sábado, 7 de noviembre de 2020

Después y todavía: El crimen fue en Oviedo

 

 


Domingo, 1 de noviembre
UN AUDIO DE WHATSAPP


Fui al cine con el tomo de Obras escogidas de Jean Cocteau publicado por Aguilar con espléndido prólogo de Gil-Albert. No quería releer “La voz humana” antes de ver la adaptación de Almodóvar. Claro que ya la había leído, pero hace tiempo, y no la recordaba más que en líneas generales. La releo luego, sentado en el McDonald’s con un café, aprovechando que esta película dura poquito.
            No cabe duda de que Almodóvar sabe decorar, escoger y vestir a las actrices, encargar la música a un buen compositor y los títulos de crédito al mejor. Algo queda de la fuerza del texto de Cocteau en su adaptación, pero sus pegotes son un poco ridículos. ¡Ese hacha para partir por la mitad un traje, ese bidón de gasolina para incendiar un apartamento sin pensar en los vecinos! Y lo más divertido, ese perro que añora a su amo (el amante de la mujer) y que de pronto, en la última secuencia, se vuelve feminista como su dueña y se larga con ella a vivir una nueva vida después de tanta desesperación.
            Me divierte ver la diferencia entre los teléfonos de antes y de ahora. En la obra de Cocteau, hay continuas interferencias de otras conversaciones: una mujer que quiere hablar con su médico, otra que escucha la conversación y recrimina al amante. Son el elemento cómico, que desaparece como el cable que la mujer , mientras habla, se enreda premonitoriamente al cuello. Tilda Swinton utiliza unos elegantes auriculares inalámbricos que le permiten moverse a su aire por el decorado como si el teléfono, abandonado en una mesa, no existiese..
            Pero hay algo de inverosímil, ya en el texto de Cocteau: esa larga conversación que el amante desertor escucha estoicamente. Corre el riesgo de sentirse conmovido, como nos sentimos nosotros los espectadores a poco talento que tenga la actriz (y Tilda Swinton tiene mucho). De haber adaptado yo la obra, habría hecho que el hombre colgara de inmediato el teléfono y luego todo lo que viene fuera un audio de WhatsApp. Lo descubrimos porque, en las últimas imágenes, un hombre sentado de espaldas en un restaurante, frente a una hermosa joven, mira su teléfono y borra el audio sin escucharlo.
            La mujer ha hablado al vacío. Eso me parece más impactante que el bidón y el hacha. Pero quién soy yo para enmendarle la plana a Almodóvar.

 


Lunes, 2 de noviembre
SALVADOS POR LA CAMPANA


Cuando todos los asturianos no despedíamos ya de familiares y amigos, de parques y saludables paseos al aire libre, cuando nos resignábamos como mansos corderitos a ser encerrados de nuevo por el mayoral que nos tiene a su cargo, resulta que de pronto comienza a circular la noticia de que un mandamás superior se lo ha impedido. Puedo confirmar el rumor de que en muchas casas se brindó con champán, como cuando la muerte de Franco, pero estoy en condiciones de desmentir y desmiento que la siguiente transcripción de una conversación telefónica responda, palabra por palabra, a la realidad.
            ----Presidente, Presidente, que tu ministro no me deja encerrar a los asturianos, que dice no sé qué de la purga de Benito.
            ----Tranquilo, Adrianín, tranquilo, que aquí está como siempre papá Sánchez para echarte una mano. Habla despacito, para que te entienda, y dime qué te pasa.
            ----Pues lo que pasa, Presidente, es que a esta gente no hay manera de meterla en cintura. Como me están fastidiando las estadísticas, con lo bonitas que me habían quedado este verano, que éramos la envidia de España, voy a encerrarlos en casita un mes o dos o tres a ver si aprenden. Y va el ministro y me dice que si he creído que las medidas contra la Covid son la purga de Benito. ¿Qué es la purga de Benito, Presidente?
            ----Te lo voy a explicar, Adrianín, que tú eres muy joven para conocer estas expresiones viejunas. La purga de Benito era un laxante que se decía que hacía efecto ya antes de tomarse.
            ----¡Como mis tuiters! ¡Como mis ruedas de prensa! Que es hablar yo y se agota el papel higiénico en todos los supermercados. ¡Voy a llamar así a ese programa diario que estoy preparando “La purga de Benito”! Arrasaré en audiencia.
            ----No te pases, Adrianín, que la gente es muy mala y luego pone motes. Probablemente lo que quería decir mi ministro, es que si acabas de tomar unas medidas, como impedir que la gente salga de Oviedo, de Gijón, de Avilés y no sé cuántas medidas restrictivas más (creo que incluso has cerrado la ópera, aunque hasta los cantantes llevaban mascarilla y se hacían  pruebas de PCR hasta a las ratas que alguna vez aparecían en el sótano), pues entonces debes esperar un tiempo prudencial, al menos quince días, antes de tomar otras.
            ----Pero la curva sigue subiendo, Presidente. ¡Déjame que los encierre desde ya! Presi, por fa, déjame que los meta en cintura.
            ----Calma, chiquillo, calma. El próximo lunes volvemos a evaluar la situación y decidimos.
            ----¡Y hasta entonces tendré que soportar ver a la gente caminar tranquilamente por la calle, sentarse en un banco del parque, subir al Naranco a respirar aire puro! Me pone frenético cuando me asomo a las ventanas de la Presidencia y veo atravesar tranquilamente el Campo de San Francisco! ¡Irresponsables!, me dan ganas de gritarles. ¿Pero es que no leéis los periódicos? ¿Es que no veis los telediarios? La curva sube y vosotros tan tranquilos. Menos mal que los hospitales me hacen caso y centran todos sus esfuerzos en que baje la curva. Si la gente enferma, allá ellos, que son unos irresponsables, y si mueren que se mueran, pero no de la Covid, que me arruinan las estadísticas.
            ---Calma, Adrianín, calma. A ver si el próximo lunes estamos en situación de darte ese caramelito.
            ---Por fa, Presi, por fa, que me muero de ganas.

