sábado, 19 de septiembre de 2020

Después y todavía: El mercader de vísceras

 

Sábado, 12 de septiembre MEJOR ME CALLO

             En toda vida, incluso en una vida tan aburridamente previsible como la mía, hay algún secreto que nos avergüenza y que daríamos cualquier cosa porque no saliera a la luz. Hace unos días celebraba el cumpleaños de una amiga en una terraza cuando uno de los transeúntes se detuvo ante mí, blandió un dedo amenazador y gritó: “García Martín, como vuelvas a mencionar mi nombre, te rompo la cara a hostias. Ni Graciano ni nada, como vuelvas a mencionar mi nombre, te rompo la cara a hostias”. Los ocupantes de las mesas vecinas comenzaron a mirar extrañados, la camarera cogió el teléfono, quizá para llamar a la policía. Yo me limité a decir: “No se preocupe usted que eso ni ha ocurrido ni ocurrirá”. A poco el exaltado siguió su camino. Los cuatro ocupantes de la mesa nos miramos extrañados sin saber si había sido realidad o una pintoresca alucinación compartida. "¿No has tenido miedo, Martín?", me dijo Marcos. "Mira cómo tiemblo", le respondí. Y levanté la taza, llena hasta el borde, y bebí un trago sin derramar ni una gota. Solo una vez tuve una pelea a puñetazos, como en las películas. Fue hace bastantes años y esa tarde recordé de pronto todos los detalles. Por un momento, pensé contarlo a mis amigos, pero finalmente no dije nada. Lo que uno no quiere que nadie sepa mejor no decírselo a nadie. Ocurrió allá por 1974, en una de los agujeros negros de mi monótona biografía. Tras el recuento en el patio, subíamos por las estrechas escaleras de la séptima galería, en fila india, cada uno a su chamizo. Un tipo mal encarado, que venía tras de mí, me dio un empujón y dijo: “Quítate de delante, comunista de mierda”. Me di la vuelta y a punto estuvimos de llegar a las manos. “Aquí no, si no queréis pasaros quince días en celdas, mañana en el tigre a primera hora”, dijeron los buenos samaritanos que nos separaron.  Pasé la noche como el personaje de “El sur”, el cuento de Borges, sabiendo que llevaba todas las de perder en aquel enfrentamiento, pero que no podía echarme atrás si quería seguir siendo respetado en aquella jungla regida por sus propias leyes. Un alma caritativa me habló del individuo al que debería enfrentarme: “Está medio loco, dicen que en un atraco mató a un guardia civil”. No podía echarme atrás, aunque estaba muerto de miedo. Lo disimulé como pude. Cuando tras el desayuno nos desparramamos por el patio, me dirigí hacia el corredor de la muerte, quiero decir hacia el “tigre”, hacia los servicios, el único lugar donde nunca asomaba ningún funcionario, seguido de unos cuantos curiosos. Mi contrincante llegó poco después, solo. Yo le esperaba aparentemente tranquilo (siempre he sabido disimular bien mis emociones). Se formó un corro alrededor. Un amigo de los que en pocos días se hacen en situaciones extremas me pidió que le pasara las gafas. Iba a quitármelas, pero no llegué a hacerlo. Un tremendo puñetazo, que afortunadamente acerté en gran parte a esquivar (siempre he tenido buenos reflejos, contra lo que pudiera parecer) las arrojó por los aires. Afortunadamente, alguien las recogió antes de que llegaran al suelo y se rompieran. Yo me lancé contra el agresor, pero ni siquiera llegué a tocarle. Entre nosotros se interpusieron varios de los presos. Al parecer en aquella jungla que era la séptima galería de Carabanchel también regían ciertas normas. Y una de ellas era que, en una pelea acordada para resolver ciertas diferencias, había que aguardar a que se diera la señal del comienzo y, además, no se podía golpear a alguien con gafas. Debía esperarse a que se las quitara. El caso es que, tras aquel combate, en el que yo podía haber acabado bastante maltrecho, aumentó el prestigio que ya tenía –mi acusación era la más grave de todas-- y siempre paseaba acompañado de algunos voluntarios guardaespaldas, a los que invitaba cuando tratábamos de completar la pobre dieta alimenticia en la cantina, por si el loco insultante, que alguna vez me amenazó de lejos, tenía la tentación de volver a intentarlo. Pero estas son viejas y aburridas batallitas que mejor no contarle a nadie.

