente, de desastre en desastre, hasta que encontré a Viernes. Pero esa es otra historia.

            Una tarde, a poco de llegar, en la Playa del Horizonte, a la que me había acercado para visitar el búnker que formaba parte del Muro Atlántico con que los alemanes trataron en vano de frenar el desembarco aliado, se me acercaron dos individuos que, sin identificarse, me dijeron: “Tiene usted que venir con nosotros”. “¿Qué pasa?”, pregunté extrañado. Ellos respondieron algo en un francés que no entendí y maquinalmente los acompañé hasta el aparcamiento. Cuando abrieron la puerta de un coche negro y con cristales tintados, vi que se acercaba un grupo numeroso –dos o tres familias con niños--  y entonces, sin pensarlo, eché a correr hacia ellos. Los atravesé y seguí corriendo. El coche negro se puso en marcha para seguirme. Me desvié a la izquierda en cuanto abandoné el terreno de las dunas. Cerca estaba el mercado, lleno de gente a aquella hora, y logré despistarles. Pasé mucho miedo por la noche en la cabaña. Si me buscaban allí, no habría escapatoria. Me dormí casi al amanecer. Cuando desperté, ya muy avanzada la mañana, pensé que todo había sido una pesadilla.

            Nada extraño ocurrió los días siguientes hasta el encuentro el Le Thiers, el restaurante frente a la playa de Arcachon. Había ido yo al cine a ver Stillwater, la película de Tom McCarthy que en España han titulado Cuestión de sangre. Me interesó por muchas razones: por el personaje de Matt Damon, representante de esa América profunda que dicen que vota a Trump y de la que tanto se burlan los exquisitos; por la relación que establece con las dos hijas, la real y la de su amiga francesa; por las veladas –o no tan veladas-- referencias al caso de Amanda Knox.

 

ASESINATO EN PERUGIA

En 2007, en un piso de estudiantes de Perugia, una estudiante inglesa de 21 años, Meredith Kercher, fue brutalmente asesinada. Todos los indicios apuntaban hacia su compañera de piso, Amanda Knox, su novio de entonces, Raffaelle Sollecito, y un subsahariano, Rudy Guede. La estudiante inglesa se negó, al parecer, a participar en un violento juego sexual –estupefaciente y alcohol por medio-- y acabó de la peor manera. Los presuntos asesinos fueron condenados a muchos años de cárcel. Los abogados de la norteamericana Amanda Knox iniciaron un hábil juego para anular la sentencia. Se trataba de desprestigiar a la policía italiana, que habría actuado de la manera menos profesional posible. Un tribunal de casación confirmó la sentencia, pero finalmente fue anulada en 2015 por el tribunal supremo italiano al considerar que, de acuerdo con el testimonio de dos peritos independientes, “no respetó los protocolos” al recoger y procesar los restos de ADN encontrados en el cuchillo y el sujetador de la víctima y que se correspondían con los de la pareja de amantes.

            Se anuló la condena de la americana y el italiano, pero curiosamente no la de Rudy Guede, que no tenía quien lo defendiera y que había sido condenado como colaborador en el crimen, no como autor principal.

            Hay un documental de Netflix que ridiculiza al fiscal italiano y presenta a Amanda Knox como una víctima de su inquina; hay un libro en preparación –por él ha cobrado un anticipo de un millón de dólares-- en el que cuenta su historia. Judicialmente está libre de todo cargo, pero eso no quiere decir que haya sido absuelta No hay una explicación mínimamente creíble de los hechos sin su intervención. Los dos amantes dicen que no estaban en el piso de Via della Pergola cuando ocurrieron los hechos, que estaban en casa de él (cada uno es la única coartada del otro), que Rudy Guede entró a robar, que minutos después llegó Meredith y que el ladrón, amigo de todos ellos, para no ser reconocido, fue a la cocina, cogió un cuchillo, la apuñaló por la espalda, se entretuvo asestándole puñalada tras puñalada (más de cuarenta) y luego, tras dejar toda la estancia cubierta de sangre, huyó.

            Nadie se cree eso, pero Amanda Knox demandará a quien se atreve a decirlo en voz alta. En la película, Matt Damon hace de padre coraje que luchar por conseguir sacar a su hija de la cárcel y demostrar su inocencia. Logra lo primero, pero la hija acaba reconociendo que participó en la muerte de su compañera de piso, de la que también era amante. Y lo prodigioso de la película es que no la vemos –al contrario que a su contrafigura real-- como un monstruo, sino como una víctima más.