 


Martes, 3 de noviembre
SIN CANSARSE NUNCA
 


Detesto la despedidas, por eso procuro que hoy sea un día como los otros y no pensar en el mañana. Me levanto, escribo hasta las diez y luego atravesando el parque desierto me acerco hasta la cafetería Noor. Allí, en la mesa de costumbre, leo La rama verde, de Eloy Sánchez Rosillo. Me envió ya dedicado su primer libro, Maneras de estar solo, de 1978. Desde entonces me ha hecho llegar todos los suyos y yo los he ido comentando puntualmente. De vez en cuando, le ponía algún reparo, como hago siempre (si no, no sería yo), y es el único poeta, de los muchos que he tratado, que jamás se lo ha tomado a mal, que ha mantenido sin altas y sin bajas su amistad desde entonces. Yo leo cada nuevo libro suyo con algún recelo. Lleva insistiendo en los mismos temas y en la misma manera de hacer desde hace más de cuarenta años; pocos poetas menos amigos de novedades y de buscar nuevos caminos. Comienzo, ya digo, sin demasiadas expectativas, dispuesto a encontrarme con lo mismo de siempre. Y poco a poco me va ganando la emoción. En dos o tres momentos, he de dejar la lectura con los ojos llenos de lágrimas. Pero la impresión final es de serenidad y aceptación y asombro ante la maravilla del mundo, porque por mucho que nos robe el tiempo es más lo que de nuevo nos entrega cada día sin cansarse nunca.

 


Miércoles, 4 de noviembre
CERCANÍAS
 


Siempre creí yo que la naturaleza era una cosa un poco bárbara, lejos de la civilización, a la que había que acercarse en automóvil. Descubro ahora –no hay mal que por bien no venga-- que la Asturias rural está a dos pasos del centro de Oviedo. La cafetería Noor, como vende periódicos y pan, cierra solo a medias. Compro un café para llevar y lo voy bebiendo mientras salgo al campo (el primer sorbo lo doy, y con qué placer me quito la mascarilla, frente a un acechante vehículo de la policía nacional). La avenida de Torrelavega termina bruscamente en el campo. Sigo por un camino en cuesta y llego hasta una ermita que no había visto nunca dedicada a Santa Ana de Abuli. Hay un cruce de caminos: una flecha indica Cerdeño, otra Mercadín. En sentido contrario, están Nonín, Monterrey y San Cipriano de Pando. Salvo Cerdeño, nunca había oído ninguno de estos nombres, pero muy cerca, sobre los árboles, veo dibujarse el skyline de Oviedo. En un alto prado, pastan caballos; cerca del camino filosóficas vacas. Muy de tarde en tarde, me cruzo con un caminante. Se escucha el silencio.
            Si no puedo recorrer las callejuelas de Estambul, esas que todavía guardan un eco de Pierre Loti (qué digo las callejuelas de Estambul, ni siquiera puedo pisar el parque de Ferrera en Avilés), pues descubro Mercadín y Nonín y San Cipriano de Pando. El mundo es más hondo que extenso, como dijo Pessoa o le hice yo decir  yo en algún texto apócrifo, que ya no sé bien.



Jueves, 5 de noviembre
HISTORIA DE TERROR


Abelardo Linares me encarga la edición de Huellas de las Constituyentes, el único libro editado por Luis de Sirval. Quiere añadirle como apéndice el recurso de casación que Eduardo Ortega y Gasset interpuso contra la sentencia que condenó a su asesino a unos pocos meses de cárcel.
            Luis de Sirval era un periodista valenciano que vino a Asturias para informar de la Revolución de Octubre y de la represión posterior. Le dio tiempo a enviar dos crónicas. Iba a mandar la tercera cuando le detuvieron. Tras su asesinato, se la devolvieron a sus familiares con algunas páginas arrancadas. Sirval se alojaba en la Fonda de Flora, donde estaban también algunos huéspedes del Hotel Covadonga, incendiado por los revolucionarios. En la mesa comunal, intervino alguna vez para negar que ciertas atrocidades que se contaban de los mineros fueran ciertas: curas descuartizados y puestos en venta, hijos de guardias civiles con los ojos arrancados. El dudar de esas patrañas fue bastante para que uno de los contertulios le denunciara. Había cometido además otra imprudencia: en el café Peñalba dio a entender que unos legionarios le habían contado cómo habían muerto Aida La Fuente y otros revolucionarios en San Pedro de Los Arcos y que él lo referiría en su próxima crónica. Le detuvieron y cuando estaba en la comisaría de Oviedo, tres legionarios –Dimitri Ivanoff, Ramón Pando Caballero y Rafael Florit de Tagores-- fueron a buscarle sin orden judicial alguna, le sacaron al estrecho patio de la comisaria, le golpearon para que les dijera con qué legionarios había hablado y luego le acribillaron a tiros. A aquel patio daban varias ventanas de otros edificios, hubo testigos presenciales, pero ninguno fue aceptado en el juicio. Abelardo me envía también la sentencia contra la que se efectúa el recurso de casación. La firman los señores don Cayetano Álvarez Osorio, don Francisco García Ruiz y don José Fernández Ruiz. Queden aquí sus nombres para oprobio eterno. Su relato de los hechos es que el preso quiso huir, que los tres legionarios le siguieron, que uno de ellos –el búlgaro Dimitri Ivanoff-- disparó al aire para que se detuviera con el resultado imprevisto de que ocho balas impactaran en el cuerpo de Sirval –una en el corazón, otra en la frente, también es mala suerte-- y le causaran una muerte instantánea. Se le condenó por imprudencia temeraria (aunque con varios atenuantes) a seis meses y un día de cárcel. También al pago de quince mil pesetas a los herederos de la víctima, pago que no se llegaría a hacer por declararse el condenado insolvente.
            Hubo un gran escándalo con esa sentencia, acentuado cuando el tribunal supremo rechazó el recurso y la confirmó en todos sus términos. Luego llegó la guerra y aquella barbarie fue olvidada.
            Llamo a Abelardo para decirle que ya tengo el libro ¡Acusamos!, que se publicó en 1935 con textos de, entre otros, Manuel Azaña, Antonio Espina, Indalecio Prieto, Ramon J. Sender (me lo ha pasado, con su generosidad habitual, Antonio Insuela, que sigue trabajando en su despacho del Milán), y hablamos luego de la situación político-sanitaria de Asturias, que podrá ser grave, pero no es seria (como diría Karl Kraus), y de que yo soy casi la única voz que protesta públicamente ante el disparate generalizado.
            ---Pues cuidado con lo que dices, no te vaya a ocurrir lo que a Sirval.
            Y esa noche tengo una pesadilla. Sueño que me caigo, que tienen que llevarme al hospital y que una enfermera me reconoce y hace correr la voz: “Aquí está el negacionista ese que se burla de los esfuerzos de nuestro presidente para contener la pandemia impidiendo que los ovetenses vean el mar o pongan el pie en la calle después de las diez de la noche”. Un doctor con la cara tapada, al que todos miran con reverencia (se rumorea que es el más estrecho asesor sanitario del presidente), se acerca entonces empuñando una larga jeringuilla y dice: “Dejádmelo a mí”.