 Domingo, 13 de septiembre LA VERDAD DE LAS MENTIRAS

Compro Sucedió en la URSS en el mercadillo del Campillín. Me llaman la atención los dos nombres que figuran en primer lugar y en letra destacada entre los autores: André Gide y Ángel Pestaña. ¿Qué tendrán en común el escritor francés y el anarquista español? En seguida lo adivino: los dos viajaron a la Unión Soviética y a ninguno le gustó lo que pudo ver o entrever. Otros testimonios (“Un danés en la URSS”, “Una rumana en la URSS”, “Un norteamericano en la URSS”) completan el volumen, editado en 1945 y al que pone epílogo un delirante alegato anticomunista de Mauricio Karl. Cuando apareció, muchos lo considerarían un panfleto. Hace años que sabemos de sobra que en la propaganda anticomunista –por mucho de detrás anduviera la CIA-- había más verdad que en la comunista, al menos en lo que se refiere a las condiciones de vida en la Unión Soviética y países allegados. Mentiría si dijera que yo nunca fui engañado, pero mi paraíso en los años de la dictadura nunca fue la Rusia de Brézhnev, sino Francia, donde todavía en 1976 o 1977 se compraban libros que debían entrar clandestinamente en España, o Italia, que cambiaba de gobierno casi cada mes, con todas sus luces y sus sombras.

Lunes, 14 de septiembre ANOTACIONES

No sé si nunca he sido niño o si nunca he dejado de serlo.

            No soporto vivir solo y no sé vivir de otra manera.

            Si hablas bien del amor, es que lo has probado poco.

Martes, 15 de septiembre IRSE PREPARANDO 

Los admiradores tienen fecha de caducidad, como los yogures, y con frecuencia mucho más próxima. ¿A cuánta gente, que ahora me interesa poco o nada, admiré yo un tiempo? De las devociones juveniles, Aleixandre fue el primero en dejar de interesarme. Varias veces he intentado volver a él, pero me sigue pareciendo palabrero y falso. Curiosamente, me sigo sabiendo de memoria uno de los pocos sonetos que escribió: “Pensamiento apagado, alma sombría, / ¿quién aquí tú que largamente beso, / alma o bulto sin luz o letal hueso / que inmóvil consumió la fiebre mía?”.  Poco después de Aleixandre, cayó Bousoño, primero el de las vacuas elucubraciones teóricas que siguieron a Teoría de la expresión poética y luego el poeta de Las monedas contra la losa, un libro que leía con entusiasmo en años setenta. A veces, para mantener la admiración por un poeta, lo mejor es no releerlo. Es lo que me pasa con Francisco Brines. Si así me comporto yo, con total irreverencia, ¿cómo va a sorprenderme que otros hagan lo mismo conmigo? Lo malo es cuando los admiradores que se pierden, como los cabellos que se caen, no son sustituidos por otros. Conviene irse preparando.

Miércoles, 16 de septiembre MALA COSA

Mala cosa que no te queden amigos, pero peor todavía que no te queden enemigos. Es entonces cuando te das cuenta de que ya es como si no estuvieras sobre la tierra.

Viernes, 18 de septiembre DE FERIA EN FERIA

Más de una vez, y no siempre involuntariamente, he sido cruel. Recuerdo siempre con pesar que llamé “mercader de vísceras” a un excelente poeta. Había coincidido con él en una lectura. Se levantó de la mesa y, adelantándose como si estuviera en un escenario, recitó sin ahorrar efectos patéticos algunos de los poemas que hablaban de un penoso asunto familiar. Arrancó lágrimas y muchos aplausos. El dolor personal se hace poesía, confidencia susurrada a los lectores, pero no puede convertirse en espectáculo. Ángel González decía que sus poemas más íntimos era incapaz de leerlos en voz alta. A mí me pasa lo mismo. Pero a veces, incluso al dejar solo sugerido mi dolor sobre el papel, al alcance solo de un puñado de confidenciales lectores, me siento como el mendigo que muestra sus llagas para obtener más limosnas. O como quien convierte en oficio exhibir su monstruosidad –vean, vean al hombre elefante-- de feria en feria, o de libro en libro.



 

 

54 comentarios:

  1. I. Si el agente de los improperios es escritor, erró su “vocación”: cura o boxeador. Un paseíto por Villarta de los Montes le bastaría para “acertar” con “propiedad”.

    II. Hoy, Carabanchel es “lugar de memoria”. Y uno, ya viejo, quisiera comprender la injusticia implacable e irreversible del aserto.