            Tom McCarthy sabe, como lo sé yo, que solo en la ficción se puede contar la verdad. En Le Thiers estaba citado con un activista antivacunas francés. Quería pasarme una información para que yo tratara de publicarla en la prensa española.

            Me contó que tenían un equipo investigando la conexión entre las empresas farmacéuticas que fabrican las vacunas –especialmente la norteamericana Pfizer, que ya antes se había apuntado el éxito del Viagra-- y especialistas sanitarios, políticos y medios de comunicación. Habían calculado que al menos un diez por ciento de los fabulosos ingresos –que seguirían creciendo mes tras mes, año tras año-- se dedicaban a engrasar los canales que permitían la aprobación exprés y la inoculación casi manu militari de aquella especie de bálsamo de Fierabrás a toda la población de los países ricos, incluidos los niños incluso los fetos en gestación.

            ---Ninguna publicación seria publicara nada de lo que descubráis, ni en Francia ni en España, os acusarán de conspiracionistas, antisemitas y cosas así.

            ---Estamos acostumbrados, pero si me he puesto en contacto con usted es porque hasta ahora tenemos múltiples indicios, pero las únicas pruebas que podrían ser aceptadas por un tribunal apuntan a una política española.

 

NO SOY UN HÉROE

Me asusté, le conté lo que me había ocurrido en la Playa del Horizonte. Empecé a volverme paranoico. ¿Me estarán siguiendo ya agentes del CNI como a Corinna von Larsen? A fin de cuentas, todo es posible en un país donde el Defensor del Pueblo ha de recordarle públicamente al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska --el que alentaba a los policías para que persiguieran y sancionaran a los irresponsables que se atrevían a pasear solos por un bosque durante los meses de la Gran Encerrona Inconstitucional-- de que tiene la obligación de respetar la ley.

            No quise ni echar una ojeada a los documentos que me presentaba el activista francés. Me quemaban en las manos. Soy un poco paranoico, lo sé. Estoy lleno de miedos, pero temo menos a los que engañan que a los que tan dócilmente se dejan engañar. ¿Lanzarán pronto una campaña con nombre y apellidos contra los que se resisten a dejarse vacunar? ¿Pondrán un policía, y si no hay suficientes, un vecino que se ofrezca voluntario en cada portal para no dejar salir a la calle a quien no lleve colgado al cuello el certificado de vacunación? Vivimos en un tiempo en que lo inimaginable ayer hoy lo acepta con total normalidad el rebaño inmunizado desde siempre a cualquier atisbo de pensamiento crítico.

Yo ya había comenzado a sospechar de esa persona –no quiero dar pistas sobre su identidad, n quiero ni insinuar que ocupa un cargo importante en el gobierno-- al leer su encendida defensa de la necesidad de una tercera dosis por mucho que se oponga la Organización Mundial de la Salud, y seguro que luego defenderá una cuarta y más tarde una quinta hasta que el dinero sucio les salga por las orejas.

            No quiero saber cosas que solo puedo contar como si fueran un cuento. No quiero ser en un mundo enloquecido el Alonso Quijano que se vuelve cuerdo y sale a deshacer entuertos y a recibir los palos de todos.

            Volví a mi cabaña, me senté en el porche, frente al agua espejeante de la bahía, y me puse a degustar –en compañía de Viernes, pero esa es otra historia-- media docena de ostras y un buen vaso de vino blanco.

 

 

 

32 comentarios:

  1. Me extraña que después de haber despistado a los que querían tu compañía no te hayas largado lo más lejos posible.

    ResponderEliminar
  2. Joder, Martín. En mi juventud, cuando soñaba con ser escritor, me di cuenta de mis limitaciones: no tengo imaginación.
    A ti te sobra.
    Un saludo. Victor Menéndez