 


Viernes, 6 de noviembre
LA LECCIÓN DE GOEBBELS


“El virus no piensa, tú sí”, leo en los carteles que la propaganda oficial del Principado ha colocado por las calles. Ganas me dan de denunciarla por publicidad engañosa.
            Más adecuado sería que dijeran: “El virus no piensa, nosotros tampoco”. Y luego la firma: Gobierno del Principado de Asturias.
            También se podría personalizar el eslogan: “El virus no piensa, haz tú como él y deja que Adrián Barbón piense por ti”.



56 comentarios:

  1. "El mundo es más hondo que extenso, como dijo Pessoa o le hice yo decir yo en algún texto apócrifo, que ya no sé bien."

    La duda sobra, dada la cantidad de veces que lo ha dicho.

    Esa frase ha sido plagiada por J.Bonilla, que ni siquiera cita a Pessoa:

    El mundo es más hondo que extenso
    por Juan Bonilla

    Publicado en la revista Turia (Nº 117-118. Instituto de Estudios Turolenses, Marzo, 2016).
    http://www.ieturolenses.org/revista_turia/index.php/actualidad_turia/el-mundo-es-mas-hondo-que-extenso

    ResponderEliminar
  2. Un lector preocupado7 de noviembre de 2020, 13:57

    ¿Nadie comenta nada? ¿O los comentarios en Café Arcadia también han sido excluidos del listado de actividades esenciales, señor Martín?

    Y ya somos dos los candidatos a 'sirvales', y con usted tres… ¿o de verdad vamos a permitir que el presidente Adrián lo haga por todos nosotros, vosotras y usted, apocado Insué…?

    Canal Diversión para niños, mayores sin mascarilla e Insuelas:
    René Lavand, La belleza de lo simple
    https://www.youtube.com/watch?v=qKssbvggDAQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. …cuatro…

      “Queda rebelarse o resignarse. Se ha restringido tanto el derecho al desprecio que cuando nos rebelemos pasaremos a la categoría de violentos para el Comité de la Verdad Gubernamental.”

      https://www.vozpopuli.com/opinion/espana-barco-deriva_0_1407760459.html

      Eliminar
  3. No he entendido nada del asunto de Aida de la Fuente y el legionario búlgaro. Hace unos días Víctor Menéndez hizo un comentario sobre el mismo tema y tampoco lo entendí. O me estoy haciendo viejo, o es el bichito o escribís sólo para los asturianos. No descarto que sea una mezcla de los tres factores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien no caer en la cuenta de que, si se menciona un personaje, y uno no había oído nunca hablar de él, conviene teclear su nombre y consultar la Wikipedia.

      Eliminar
    2. ¿Os imagináis que no quedasen jóvenes para cuidar de nuestras abuelas?

      Eliminar
    3. Pues sí, María, si eso pasara sería ciertamente preocupante para jóvenes y abuelas. ¿Y sin jóvenas para cuidar de los abuelos? La verdad, no sé qué sería peor.

      Eliminar
  4. ¡Qué mal pensado eres, José Luis! El Reino de España ha de poder cuidar de sus pequeñuelos, y para eso a veces es necesario tener garantizada cierta impunidad.