    III. Dice Gide: “¿Qué hace esta gente, delante de esta tienda? Hace cola; una cola que llega hasta la calle siguiente. Hay aquí entre dos y trescientas personas, muy tranquilas, pacientes, expectantes. Todavía es muy temprano; la tienda no ha abierto sus puertas. Tres cuartos de hora más tarde, vuelvo a pasar: la misma muchedumbre aún sigue ahí. Me extraño: ¿de qué sirve llegar antes?, ¿qué se consigue con eso?
    —¿Cómo que qué se consigue?… Los primeros son los únicos servidos.
    Me explican entonces que los periódicos han anunciado una importante llegada de… no sé qué (me parece que ese día se trataba de cojines). Tal vez hay cuatrocientos o quinientos objetos, para los cuales se presentarán ochocientos, mil o mil quinientos aspirantes. Mucho antes de la noche, no quedará ni uno. Tan grandes son las necesidades y tan numeroso el público que la demanda, por largo tiempo aún, superará la oferta y la superará con creces. No se consigue dar abasto.”

    IV. Dice Pestaña: “La realidad, pues, era bien desfavorable para el Estado bolchevique. Si dueño y amo absoluto de todo; único comprador y vendedor; en sus manos cuantos medios de circulación y cambio de productos puede poseer un país, no era capaz de entregar a cada individuo sino el veinticinco por ciento de lo que necesitaba, mientras que a través de todos los obstáculos que el Estado ponía al individuo, lograba éste procurarse con sus recursos el doble de lo que aquél le entregaba, ¿no nos enseña esto y nos dice claramente sobre la incapacidad del Estado muchísimo más que todas las fantasías de la literatura bolchevique defendiéndolo?”

    V. Adular y alabar es fácil, destacar imperfecciones con argumentos requiere esfuerzo. También es cierto que las relecturas pueden variar las percepciones. Recordemos que Brines dedica “Palabras a la oscuridad” a Aleixandre y, dentro de este libro, “Relato superviviente” a Bousoño. Otras cuestiones, por ejemplo, que Ruth considerase abyecta la difusión del “Carlitines” de Vicente, supongo que son anecdóticas.

    VI. Vives y Moro, Montaigne y La Boétie: amistades en tiempos difíciles o extremas. Ford Madox Ford nos refiere: “Siempre detesté a Wilde intensamente, ligeramente como escritor e intensamente como ser humano. Sin duda que de joven fue hermoso, frágil e iluminado. Pero cuando yo lo conocí era pesado y obtuso. Sólo una vez le oí lanzar un aforismo. Él iba a la casa de mi abuelo con cierta regularidad en una época –cada sábado, diría yo–. Mi abuelo en ese entonces era conocido como el Abuelo de los Prerrafaelitas y Wilde pasaba por ser un poeta prerrafaelita.”

    VII. ¿Serían Eisenstein y Bacon “mercaderes de vísceras”?

    ResponderEliminar
  2. Víctor, sospecho que ya te has vuelto a equivocar de sitio. Hay que pensar lo que se dice y decir solo lo que resulte pertinente y adecuado. Borro tus comentarios. Disculpa.

    ResponderEliminar
  3. La historia de la pelea de Carabanchel ya la ha contado aquí:

    http://cafearcadia.blogspot.com/2010/11/al-otro-lado-vida-y-milagros.html

    No sé si se lo habrán dicho ya, pero hay con frecuencia en su prosa aforismos escondidos que son a veces mejores que los publicados como tales. Hoy, éste, por ejemplo: "A veces, para mantener la admiración por un poeta, lo mejor es no releerlo."

    ResponderEliminar
  4. Lo que uno no quiere contar es lo que siempre está contando. Y como no me releo nunca no sé si al contar la misma historia incurriré en contradicciones. Soy siempre fiel a mi memoria, pero la memoria es poco de fiar.

    ResponderEliminar
  5. Un episodio que yo no había leído y que ahora junto con el del canto de los etarras de celda en celda. Otra cosa, a mí me interesó también el relato de Víctor.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo creo que con Víctor estos comentarios siempre acaban degenerando en borrosas charlas de chigre o de grupos de WhatsApp.

    ResponderEliminar
  7. Bueno Martin. Yo ha comentado una agresión, que empiezas tu entrada con una de ellas. Por cierto, ya nos lo has contado hasta en verso, en "Tinta y papel".
    No tengo ningún interés en abundar en eso. Yo no soy un macarra. Nunca he vuelto por ese bar. Cuando vi al sujeto tendido en el suelo, la navaja la recogí yo y la tiré en la primera papelera, me fui preocupado, amargado, pensativo.