    ResponderEliminar
  3. Lecturas para un final de agosto: El diablo en la pradera, El diablo en el Nuevo Mundo, La cola del diablo, El diablo y el mar oscuro, El señor Diablo, Todo lo carga el diablo, El diablo pelirrojo quiere ser duquesa, Con el diablo en el cuerpo, El diablo enamorado, El diablo en cada esquina, El diablo tiene nombre de mujer, Simpatía por el diablo, Sviatoslávich el discípulo del diablo, Las manos ociosas del diablo, El ADN del diablo, El brick del diablo, La hija del diablo, Las visitaciones del diablo, La ladrona del diablo, La asistente del diablo, El paraíso del diablo, El diablo en el cuerpo, El diablo me obligó, El diablo sobre la isla (venganza), Pacta con el diablo, El buque del diablo, La caza del diablo, Las pompas del diablo, ¿A quién teme el diablo?, La boca del diablo, Los discípulos del diablo, El evangelio del diablo, Velos ¿estás lista para el diablo?, La estrategia del diablo, ¿Quién diablos eres?, El aspecto del diablo, Desaparición en la roca del diablo, Un asunto del diablo, El diablo también se enamora, El soldado del diablo, El diablo, El gran diablo hecho barco, Las bodas del diablo (el secreto del peregrino), Las bodas del diablo (su rostro verdadero), El diablo se llama Trotsky, Lucifer (el diablo en la Edad Media), El anzuelo del diablo (sobre la empatía y el dolor de los otros), El diablo en la cruz, El diablo las carga, Los cortejos del diablo, Yo fui médico del diablo, Un pacto con el diablo, El diablo manda (la vida el sir Richard Burton), El diablo le da ojos a quien no ve, La noche del diablo, Muestras del diablo, Bwana (el diablo en la selva), Las notas del diablo, El fistol del diablo, Intimando con el diablo, Mejor el diablo, Historia del diablo, La historia del diablo, El diario del diablo, Todo lo que se llevó el diablo, Las entrañas del diablo, El diablo y la aventura, En casa del diablo, El diablo listo y otros poemas, Diablo con dedos de vidrio, El diablo en México y otros textos, La máscara del diablo, Los diablos del Ártico, La luz del diablo, El diablo en primavera, El diablo sopla en el Caribe, La mitad del diablo, La granja del diablo, El diablo en la sombra, Al diablo con el amor, En el jardín del diablo, El diablo en la ciudad blanca, La sangre del diablo, El diablo del norte, No hables con el diablo, Eran cinco diablos, El rehén del diablo, La noche del diablo, Los ojos del diablo, El vapor del diablo, Los codos del diablo, El diablo y el fetichismo, El diablo de Milán, El lecho del diablo, La cabeza del diablo, Consejos del diablo a los jesuitas, El diablo y otros relatos extraordinarios, El diablo salió del baño, El diablo en Florencia, El diablo en el agua vendida o arte de la calumnia, Cautiva del diablo, Yo el diablo, El diablo cojuelo, El aliento del diablo, El cocinero del diablo, El diablo en Santa María, El alma del diablo, Las gafas del diablo, Pactar con el diablo, El pacto con el diablo, Jacobo no es un pobre diablo, La sima del diablo, El juego del diablo, Los adoradores del diablo, Un acuerdo con el diablo, El farol del diablo, La novia del diablo, El palacio del diablo, El guardián de la biblia del diablo, De la piel del diablo, La recompensa del diablo, Complot para matar al diablo, Mañana si dios y el diablo quieren, Deseo que venga el diablo, La vencedora del diablo, El diablo siempre llama dos veces, El diablo se viste de Kolovsky, Mundo diablo (el árbol de las cenizas), Misterio del diablo danzante, Que no se entere del diablo, El hijo bastardo del diablo, Jimmy el ángel en la cima del diablo, La boca del diablo, La marca del diablo, El diablo meridiano, Las llaves del diablo, El escudo del diablo, Prisionero del diablo, Contrato con un diablo, Las tierras del diablo, El diablo que ya conoces, Propiedad del diablo, La roca del diablo, El diablo visita el edén, La sonrisa del diablo, Siete tumbas en el cañón diablo, Audiencia con el diablo, Mi carrera con el diablo, El viento del diablo, El vals del diablo, Bailando con el diablo, El diablo puede llorar, Los pobres diablos… … … … … … …


    ResponderEliminar
  4. Nunca defraudan sus historias. Gracias don José Luis.. Mayor Thompson

    ResponderEliminar
  5. Mi más sincera enhorabuena por este insidioso y modélico divertimento. Y por su espléndido estado de forma física, naturalmente: “vi que se acercaba un grupo numeroso (…) Los atravesé y seguí corriendo.” Magnífico. Es un pájaro… es un avión...