    ResponderEliminar
  5. POEMA PARA LEER CON GAFAS DE SOL

    LA luz del Campo dei Miracoli en Pisa
    es la imagen heráldica de algún grabado antiguo,
    del hombre que esperaba una llamada.
    Y el caso es que también
    yo creo haberla visto en algún sueño.
    La luz desnuda de cintura para arriba,
    en la Luca Giordano, es como ver
    vestirse y desvestirse al sol entre los álamos
    de Nápoles, y es Nellie Campobello:
    ojos como las llamas de dos velas,
    ¿o son dos ramas jugando mientras cantan
    dos gozosos lectores de Ovidio y de Virgilio?
    La luz: tinta y papel, literatura.
    La luz que, más que deslumbrar, alumbra
    con su patio arbolado, su huerto con limones,
    su almuerzo al aire libre y su tímida iglesia
    atornillada al pie de una montaña.
    La luz es su bikini verde en Sagres,
    con sus mitades verdes de manzana
    que es pulpa comestible para el ojo:
    saliva o río que se sueña Atlántico...
    y los muslos suaves de Adelita.
    Ya ni siquiera sé en qué mundo vivo.
    Para viajar no hace falta viajar:
    basta darse una vuelta por su piel
    y el más viejo deseo de ser otro.
    La luz es como el ruido de un tacón
    sobre la oscuridad del pavimento,
    embocando la calle 33
    hasta el Manhattan Mall, y se detiene
    en el escaparate de una agencia de viajes.
    La luz que escribe su caligrafía
    a la orilla del Rhein
    —bajo la superficie de los cuerpos,
    el agua se hará fondo y su desnudo—:
    una barcaza cruza bajo el puente.
    Las parejas se abrazan contra la barandilla,
    la incertidumbre y el desasosiego
    de no saber si voy a volver a verte
    en el Pont Neuf o en el café Les Deux Magots,
    en Rua das Flores o en la Torre dos Clérigos:
    en las guías turísticas nadie habla de ti,
    ni en las cambiantes vistas de la luz
    que solo existen dentro de nosotros.
    No sé dónde he leído:
    «corazón: barco en tierra que no puede
    soltar amarras...».
    ____________________O el mar en Creta,
    que llora su ruina
    ___________________—y el futuro
    que hemos dejado atrás.

    ResponderEliminar
  6. No te preocupes, Benito. Lamento haber citado el tema

    ResponderEliminar
  7. Santa Ana de Abuli forma parte de mi infancia y toda mi vida. De mis mejores recuerdos, cuando subía con mi padre a La Muralla...eran otros tiempos. Toda mi vida está en esa zona.

    ResponderEliminar
  8. Don Benito, el asesor más estrecho del presidente barbón8 de noviembre de 2020, 13:54

    Jueves, 5 de noviembre
    HISTORIA DE TERROR

    No fue en Oviedo ni tampoco un sueño, paciente Martín, paracronismo a lo sumo…

    https://www.ansa.it/sicilia/notizie/2020/05/11/la-pandemia-non-ce-e-gli-fanno-tsogarante-chiede-notizie_640d55b2-53c7-4d75-b944-270759306f46.html

    Y es perfectamente legal en “países de nuestro entorno”, lo llamamos TSO:

    https://www.giustizia.it/giustizia/it/mg_3_2_20.wp

    Y viene avalado por la ONU desde 1991, 46/119…

    —Benitoooo, mi caramelitoooo…
    —No me seas impacientón, Adri, ahora te doy lo tuyo pero espera que advierta primero al paciente Martín &Co…

    https://it.wikipedia.org/wiki/Trattamento_sanitario_obbligatorio#Principi_ONU

    ResponderEliminar
  9. Una tarde del verano pasado regresaba yo a Niza desde Menton -en los Alpes Marítimos- por la escarpada carretera de la costa y, entre Beaulieu-sur-Mer y Cap-Ferrat, en Eze, me topé con la silueta del caserón que Jean Cocteau eligió para los exteriores del palacio de la Bestia. Nada hacía pensar que aquel paraje, abigarrado de quintas y apartamentos, fuese el solitario y tétrico confín que percibimos en la película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, vaya, un protestón como F pudo refrescarse este verano en los Alpes Marítimos, mientras sus compañeros y compañeras se tenían que conformar con un fin de semana en Getafe. Qué suerte ser de izquierdas.

      Eliminar
    2. Error: fue en 2019, don Andrés. Si no llega a amagar esa puñalada no caigo en la cuenta. Sorry.

      Eliminar
  10. No he de callar por más que con el dedo
    Silencio avises o amenaces miedo.

    ResponderEliminar
  11. Disculpe el autor de este blog, pero no hay muchos sitios donde explayarse en la actualidad.
    Celebremos, con una cerveza, que ha ganado Joe Biden. Lo que no es bueno ni malo, ya veremos

    ResponderEliminar
  12. Yo estoy con Víctor, no sé por qué lo cortaste. Es como dejar el Don Quijote sin Sancho, o no sé si al revés. Tú a veces me recuerdas más al licenciado Vidriera que a don Quijote.

    ResponderEliminar
  13. No le corté, Jesús, ha seguido opinando en "Crisis de papel" sobre el tema de reivindicar represión y justificar asesinato.

    ResponderEliminar
  14. Abogados, profesores y juristas franceses contra el confinamiento9 de noviembre de 2020, 11:43

    https://www.lejdd.fr/Societe/Justice/tribune-200-avocats-et-juristes-appellent-au-deconfinement-et-a-defendre-la-vie-sous-tous-ses-aspects-4003339

    ResponderEliminar
  15. Médicos, científicos y académicos británicos contra el confinamiento9 de noviembre de 2020, 11:45

    https://usforthem.co.uk/open-letter-from-health-professionals-and-scientists-to-the-prime-minister

    ResponderEliminar

  16. - Lejanía del papel …. claridad de los confines …. y de la derrotas …

    “He ahí, todos los días, mi esperanza,
    de rodillas, pidiendo por su vida.
    Yo he trazado los planos de esta cárcel
    y he levantado sus enormes muros.
    Un monstruo de mil ojos la vigila,
    y yo veo a través de esos mil ojos
    los infinitos rostros de la culpa.
    Y me veo a mí mismo en una celda,
    veo mi yo incapaz y suplicante,
    más débil para el mundo que este otro
    que alza prisiones, pero igual de injusto.”