    ResponderEliminar
  8. Creo que después del borrado del primer comentario de Víctor no se entiende lo que sigue

    ResponderEliminar
  9. Pues yo creo que Victor no ha entendido lo que es un blog de literatura, lo confunde con un espacio de cotilleo personal, o con un consultorio sentimental, o con una terapia grupal. "Por consiguiente", creo que está borrado con mucho acierto.

    ResponderEliminar
  10. Nada, Benito, olvidemoslo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor,usted sobra en este blog,deje de dar la lata con sus chorradas neuróticas.

      Eliminar
    2. Indico brevemente que el firmante "Ander" comete suplantación de mi nombre. Ni creo yo que sea exactamente "sobrar" lo que sucede con Víctor.

      Eliminar
  11. Chuscas y chochas charlas, cháchara de chigre. Quizás de tres tristes chigres.

    No está hecho el chigre
    para el solemne tigre.
    Y si el tigre va al chigre
    no es a beber.
    Bebe en el sucio Ganges,
    engulle incinerados.
    Al chigre solo va
    por bocado exquisito
    de algún tierno asturiano
    del verde principado.
    Gozosamente,
    ansiosamente
    bien devorado.

    ResponderEliminar
  12. ¡Ahí va! Lo que hay que oír. Ahora yo también voy a hacer un excepcion, pues no suelo responder a necedades.
    Resulta que un "Ander" de pacotilla, y un pseudónimo orientalizante, responden, con más o menos indignación, a un comentario que el autor borró, y yo di por olvidado.
    ¿Por qué se ofenden tanto? Hable Ud. de literatura, falso "Ander".
    Pero este último detalle lo deja a Ud. totalmente retratado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de indignación, caro Víctor, respondo con pena y vergüenza a partes iguales. Haga la primera comunión y póngase el pantalón largo.

      Eliminar
  13. Ganas me dan de comentar el poema de Xin-Jia. Ya que es literatura.
    El primer verso es una aliteración que pocas veces hemos visto por su originalidad, me recuerda "en el silencio solo se escuchaba un susurro de abejas que sonaba"
    Pero aquí el autor Xin-Jia va más allá
    La aliteración se hace con el sonido "ch", lo que nos da una idea de masticar, como un chicle. Y se refiere a un tigre. ¡Que hallazgo!
    Además, que decir de:
    "No está el chigre
    Para el solemne tigre
    Y si el tigre va al chigre
    ...
    Estamos ante una nueva poética, una revolución.

    ...

    ResponderEliminar
  14. Disculpa Martin, por el analisis:
    "Bebe en el sucio Ganges
    engulle incinerados"
    Yo no he visto beber a ningún tigre en el Ganges.
    ¿Como vas a engullir incinerados? Son ceniza.
    Lo demás te lo paso, pero por aprobado justo.
    Quizá nos estemos volviendo viejos, amigo Martin

    ResponderEliminar
  15. Nadie es nadie para mandar a nadie a la calle, salvo Martín. La literatura tiene esos contrastes. Una pelea en la cárcel y una pelea en un chigre.Borges las hubiese puesto simultáneas en el tiempo, las gafas y el cuchillo.

    ResponderEliminar
  16. "Nadie es nadie para mandar a nadie". Viva el anarquismo.
    "Haga la primera comunión". Viva el nacional-catolicismo.
    "Bebe el tigre en el sucio Ganges". Kim de la India. Rudyard Kipling.
    "Estamos ante una nueva poética, una revolución". Revolución Cultural. Mao-Zedong, o Mao-Tse-Tung o Mao-Tse-Tsé, ay qué sueño.

    Cajón de sastre. De sastre que ya no ejerce. No hace trajes (Verbo traer?)

    ResponderEliminar
  17. Soneto SANGRE DE TORO, de Neruda. Se ha hallado una versión previa de este soneto, está en la Prensa de hoy. Me ha parecido muy hermosa esta invocación al vino.

    SANGRE DE TORO

    Robusto vino, tu familia ardiente
    no llevaba diademas ni diamantes:
    sangre y sudor pusieron en su frente
    una rosa de púrpura fragante.

    Se convirtió la rosa en toro urgente:
    la sangre se hizo vino navegante
    y el vino se hizo sangre diferente.
    Bebamos esta rosa, caminante.