    Y ahora verdaderamente en serio, señor Martín, y como le supongo al corriente de la implantación en países vecinos (Francia, Italia,... ) del llamado pasaporte covid (documento de obligada presentación para sentarse, por ejemplo, en una terraza a tomar un café), y conocedora por sus diarios de esta querencia suya quasi sacra por el gremio de la hostelería, me gustaría preguntarle: y cuando se implante entre nosotros esta medida, de la que por cierto apenas se está informando en la talivisión… ¿entonces, qué?

    Amelia

    PD: Por cierto, ¿su informante secreto tenía barba, llevaba el Marca y se parecía a Rajoy? ¡Era Rajoy!

    “Me contó que tenían un equipo investigando (…) la inoculación casi manu militari de aquella especie de bálsamo de Fierabrás a toda la población de los países ricos, incluidos los niños”

    26 de julio de 2021
    https://www.marca.com/tiramillas/actualidad/2021/07/26/60ff0922268e3e80548b45ae.html

    Cordialmente

    ResponderEliminar
  6. De momento, Amelia, el famoso pasaporte (¡lo que hay que hacer para seguir haciendo negocio!) solo es necesario para el interior de las cafeterías, no para las terrazas, que es la opción más saludable.
    Y mejor que todos piensen que lo que cuento es un cuento, porque como me tomen en serio y alguien se ponga a investigar en serio a la Ministra de la Tercera Dosis, pobre de mí. Seguro que me pasa algo y hacen que parezca un accidente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tercer pinchazo ya estaba anunciado por Pfizer desde poco antes de que se decretara el fin del Estado de Alarma (9 de mayo), cuando en Asturias el porcentaje de población con pauta completa, esto es, vacunada (temporalmente) no llegaba al 16 %, y “su” Ministra de la 3ª dosis era alcaldesa de su pueblo…

      28 de abril de 2021
      Pfizer confirma una tercera dosis de refuerzo los 9 meses de vacunarse
      https://www.msn.com/es-mx/noticias/tecnologia/pfizer-confirma-una-tercera-dosis-de-refuerzo-los-9-meses-de-vacunarse/ar-BB1g9fZC

      1 de mayo de 2021
      Salud cifra en el 15,72% el porcentaje del total de población con la pauta completa
      https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2021/05/01/vacunacion-despega-abril-asturias-administra-dosis-mes-primer-trimestre/00031619884121454985957.htm

      4 de agosto de 2021
      La ministra de Ciencia afirma que habrá "que vacunarse muchas más veces"
      https://cadenaser.com/ser/2021/08/04/sociedad/1628085458_494140.html

      Lamento decirle, señor Martín, que su informante ha vuelto a colársela con material caducado cual lote de vacunas pre-variante delta, gamma, iota… ¡Que parezca un accidente! Cordialmente,

      Amelia

      Eliminar
  7. Je, je. Los de Pfizer anunciarán la necesidad de la tercera dosis y de la trigésimo tercera si cuela. Es su negocio. Las autoridades sanitarias independientes son la que deben aprobarlas y decidir su aplicación. La alcaldesa-ministra anunció que se iba a aplicar antes de que los especialistas hablararn. Sus razones tendría. Que se investiguen.

    ResponderEliminar
  8. Yo diría que la gente lee sólo lo que confirma sus ideas previas.
    Como puede verse, se habla aquí de una tercera dosis, pero sólo para "inmunodeprimidos y pacientes oncológicos" (https://elpais.com/sociedad/2021-08-30/darias-dice-que-todo-indica-que-se-administrara-una-tercera-dosis-a-inmunodeprimidos-y-pacientes-oncologicos.html). Tal es lo que hasta hoy se sabe.
    Por otra parte, es curioso que a tanta gente le parezca que hablar de repetir la vacunación sea cosa que sólo puede tener detrás oscuros intereses económicos, cuando a nadie le extraña que mucha gente se vacune ANUALMENTE contra la gripe, y consta además que la protección que ofrece frente a ella (https://elpais.com/ciencia/2020-09-01/la-vacuna-de-la-gripe-no-supera-el-50-de-eficacia-tras-decadas-de-trabajo-en-ella.html) es claramente más baja que la que, por lo que hasta hoy sabemos, proporcionan frente a la COVID-19 las vacunas hasta hoy aprobadas.