    `Los condenados´. Julio Martínez Mesanza en “Las trincheras”

    - … Y no era un móvil …

    “… «eres un bruto», pero me quieres… porque si no me quisieras podrías hacerme muchísimo daño con ese teléfono que tienes en la mano… es un arma terrible… Puede matar a cualquiera sin dejar la menor señal… (…)”

    Jean Cocteau. “La voz humana”

    - “Confines” en Basauri…

    “Entre barrotes,
    nadie se hace mejor.
    No es el propósito.

    Barren artean
    ez da inor hobetzen.
    Ez da xedea.

    La meta es
    separarte del mundo.
    Eso lo logran.

    Helburua da
    mundutik bakartzea.
    Hori lortzen da.

    Allá estás fuera
    de tiempo y lugar.
    Fuera la vida.

    Han kanpo zaude
    tokiz eta denboraz.
    Bizitzaz landa.”

    `Haikus de la cárcel´. Kirmen Uribe en “17 segundos”


    - Emocionante … sólo lo íntimo … ausencia del extremo …

    “Para el tiempo que aún reste,
    y para el cuándo que quizá le siga,
    quiero pedir, y sueño,
    que en los dominios de mi corazón
    ni la ortiga ni el cardo
    encuentren la aridez donde agarrarse;
    que el ánimo, las manos, las palabras
    no se me tiznen nunca gravemente,
    o por un tiempo largo, de miseria;
    que haya amor en mi pecho
    y que, al sentirlo, todo tiemble en mí
    como hoja verde que estremece el aire;
    que todavía logren mis oídos
    escuchar las canciones de la vida,
    y que mi propio canto
    -cobijo siempre para mí y consuelo-
    se avenga alguna vez a acompañarme;
    que después del crepúsculo,
    ya en el silencio de una inmensa noche
    y de su soledad irremediable,
    consiga yo por fin desentrañar
    la oscuridad cerrada.
    Y que mis ojos miren con asombro
    cómo despunta luego, tierna y lenta,
    la luz del alba.”

    `Plegaria en un cumpleaños´. En “La rama verde” de Eloy Sánchez Rosillo

    - … Diez cañones …

    “El barrio ruidoso del Taxim, en lo más alto de Pera; equipos y modas europeas chocando con las moda y equipos de Oriente; un calor extraordinario, un sol abrasador; un viento ardiente que levanta el polvo y las hojas amarillas de agosto; olor de mirtos; el clamoreo de los vendedores de fruta, las calles obstruidas por cestas de uvas y montones de sandías… He aquí las imágenes que han grabado profundamente en mi memoria los primeros momentos de mi estancia en Constantinopla.”

    Pierre Loti. “Aziyadé”

    ResponderEliminar
  17. - Sostiene Balzac … :

    “VIERNES 26 DE OCTUBRE DE 1934. OVIEDO
    ‘Quince días de guerra bajo la enseña roja’ y ‘Manelín el ferroviario’, símbolo de la tragedia asturiana, son los dos primeros reportajes que Sirval envió a Madrid para su distribución a los periódicos interesados. Además adelantó que ya tenía tema para un tercer trabajo.
    Eran informaciones confidenciales que aún debía contrastar. La gravedad de los sucesos hacía imprescindible la precaución; ni siquiera la búsqueda de la verdad era más importante. Necesitaba tener alguna declaración o interviú de testigos que ratificaran los hechos de la sobrecogedora y espeluznante crónica que le tenía en vilo. Sin constatar, no había noticia, solo rumores. Durante horas rondó por Oviedo y preguntó a cuanto soldado del Tercio vislumbró ocioso por las calles. Alguno accedería, conocería los hechos y querría contarlos, convirtiéndose en la imprescindible fuente informativa, detallada y fiable. Él, a cambio, garantizaba la reserva de las confidencias con el secreto profesional prometido. Tuvo que ir acercándose, con el consiguiente peligro, a donde estaba acantonada una de las banderas de ese cuerpo expedicionario. Los alrededores del Cuartel Pelayo exhalaban un hediondo olor a muerte, a tiroteo, a cuadrillas de soldados sucios, a urinario público, a sangre; un espantoso tufo a macho cabrío que no era por culpa de la mascota de aquellos feroces y brutales mercenarios acuartelados. Se decía que en su interior habían fusilado a decenas de insurrectos astures sin juicio ni justificación suficiente.
    Al cabo de errar casi todo el día, empezó a pensar que acometía un asunto sin solución, un empeño más difícil de lo que había supuesto en un primer momento: buscar la famosa aguja del refrán en el pajar de Asturias. La mayoría de los legionarios a los que se dirigió le miraron de forma severa, despectivamente, como al loco que pregunta por la catedral en la misma plaza de Alfonso II. Por fin, a primera hora de la tarde, consiguió el testimonio de tres soldados alistados en el Tercio presentes en el suceso que investigaba, confirmándole el asesinato de una muchacha en las afueras de Oviedo: los hechos habían ocurrido dos semanas antes, exactamente el día 13 de octubre, en San Pedro de los Arcos. Al fin lo tenía. Un oficial de la tercera bandera de la Legión Extranjera, el teniente búlgaro Ivanoff, asesinó a sangre fría a Aida de la Fuente, una joven de 19 años que se convertiría a los pocos días en un mito, en la nueva heroína de la resistencia minera, en una insólita ‘Agustina de Aragón’ ovetense, en una de las hadas benéficas del imaginario popular asturiano, una flor pura segada en su juventud.”