    Vino de agricultura con abuelos,
    de manos maltratadas y queridas,
    toro con corazón de terciopelo.

    Tu cornada mortal nos da la vida
    y nos deja tendidos en el suelo
    respirando y cantando por la herida

    Pablo Neruda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo conocía o no lo recordaba. Ya tengo contraetiqueta para mi vino de este año. Vendimio el lunes. Gracias

      Eliminar
  18. El circo de Chagall se hunde en el lago Trasimeno. La reina del trapecio, Miss Obdulia Kensington, desciende hacia el fondo haciendo espirales, mientras un caballo enamorado en secreto sonríe el mal de todos. La luna acompaña y toca un scherzo, y la gallina clueca del hombre de las pesas interpreta un solo de bombo sobre un tobillo de la diva. Un lucio malhumorado tiene el detalle de regalar a Miss Obdulia un ramo de violetas. Por la parte de abajo ya se van ahogando las bailarinas.
    (Boceto para un cuadro de Chagall).

    Un rabino abre la rodilla de un viejo barbudo con un cuchillo kosher, sobre el tejado de una isba bielorrusa. El sufridor tiene entre los dientes una filacteria y por cabezal un rollo de la Torá. Acompaña la operación una cabra al violonchelo, que sirve a un tiempo a la boda de un jaredí de tirabuzones azules con una moza pelirroja. Todo a la luz de un cometa que pasa. El lucio ahora lee Pravda.

    (Tema para un cuadro de Magdalena Leroux).

    Un peletero judío, menudo de cuerpo y frente ensombrecida, desliza la cuchilla sobre la piel curtida de becerro. Hace una pausa y mira por un ventano del tabuco: la sierra de Gata. Entrega la última pelliza y el jueves, aparejado el carretón, partirá rumbo a Castelo Branco.
    Ay, ribazos del Ambroz, las nieves del Pinajarro, moza de Casas del Monte... 

    (A la atención de don Martín).

    Un buqué de dalia nigra, iberis amara y adelfa en un búcaro de cerámica dorada de Manises; un libro de poemas bereberes, un puñal en su tahalí, un vaso de agua, una monda de naranja, un pocillo de café de filete azul turquesa, la sombra proyectada de un velón..., todo sobre mantel de lino gris adamascado. Es el esquema de un cuadro para el comedor de mi dacha de verano. 

    (Este, a la atención de doña Miranda y Dilecto)

    ResponderEliminar
  19. La frase del libro de Kipling que más se asemeja a la aquí atribuida es:

    "Ya he bebido las aguas del Ganges hasta parecer hidrópico, y todo lo que logré fue una disentería, pero nada de fortaleza."

    ResponderEliminar
  20. "Ander"que te ondulen con la permanent,
    o que te has creído soy Victoria Kent,
    y si te sulfuras tomarlo con self"

    Comienza por Marcel Proust.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, muy bueno Víctor, según escribes te vas retratando. Albricias.Y todo sin cobrar,los asombrados espectadores se están divirtiendo horrores. Que el Guionista te regale mucha vida.

      Eliminar
  21. Bueno, el chotis de Celia Gamez no es exactamente así. Pero se entiende.

    ResponderEliminar
  22. Esto que "no es exactamente así" es de Las Leandras, una revistilla de poca monta que trata de Pichi, un chulo que castiga y flagela.
    O sea, Victor, una narrativa (como dicen ahora) de macarras maltratadores. Lo digo para que vigiles un poco las identificaciones que promueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Antonio, pero la revista tuvo un éxito tremendo en los primeros años de la Republica. Es tan descaradamente machista que no creo que nadie se la tome en serio, pero también es muy popular.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  23. Al hilo de lo que se lee, aquí y por las afueras...

    - “La meditación es una reflexión persistente, acompañada de deliberación, que prudentemente investiga la causa y el origen, el modo y la utilidad de cada cosa. La meditación tiene su punto de partida en la lectura, pero sin verse constreñida por sus reglas y preceptos, pues se complace en recorrer ciertos espacios abiertos donde concentra libremente su mirada penetrante en la contemplación de la verdad y logra captar a veces unas causas de las cosas, a veces otras, y en ocasiones, adentrarse en las profundidades sin dejar nada en la duda o en la oscuridad.”