    ResponderEliminar
  9. Y ahora cuéntanos el de Caperucita Roja, Jose. O sea que la vacuna contra la gripe no supera el cincuenta por ciento de eficacia, después de décadas de trabajo en ella, y las vacunas contra la Covid superan el ochenta o el noventa por ciento después de meses de trabajo en ellas y cuando todavía no ha pasado un año de sus primeras inoculaciones (con lo que no puede saberse cuánto tiempo protegen). Qué cosas. Y para la ministra de la Tercera Dosis todo indica que se inoculará una tercera dosis, pero los expertos todavía no lo han decidido. Pero ella es la que sabe, acertará en su profecía, ella es la que decide. Qué vergüenza. No confundas, Jose, lo que hoy sabemos con lo que hoy te cuentan los que hacen un buen negocio con la credulidad de casi todos. A ver cuándo leemos en los periódicos subvencionados cuántos ancianitos vacunados mueren de Covid.
    Yo hago otra profecía: se vacunará a los niños, aunque no lo necesiten. Ya verás que pronto se descubre una vacuna para ellos "cien por cien eficaz".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No contaré el de Caperucita Roja; es muy evidente que JLGM prefiere sus propios cuentos (y sus propias cuentas). Y frente a eso hay poco que decir. Como frente a los partidarios de Trump convencidos de que le robaron las elecciones, o los seguidores de la teoría de la Tierra Plana. Ningún hecho les convencerá. Y si alguno lo hiciera, como si la profecía con que JLGM cierra su nota resultase equivocada, ya se encargarán ellos de justificarlo; de decir, por ejemplo, que si no se vacunase a los niños "aunque no lo necesiten", ello no se debería (eso es imposible por definición) a que la profecía estuviese equivocada, sino a que no se han atrevido: era, dirán sin duda, demasiado descarado.

      Eliminar
  10. Si no se cumple mi profecía, Jose, yo seré el primero en celebrarlo. Profetizo desastres para ver si los evito. A ver si hay suerte.
    Que me desmienta la realidad es lo que más deseo. A ver si acaban pronto con el negocio de las vacunas en los países ricos (los pobres, ahí se pudran) y nos dejan respirar en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en eso de desear muchísimo que la realidad le desmienta, coincidimos plenamente JLGM y yo. Ojalá ocurra, por el bien de todos.

      Eliminar
  11. No sabía yo que JLGM, experto en todo, era también virólogo profesional. Escribe: "O sea que la vacuna contra la gripe no supera el cincuenta por ciento de eficacia, después de décadas de trabajo en ella, y las vacunas contra la Covid superan el ochenta o el noventa por ciento después de meses de trabajo en ellas y cuando todavía no ha pasado un año de sus primeras inoculaciones (con lo que no puede saberse cuánto tiempo protegen). Qué cosas."

    Es decir, para nuestro gran epidemiólogo (pues JLGM es también un experto en epidemias, además de infecciólogo), el covid es el mismo virus que el de la gripe (con la misma lógica, hubiera podido decir que la vacuna es falsa, puesto que se busca una contra el virus del sida desde hace 40 años y no se encuentra).

    Sepa nuestro gran covidiólogo que el virus de la gripe y el SARS-CoV-2 no son el mismo virus y en consecuencia no producen los mismos efectos ni mutan de la misma manera. De lo cual se deduce algo tan evidente como el hecho de que las vacunas contra ellos sean diferentes:

    ---Virus de la gripe
    Dominio: Riboviria
    Grupo: V (Virus ARN monocatenario negativo)
    Reino: Orthornavirae
    Filo: Negarnaviricota
    Familia: Orthomyxoviridae

    ---SARS-CoV-2
    Dominio: Riboviria
    Grupo: IV (Virus ARN monocatenario positivo)
    Reino: Orthornavirae
    Filo: Pisuviricota
    Familia: Coronaviridae

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo de P.,

      si prestara más atención a lo que lee se habría dado cuenta de que “la vacuna contra la gripe no supera el cincuenta por ciento de eficacia, después de décadas de trabajo en ella” no es afirmación de JLGM, sino Daniel Mediavilla en El País según enlace sugerido en comentario publicado anteriormente por Jose (31 de agosto de 2021, 8:59).