    Juan Manuel Alcalá Perálvarez. “Las muecas de los días”

    ResponderEliminar
  18. - Cercanía de las fuentes … Y sin embargo no estamos en 1933 …

    “Después de 1933 se habían constituido con bastante rapidez diversos ambientes que se mantenían alejados unos de otros, rivalizaban entre sí y se desdeñaban. Alrededor de cada nuevo dignatario se formaba enseguida un estrecho círculo de personas que parecían sentir una mezcla de desagrado y desprecio hacia los otros grupos. Así, Himmler trataba casi exclusivamente con su séquito de las SS, donde contaba con una veneración sin reservas. Göring tenía a su alrededor una horda de incondicionales, constituida por sus familiares más próximos y sus más estrechos colaboradores y asistentes. Goebbels se sentía a sus anchas rodeado de admiradores procedentes del campo de la literatura y del cine. Hess se mantenía ocupado con los problemas de la medicina homeopática, era aficionado a la música de cámara y tenía conocidos excéntricos, aunque interesantes.
    Como intelectual, Goebbels miraba por encima del hombro a los incultos pequeñoburgueses de los grupos dirigentes de Múnich, quienes, a su vez, se mofaban de las ambiciones literarias del vanidoso doctor. Por su parte, Göring no consideraba que estuvieran a su altura ni los pequeñoburgueses de Múnich ni Goebbels, por lo que evitaba toda relación social con ellos, mientras que Himmler, debido a las ideas elitistas de las SS, que se traslucían en su predilección por los hijos de príncipes y condes, se consideraba muy por encima de todos los demás. Al fin y al cabo, también Hitler tenía un entorno de íntimos que iba con él a todas partes y que siempre estaba compuesto por las mismas personas: chóferes, fotógrafo, piloto y secretarios.”

    Albert Speer.” Memorias”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosas citas. Forman una perfecta antología que admite lectura independiente. Muchas gracias, Ángel.

      Eliminar
  19. Echo de menos una campaña, sobre todo en televisión, en la que se aconseje a la población exigirse mayor prudencia frente a la plaga. Creo que sería eficaz, aunque desde luego procurando no recrearse en las imágenes dramáticas de las campañas lanzadas por Tráfico.
    La televisión, por su potente capacidad para infiltrarse en los hogares, suele ser un medio incomprensiblemente infrautilizado. Yo la aprovecharía, por ejemplo, para mejorar el espíritu cívico de los españoles. Entre otras cosas recomendaría evitar el ruido que tanta calidad de vida disminuye. La gente utiliza el móvil en los espacios públicos vociferando irrespetuosamente. Y resulta que semejante incomodidad la soportamos para poder hacer nosotros lo mismo. Muy español esa indeseable tendencia al empate.

    ResponderEliminar
  20. En el segundo apartado, de acuerdo por completo. En el primero, no me imagino que se pueda aterrar más a la población, que no solo sigue todas las recomendaciones, sino que las exagera hasta poner en riesgo su salud física y mental (y hablo del 99% de población, siempre habrá excepciones, pero esas son inevitables).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice usted, aterrar, pero, si se fija en mi comentario, precisamente he sugerido que la campaña no resulte tan desagradable como la de Tráfico. Creo que con los magníficos creativos publicitarios que tenemos, se podrían lanzar eslóganes e imágenes de fuerza expresiva disuasoria. Pero debe ser que estoy equivocado, porque ningún partido lo propone.
      En cuanto a las recomendaciones cívicas, le cuento a Martín la siguiente anécdota: como usuario habitual de los autobuses madrileños, harto de soportar la mala educación de los viciosos del móvil, escribí una carta a la Empresa Municipal de Transportes para sugerir que, a través de los displays de que disponen todos los autobuses, se lanzarán advertencias a los pasajeros ruidosos para no molestar a quienes comparten viaje. Pero la respuesta aún la estoy esperando. Está claro, y preocupa, que ningún partido político está dispuesto a recordar a los españoles que somos europeos. Por lo visto, desconsiderar la capacidad perturbadora del ruido es para algunos una clara manifestación de libertad.

      Eliminar
  21. Andrés, las citas que haces son perfectas.sobre todo la de Juan Manuel Alcaraz.
    Sirval deambulaba por un Oviedo recién liberado. Pero con las heridas abiertas.Preguntar a todo legionario ocioso sobre qué había ocurrido en San Pedro de Los Arcos, no sólo era peligroso, sino inútil para dar con la "verdad".
    Respecto a la cita de Speers también es muy procedente. Legionarios y regulares no tenían precisamente una buena relación.
    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  22. Don Víctor Menéndez sigue erre que erre. Que un periodista pregunte para informar correctamente sobre lo que ha pasado es "inútil para dar con la verdad" y si le pegan cuatro tiros (fueron más) porque alguien respondió a sus preguntas, pues bien merecido se los tenía.
    ¿Tan difícil, Víctor, resulta decir "he metido la pata" y pasar a hablar de otra cosa? Te recuerdo que los magistrados que dictaminaron que el asesino había cometido solo una imprudencia y le condenaron a unos pocos meses de cárcel, más tarde serían acusados de prevaricación por el fiscal de la República y condenados dos de ellos (el otro había puesto un voto particular al no estar de acuerdo con la sentencia). Aquí no se trata de juzgar a la Revolución de Octubre ni a la Legión, sino el asesinato de un periodista cometido por legionarios, algo muy distinto.