    Hugo de San Víctor. “Didascalicon. Del arte de leer”

    - “Cuando era joven, Hugo se inició en la lectura monástica. Lo que hacía fundamentalmente era "escuchar" al libro. Escuchaba cuando leía para sí mismo, cuando recitaba los responsorios en el coro, cuando asistía a la lectura en la sala capitular. Hugo escribió un tratado sobre el arte de la lectura para gente que escucharía el sonido de las líneas. Pero compuso su libro al final de una época, y los que realmente utilizaron el Didascalicon durante los cuatro siglos siguientes ya no leían con la lengua y el oído. Fueron preparados con nuevos métodos: las figuras que aparecen en las páginas ya no son tanto para ellos detonantes de patrones sonoros, sino símbolos visuales de conceptos. Fueron alfabetizados más a la manera "escolástica" que a la manera "monástica". Ya no se acercaban al libro como a un viñedo, un jardín o el paisaje de una arriesgada peregrinación. El libro connotaba más bien para ellos el tesoro, la mina, el almacén: el texto escrutable.”

    Iván Illich. “En el viñedo del texto”

    - “Leer con humildad, es decir, con apertura, sin la estrechez del ego, sirve para –al menos-intentar entender las cosas que solamente nos son reveladas a través de la lectura, no importa la disciplina ni el tiempo, no importa si se trata de Montaigne, Bruno, Hofmannsthal o Mann.”

    Ramón Andrés. “Filosofía y consuelo de la música”

    - “Presumes que eres la ciencia
    y yo no lo entiendo así.
    Cómo siendo tú de ciencia
    no me has comprendío a mí”

    Soleá grabada en 1929 por Juanito Mojama. Recogida en Pastora Filigrana. ” El pueblo gitano contra el sistema mundo”

    - “Quando a patria que temos nâo a temos
    Perdida por silêncios e por renuncia
    Até a voz do mar se torna exilio
    E a luz que nos rodeia é como grades.”

    Sophia de Mello Breyner Andresen. Em “Livro sexto”

    “Cuando esta patria nuestra no es ya nuestra
    Perdida por renuncia y por silencio
    Hasta la voz del mar se torna exilio
    Y la luz que nos cerca es como rejas”

    Traducción de Carlos Clementson

    ResponderEliminar
  24. A los panegiristas del gran Predidente de la República que nos estamos perdiendo. .26 de septiembre de 2020, 11:23

    whatsapp://send?text=Urias, sobre Felipe VI: "Este hombre ha perdido ya todos los papeles" https://www.elnacional.cat/es/politica/urias-felipe-vi_541524_102.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De modo que a un periódico independentista le parece mal el rey de España, vaya por Dios. Y uno con estos pelos.

      Eliminar
  25. De Pérez Royo, notorio independentista27 de septiembre de 2020, 9:36

    https://www.eldiario.es/132_5f5941

    ResponderEliminar
  26. Bueno, con educacion y sin insultos. ¿Debemos eliminar la Presidencia del Gobierno porque la hayan ocupado Felipe Gonzalez, José M. Aznar, etc?
    En la Revolucion de octubre en Rusia, cuando la toma del poder por los bolcheviques Lenin, a propuesta de algunos consejeros y la presión internacional convocó elecciones unos meses después. Los bolcheviques perdieron por amplía mayoría frente a los liberales.
    ¿Cual fue la solución? No reconocer los resultados y sacarse de la chistera la "dictadura del proletariado".
    En Venezuela, modelo de Pablo Iglesias, sucede algo así.
    No me extiendo, prefiero un rey ladrón (Juan Carlos I) que una república bananera.

    ResponderEliminar
  27. Bueno, con educación y sin insultos, Víctor: deberías abstenerte de escribir en este lugar mientras no tengas la costumbre de pensar antes de hacerlo, aunque sea mínimamente.
    1/ Nadie habla de eliminar la jefatura del Estado, sino de evitar que sea hereditaria y que a un ladrón le suceda su hijo inevitablemente, sea ladrón o no.
    2/ Creo que la dictadura del proletariado se la sacaron de la dictadura antes de ninguna elección, pero eso es lo de menos. Lo que hay que criticar es que no se respeten los resultados de la elección a la jefatura del Estado (que no los respete Trump, por ejemplo), pero no que haya elecciones.
    3/ En Venezuela, el gobierno siempre ha respetado las elecciones, quienes no las han respetado han sido otros. Pero eso es indiferente para el asunto que aquí se trata.
    $/ Tus preferencias sobre un rey o un director de la guardia civil ladrón o un ministro o un presidente de comunidad ladrón (de todo hemos tenido en España) carecen del menor interés: con tu pan te comas esa afición a la delincuencia institucionalizada.
    Pero, por favor, líbranos de tus opiniones mientras sigas alérgico al pensamiento racional.