      En cuanto a las incompatibilidades señaladas entre virus de distintas familias como la gripe y el covid, que según su docto parecer “no producen los mismos efectos ni mutan de la misma manera. De lo cual se deduce algo tan evidente como el hecho de que las vacunas contra ellos sean diferentes”, se adjunta enlace a una de tantas publi-noticias difundidas al respecto y a página de contacto por si se anima a echar el currículo… ¡Suerte Pablo de P.!

      3 en 1
      https://www.msn.com/es-mx/noticias/mundo/moderna-inicia-ensayos-de-vacuna-3-en-1-proteger%C3%ADa-contra-covid-influenza-y-gripe/ar-AALTZ4g

      https://www.modernatx.com/contact-moderna

      Cordialmente,
      Amelia

      Eliminar
    2. Errata corrige: ...sino DE Daniel Mediavilla...

      Eliminar
    3. Una pequeña precisión. Como, por lo demás, puede verse en el enlace que adjuntaba, la afirmación de que “la vacuna contra la gripe no supera el cincuenta por ciento de eficacia, después de décadas de trabajo en ella” NO ES, como usted dice, de Daniel Mediavilla, que se limita (como corresponde a un periodista) a INFORMAR.
      En este enlace (https://www.newtral.es/wp-content/uploads/2021/04/Vacunacion_poblacion_adulta.pdf?x98833) tiene usted explicación detallada respecto a distintas enfermedades infecciosas y la vacunación. Copio el párrafo que explícitamente se refiere a la gripe:
      "Entre las variables que influyen en la efectividad de las vacunas, destacan la concordancia con las cepas circulantes y las características de la población (edad, enfermedades de base, inmunidad previa). La efectividad de las vacunas frente a enfermedad [gripe, nota mía] confirmada por laboratorio varía entre el 69% en población infantil de 6 meses a 8 años, 52-70% en personas adultas de 50 a 64 años y 38-46% en las personas mayores de 65 años, siempre y cuando los antígenos contenidos en la vacuna se corresponden con los presentes en la cepa o cepas circulantes".
      Luego NO se trata, como usted da a entender, de una opinión personal del periodista, que se limita, repito, a transmitir lo que afirman las fuentes científicas.

      Eliminar
    4. Tomo nota de su ‘pequeña precisión’, Jose. Podemos afirmar, por tanto, que dicha información ‘transmitida’ por Daniel Mediavilla (“la vacuna contra la gripe no supera el cincuenta por ciento de eficacia, después de décadas de trabajo en ella”) no debería atribuirse a JLGM... A menos que Daniel Mediavilla sea heterónimo de JLGM, como Pablo de P. parece dar a entender en su comentario: “No sabía yo que JLGM, experto en todo, era también virólogo profesional. Escribe: "O sea que la vacuna contra la gripe no supera el cincuenta por ciento de eficacia, después de décadas de trabajo en ella…"” Cordialmente.

      Eliminar
  12. Lo de profetizar desastres para evitarlos y apelar a la suerte invalida los argumentos de razón del autor del blog. Poco más pude decirse sin perder las formas. Sencillamente, penoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Cuidado, que te vas a estrellar", le dice el copiloto al conductor temerario. Profetiza un desastre ("te vas a estrellar") precisamente para evitarlo.

      Eliminar
    2. Cierto que las señales permiten la conjetura y, dado que los dones sobrenaturales no parecen de aplicación, sí hay algo que sorprende: ¿es posible obviar lo "religioso" cuando de profetizar se habla? De ahí la presunta penosidad en un discurso que se pretende, en contextos concretos, como "racional". En otro sentido, salud y victoria.

      Eliminar
    3. Profetizar, en sentido en que se utiliza en estos comentarios, equivale a "anticipar". "prever". Un ejemplo: me temo que la tercera dosis que anunció la Ministra de la Tercera Dosis --metiendo un poco la patita al anticiparse-- no se va a limitar a los inmunodeficientes; ese solo es el comienzo. A ver si tengo suerte y me equivoco en mi profecía. Pero, ya se sabe, la pela es la pela y unos cuantos millones más de dosis, aunque no sean necesarias para la población en general, dejan mucho dinero para repartir en comisiones.