    ResponderEliminar
  23. Pues cambiemos de tema. No podemos cambiar de país, cambiemos de tema, que decía Joyce.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Qué estúpida ironía, qué humor palurdo y desgraciado el de ciertos ignorantes prepotentes, mientras en torno suyo muere la gente a causa de aquello sobre lo que frivolizan... Egoístas rutinarios que pasean sus neuras con una impudicia sonrojante y que, como Nerón, creen que cantan bien porque nunca falta algún adulador que piensa que gana algo siéndolo.

    ResponderEliminar
  25. Petronio, Petronio, que uno está perdiendo la paciencia. Indícame quién muere porque alguien compre zapatos o tome un dafé en una terraza o vaya al cine, todo ello con aforo limitado, mascarilla, geles y todas las medidas de seguridad. Esas actividades están prohibidas en Asturias. Defender esa prohibición no cabe en ninguna cabeza que razone mínimamente. Y culpar de los muertos a quien pasea solo por una calle vacía sin mascarilla es una majadera ofensa que algunos no estamos dispuestos a aceptar, ni a los que callan su nombre ni a los que ocupan cargos politico-sanitarios.
    Se nota que mi paciencia con la dañina estupidez está llegando al máximo. No frivolizo: acuso.
    (Por supuesto, defiendo todas las medidas que se tomen para contener la enfermedad si tienen que ver con la contención de la enfermedad: prohibir salir de Oviedo no la tiene).
    Y me aterra que a tanta gente el miedo le haga tragar cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  26. Desde aquel ridiculizado Ricardo de la Cierva, hasta los actuales Santiago Abascal & Co, pasando por el fenómeno Pío Moa (hoy ya un poco eclipsado) no han dejado de proliferar ejemplares de lo que se suele llamar "revisionismo" de la Guerra Civil y del franquismo; de revisionismo nada, porque no revisan. Mixtifican y falsean, luego son simplemente falseadores, de los que tenemos reciente ejemplo en un tal Ortega Smith, autor de vomitivas declaraciones sobre las llamadas Trece Rosas. Moa se declaraba franquista porque Franco impidió la violenta revolución socialista. Las pocas muertes hipotéticas de la República continuada son para Moa mucho más graves que las innúmeras y crueles muertes reales del franquismo, a puro paredón o mediante juicio-farsa. Y no es que "interpreten" de otra manera. Falsificar incluso las fuentes no es problema para estos historiadores-cuentistas. Necesitan hacerlo no sólo para justificar y defender su ideología, sino por algo de mucho más peso y necesidad: LA EXCULPACIÓN, desean quedar exculpados, ellos y sus padrinos ideológicos, del Holocausto al que llevaron al País.
    Pero no van a cambiar la historia, es prácticamente imposible que lo consigan por una razón de masas y de número. Las víctimas fueron millares y los verdugos sólo decenas o cientos de señalados criminales. Hay mucha descendencia de asesinados, son muchas cabezas para guardar el recuerdo indefinidamente, muchas bocas para contarlo y mucha sangre en marcha para defender la verdad de lo que les hicieron y mantenerlo en pie. No lo van a conseguir por mucho que se les vayan incorporando (por ignorancia, por desinformación o por mala leche) monaguillos y alevines de última hora, sin rigor y sin datos, como este lamentable Víctor, campeón de la confusión y del embrollo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo era pequeño, a los que se creían a pie juntillas las versiones de los tendenciosos se les llamaba panolis o papanatas. Leyéndola a usted, no soy capaz de integrarla en ese grupo, sino en de los iluminados que se acuestan sin rezar el padrenuestro porque al despertarse saben que seguirán correteando por el cielo, con los angelitos que en el verano del 36 apiolaron a diez mil inocentes por el simple hecho de pertenecer a la clase media conservadora. Esto se lo oí una vez al citado Ortega y lo aprendí para siempre. No hay como beber en las fuentes de la verdad para transitar por la vida. Mire, se me acaba de ocurrir una variante al masculino papanatas: mamanatas.

      Eliminar
    2. Versiones nada tendenciosas para panolis que beben en las fuentes11 de noviembre de 2020, 12:58

      “Hay que ir a un Estado nuevo, y para ello se imponen deberes y sacrificios.¡Qué importa que nos cueste hasta derramar sangre! Para eso nada de contubernios. No necesitamos el poder con contubernios de nadie. Necesitamos el poder íntegro y eso es lo que pedimos. Entretanto no iremos al Gobierno en colaboración con nadie. Para realizar este ideal no vamos a detenernos en formas arcaicas. La democracia no es para nosotros un fin, sino un medio para ir a la conquista de un Estado nuevo. Llegado el momento, el Parlamento o se somete o le hacemos desaparecer.”

      Jose Mª Gil Robles, ese paladín de “la clase media conservadora”, octubre de 1933.

      Eliminar
  27. Ayer, en Oviedo, un hombre de 81 años se suicidó, arrojándose desde la Losa (hay bastante altura) de cabeza.
    Parece un suceso menor, algo que leemos en la prensa, y pasamos página.
    Sin embargo, pongámonos en su piel. Quizá estaba viudo, soltero...no tenía familiares y si dolor.
    Quizás el único entretenimiento que le quedaba era tomar una pinta de vino en un bar, hablar con un conocido, ver el partido de fútbol...
    Ni Huxley ni Orwell podían imaginar tal pesadilla, los geriátricos convertidos en cámaras de incineración.
    Y además nos aguarda un Ministerio de la Verdad.

    ResponderEliminar
  28. Esta vez tengo que darte toda la razón, Víctor. Los muertos, aunque sean por maltrato o por desatención, siempre que no sean por coronavirus, le importan poco a nuestros políticos tan preocupados por la salud.