    ResponderEliminar
  28. Martin tranquilo, no te molesto más. Sin embargo, Lenin habló de "dictadura del proletariado" después de perder las elecciones.
    Hugo Chavez reformó la constitución de Venezuela para pader ser reelegido, contra el poder legislativo.
    En España, Lerroux y la CEDA ganan las elecciones de 1934, con las consecuencias que todos conocemos
    Donald Trump si ha ganado democráticamente, y tiene otro mandato.
    Con esto me despido.

    ResponderEliminar
  29. Haces bien en despedirte. ¿Qué elecciones perdió Lenin? La "dictadura del proletariado" forma parte de la doctrina comunista. Las constituciones pueden reformarse, todas lo han hecho. Chávez ganó la elecciones una y otra vez, incluso las que realizó a mitad de mandato (nadie más que él hizo elecciones revocatorias). En España, la derecha ganó las elecciones en el 33 y la izquierda en el 36. Donald Trump no tiene otro mandato, lo tendrá o no según el resultado electoral.
    Adiós, Víctor, y perdona, pero no nos hagas más perder el tiempo.

    ResponderEliminar
  30. No pierdes el tiempo ilustrandote un poco.
    1. ¿Que elecciones perdió Lenin? Pues las constituyentes de 1917, frente a los social revolucionarios de Kerenski, de ahí el slogan "todo el poder a los soviets".
    Cierto que la "dictadura del proletariado" ya la introduce Karl Marx, como pasó intermedio al socialismo real.
    Sucede esto a mediados del siglo XIX, cuando Marx, con conocimiento de causa, la contrapone a la "democracia burguesa", donde sólo votaban cuatro adinerados. Hasta la revolucion rusa pasan 70 años. Donde Lenin la justifica, no como paso intermedio sino como fin en sí mismo.
    2.Respecto a Venezuela, Chavez reforma la Constitucion, en su primer mandato, para perpetuarse en el poder y eliminar el poder legislativo, convirtiéndose en dictador.
    Amigo Martin, ¿no ganaba Franco sus plebiscitos?
    3. Salto la Republica, porque es bien conocida.
    4. Biden no gana ni en su pueblo
    Ya me callo. Un saludo

    ResponderEliminar
  31. No me toques a Chávez, Víctor, que llegó al poder democráticamente (tras un intento fracasado de golpe) y que ganó luego todas las elecciones, incluso las inventadas a mitad de mandato. Otros son los que intentan llegar al poder en Venezuela por medios no democráticos (aunque apoyados por países más o menos democráticos).
    Lenin no inventó lo de la "dictadura del proletariado" porque perdiera unas elecciones, ya era su lema. Y esa era la cuestión.
    Y de profecías no hablo: a ver qué pasa en Estados Unidos. Es lo bueno de la democracia, que no todo está atado y bien atado.
    En fin, parece que ya tratas de razonar un poco. Algo es algo.

    ResponderEliminar
  32. El problema, Martin, es cuando una república se convierte en régimen presidencialista, anulando el poder legislativo.
    Me viene a la memoria el caso de Salvador Allende, que (a causa de una nefasta Constitucion), bloqueaba todas las iniciativas legislativas de Frei.
    Prefiero un rey tonto. Que quieres que te diga.

    ResponderEliminar
  33. Qué confusión mental la tuya, Víctor, perdona que te diga. Una república puede ser presidencialista (como Francia) o no (como Italia), en ningún caso se anula el poder legislativo. En lo de Allende y Frey no entro, no tengo ni idea de si la constitución chilena era nefasta o no ni de a qué te refieres. Lo de "prefiero un rey tonto" me deja atónito. No sé qué querrás decir. ¿Qué prefieres un rey tonto a un rey listo? ¿Que lo prefieres a un presidente de la república tonto? ¿Que lo prefieres a uno listo? ¿Y también prefieres a un rey ladrón y que no tiene que rendir cuentas a nadie a un presidente de la república honesto y sujeto, como todo ciudadano, a la ley? ¡Pues vaya preferencias las tuyas, amigo!