      Eliminar
  13. Sucede que si un transeúnte pasa al lado de un accidentado sin prestarle atención ni cuidados, nos falta el tiempo para calificarlo de desalmado, e incluso podría ser procesado por "omisión de ayuda"; pero si una empresa farmacéutica poderosa "pasa" junto a un continente herido, con miles de desamparados abandonados a su suerte, entonces no ocurre absolutamente nada, dejando de lado el hecho no tan lateral de que mueren a millares. No va a faltar en TV el puñado de tertulianos polivalentes perorando a los pasmados espectadores que "claro, es una empresa, no una institución benéfica, y tienen que hacer dinero". Y así los más incautos o los más embotados terminarán tomando por normal y aceptable que FARMAKOS S.A. prefiera vender terceras o quintas dosis a europeos que pasan por caja, antes que donar a harapientos que no pueden pagar la primera. Saben, o dicen saber, que la plaga no puede acabar (dada la movilidad actual) mientras no reciba todo el mundo al menos una dosis, pero resulta que la finalidad nunca fue el fin de la plaga, sino la obesidad de los dividendos. Y son poderosos, se pueden permitir pagar a tertulianos penosos, pretendidamente multiexpertos, se pueden permitir comprar a políticos y cuando la situación se vuelve candente (como ahora con la 3ª dosis, o con el precio de la luz), siempre pueden exhibir a sus autómatas, dar cuerda a sus felipes, para que reciten la retahíla de imbecilidades más socorridas y añejas de la política moderna:

    * Que las protestas son populismo.
    * Que las protestas son antisistema.
    * Que las protestas son demagogia.

    La verdad o la ética del caso ya no cuentan; han devenido antiguallas.

    El poder excesivo de empresas económicamente más fuertes que algunos estados es altamente peligroso, y la persecución narrada por Martín será ficticia, o no lo será, pero su carga de verosimilitud es tan indudable como alarmante.

    ResponderEliminar
  14. Por cierto, "profetizar desastres" (o no profetizarlos) es tan irrelevante para que se produzcan que cuesta creer que alguien pueda tomarse el texto como algo más que una boutade. ¿Realmente hacía falta decirlo?

    Otrosí agradecería muchísimo al biólogo molecular don Pablo de P que pormenorizara su perplejizante deducción de que se han identificado los virus de la gripe y del Covid. He leído los textos tres veces, 3, y juraría que de ahí no se deduce nada. Ni por el forro. Salvo con una lógica cojitranca, claro.

    ResponderEliminar
  15. Don A.P. en ciertos contextos, todo, exactamente todo, hay que decirlo. Incluso, quiénes son los palmeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dígalo si lo sabe, don CMS, dígalo, pero no se le ocurra profetizarlo, no vayan a acaecer catástrofes.

      Eliminar
  16. Para catástrofes, ciertos comentarios. Sobre palmeros, poco hay que decirle. Sobre profecías, jueguen las palabras. En fin, qué atenta la inteligencia; qué atroz la estupidez y un ¿eterno? tralará, tralará, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cielos, es cierto, la inteligencia y la estupidez!
      No olvide seguir recopilando y copipegando folios sobre el Diablo. He oído que al décimo pliego DIN A4 hay premio. Felicidades adelantadas, don MarSerena.

      Eliminar
  17. Excelso nivel al pensar que se ha copiado y pegado. No sabe lo que le agradezco sus felicitaciones, acción realizada a imagen y semejanza del mismísimo diablo. Salud y victoria.

    ResponderEliminar
  18. Observe y colija, don Mar, a qué desolados parajes conduce el insistente trato con el Maligno. Que no se me olvide, ¿tiene ya listado el Diablo Cojuelo? ¿Tiene también Los Dientes del Diablo?
    No los descarte. Que sus ilustres preceptores se regocijen al comprobar el éxito de su guía.

    ResponderEliminar
  19. Antonio P, creo que infravalora temerariamente las habilidades copypasteadoras del señor de la Mar Serena, el comentarista antes conocido como el Bebito de la Rosamary… :)

    Por cierto, don Carlos, se ha dejado usted fuera (¿a propósito?) de su excelso y diabólico catálogo la Semilla del diablo... ¡Mecachis la mar serena!

    ResponderEliminar