    ResponderEliminar
  29. Pues todo eso se lo han arrebatado. Incluso el paseo diario.

    ResponderEliminar
  30. No voy a comentar el discurso de Marian Cillero. Bien sabido, bien aprendido.
    Camarada, no se de qué historiadores me hablas.
    De todas formas, eso se llama demagogia.
    De eso sabía mucho Azaña y Largo Caballero, por citar a los más notables.
    Te respondo porque me has citado.
    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A día de hoy, el franquismo ha quedado como el c***, igual que Azaña con esa imprudente chulería de «España ha dejado de ser católica» o Alfonsito 13 escurriendo el bulto. “Políticos” de salón.

      Eliminar
    2. Respuesta muy pero que muy flojita, María. De penitencia le pongo que se maquille un poco mejor y se tiña la cana brava

      Eliminar
    3. La treta párvula de llamar "demagogia" a lo que dice el adversario, y creerse que se ha demostrado algo está ya muy caducada. Hay que decirles a los falsificadores: Mire, lo que importa no es si se trata de demagogia. Lo que importa es si es verdadero o falso. Ahí es donde se hunde el mixtificador.

      Eliminar
    4. La grosería que le dice el ultramontano ( y machista) Felgueroso a María, ¿no merece la sanción de JLGM, tan diligente para criticar otros " desmanes" de menor voltaje?

      Eliminar
    5. No hay grosería alguna, previamente María se despachó a gusto descalificando a quien no comulga con su estrecho ideario. No se debe utilizar un blog para insultar, y menos para decir tonterías afectadas por el maniqueísmo ramplón. Lo asombroso es que usted se escandalice y hasta pida penalti, con lo insolente y maleducado que es. Si mi inofensiva ironía fuera dirigida a una militante de derechas, usted lo celebraría alborozado, así que compórtese como un adulto y no como un jovenzuelo revolucionario de salón. De adjetivos como machista y fascista suelen abusar los autodidactas que prenden encontrar en la Cuesta de Moyano la forma de desprenderse de su ignorancia supina.

      Eliminar
    6. F, espabila y déjate de clichés baratos.

      Eliminar
  31. Totalmente de acuerdo con Manuel en lo de usar la tele para reeducar contra el ruido. Aunque con esto de la COBI yo noto más apocamiento. Yo lo he aprovechado a mi favor, instando: “¿Y si todos hiciéramos lo mismo?”

    ResponderEliminar
  32. A ver si administras mejor el lápiz censor, so arbitrario. Se te habrán pegado los resabios de Vocento...

    ResponderEliminar
  33. Volviendo a la pandemia. Las restricciones no dan resultado. El récord de contagiados y de clientes de la UCI sube día a día.
    Ya han tenido que habilitar espacios que no lo habían hecho durante la primera ola, poner a dentistas de enfermeros, etc.
    La vacuna que prometen no se la creen ni ellos.
    Un consejo, amigos, salir lo menos posible. No tratar con nadie. Ir a sitios solitarios, donde poder respirar.
    Esto va en serio.

    ResponderEliminar
  34. No es inofensiva, Felgueroso, porque ofende; tanto que ya le había enviado por este conducto una esquelita afeándole esa bravuconería montaraz (que ya conocíamos, que no solo F es adicto al guiñol y a las sombras chinescas) y que en esta ocasión ejerce sobre María, en unos términos que le retratan y que nada le favorecen. Esquelita que extrañamente -aunque pudiera ser porque le llamaba sinvergüenza y eso debe de estar mal- se perdió en la blogosfera, y que quedó inédita. Como suelo lidiar a primera sangre, no voy a repetir el correctivo que le hacía..., pero intuirá que no eran precisamente flores: si acaso flores a María.
    PS.- En la Cuesta de Moyano estar estuve: una vez detrás de un mostrador; en el escaparate puede que innúneras. Por si fuera embeleco, tómese Felgueroso la molestia de averiguarlo. Si le place.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy interesadísimo en descubrir esos escaparates de las librerias de Moyano. Estuve por allí el mismo lunes y no los vi. Volveré en cuanto pueda para comprobar si los escaparates son de cristal o es simple cuestión de aire interpuesto se. A quién si vi fue a Bibiana Fernández, otra autodidacta de Sálvame. Pero, oiga, señora muy respetable, faltaría más.

      Eliminar
    2. "Para hallar es menester saber buscar".
      (San Acisclo de Focea)

      Eliminar
  35. Para no ser usted diletante comete demasiadas tropelías con las tildes: ese "A quién si vi"...". Claro que le queda el manido recurso de echar la culpa al celular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente, F, siempre escribo en el celular y deprisa, para las novelas uso un ordenador igual de barato que mi Xiaomi.
      Por cierto, Bibiana es igual de alta y varonil que yo, no se puede usted imaginar qué tamaño de manos. La descubrí ojeando un libro del 23f, ya sabe, aquel episodio en el que el mejor embajador dió primero un paso adelante y dos atrás para salvar la democracia. Luego aprendió a ser comisionista, putero ya lo era hacía tiempo. Al volver al paseo del Prado, en busca del 27, reconozco la envidia que me habia producido saber su tórrida relación con Bárbara Monarca. Quién sabe si también Bibi le calentó la cama.

      Eliminar
  36. Qué cosa, Felgueroso..., yo también tomo el 27, que me deja en la Glorieta de Emilio Catelar (republicano de pro). Malicio que usted se apeará en Colón..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apeo un poco más arriba del Bernabéu, zona tan facha como la de Colón, en cuyas proximidades habita el ínclito Trapiello.

      Eliminar