    ResponderEliminar
  34. Pues te informo. Nacionalizazo las minas de cobre, que no eran suyas. Invento un "camino al socialismo", diferente a la cubana. Se enfrentó a los sindicatos, etc Todo eso desde la presidencia, el poder legislativo estaba en mejores manos.
    Pues algo parecido ha hecho Chavez, convocando unas elecciones para seguir en el poder. Si, gano, democráticamente.
    Nada mas

    ResponderEliminar
  35. Bueno, estamos hablando por hablar. En la Constitucion española que gozamos y sufrimos, el Título II, que trata de la monarquía esta blindado por el siguiente sistema.
    La propuesta de cambio del sistema, tendría que ser avalada por 2/3 de la cámara. Se disolverian las Cortes, se convocaran elecciones. Y las nuevas Cortes lo tendrían que aprobar por 2/3.
    No parece nada facil

    ResponderEliminar
  36. ¿Y quién ha dicho que fuera fácil, Víctor? Mientras no sea imposible...

    ResponderEliminar
  37. Bueno, un simple comentario. Pablo Iglesias estuvo hace poco en Lena (Asturias), sitio muy lejos de ser de derechas.
    Condeno. Lo insultaron delante de sus hijos en un restaurante. Le llamaron "rata", vete de aquí.
    No es una anécdota. Cae mal

    ResponderEliminar
  38. No se entiende este comentario de alguien que no da su nombre. Los sitios no son de derechas ni de izquierdas, sino las personas. En Lena, como en cualquier concejo asturiano, hay gente de derecha y de izquierdas. Quienes insultaron a Pablo Iglesias no importa si eran de derechas o de izquierdas. Eran simplemente mala gente. Lo de que "cae mal" es una tontería: le pasa lo que a Felipe VI o a José María Aznar, que cae muy bien a unos y muy mal a otro. Pero los que les insultan con cobardía y alevosía son gente desprecible.

    ResponderEliminar
  39. El comentario lo he hecho yo Martin. Pero lo que me sorprende (o no tanto), es la poca popularidad de Iglesias entre la izquierda tradicional, minería, siderurgia, etc.
    Lo tienen por un señorito de Madrid.
    Gaspar Llamazares ya dio la alarma.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  40. Ya no hay izquierda tradicional, Victor. Los mineros están todos jubilados gracias a los dineros de todos y un tal Fernández Villa acabó con el prestigio que tenían como sostén moral de la izquierda. Llamazares está fuera de la política, al menos de momento. No generalices sin fundamento.

    ResponderEliminar
  41. Eso es: el capo mafioso conseguidor cae mejor que el Coletas. Todo un argumento de autoridad, máxime viniendo de colectivos tan bien acomodados al cobra y no mires lo que hace quien te paga. O quien logra que te paguen.

    ResponderEliminar
  42. Tienes razón, Martin. El proletariado ya no existe, al menos aquí.
    Sin embargo, no veo mucho futuro a una izquierda freaky, con lesbianas, homosexuales, bisexuales, travestis, okupas, etc.

    ResponderEliminar
  43. El proletariado existe, aquí y otras partes. Lo que no existen son los heroicos mineros comandados por gente como Fernández Villa. Y en cuanto a los demás... estarías mejor calladito, Víctor. Lesbianas, homosexuales, heterosexuales y todas las variedades que se te ocurran los hay tanto en la izquierda como en la derecha, el ser humano nunca se ha ajustado a los esquemas que aprendiste con el catecismo.

    ResponderEliminar
  44. Anónimo, ¿quién es el capo conseguido?
    ¿Villa? ¿Acaso no lo sabíamos?
    Pues este señor pertenecía a la ejecutiva del PSOE, ponía y disponía de ptes, consejeros, alcaldes...
    Ahora todos nos rasgamos las vestiduras.
    Un amigo de Martin, y antiguo amigo mío, Antonio Masip, siempre lo justifico.
    Incluso Gabino de Lorenzo.
    Guardemos el cinismo

    ResponderEliminar
  45. Martin, amigo. Me prejuzgas, pero no razonas. Te contradices: si no existe la minería, la siderurgia, las empresas que dependían de ellas ¿dónde está el proletariado?
    Yo tengo un gran respeto a todos los colectivos que cite, estén en la drcha. o la izq.
    Lo de "mejor estabas calladito" me suena a un comentario de Aguirre a Ruiz Gallardon.

    ResponderEliminar
  46. El proletariado está en el paro o en ciertos trabajos que no dan para llegar a fin de mes.
    Lo de "mejor estabas calladito" se debe a que de vez en cuando dices cosas acertadas, pero en cuanto uno se descuida vuelves a las andadas.

    ResponderEliminar