sábado, 23 de mayo de 2020

Sin propósito de enmienda: Elogio de la mala hierba

Sábado, 16 de mayo
VOLVER Y BULOS

Después de más de dos meses, por fin puedo volver a Avilés. Dejé de vivir allí de manera permanente en 1982, pero desde entonces raro es el fin de semana que no he vuelto. Los soportales de Rivero y de Galiana, el esplendor primaveral del parque de Ferrera, el paseo de la ría, un café en una de las terrazas frente al Ayuntamiento… Un paseo solitario en el que tengo la impresión de los rincones de siempre se alegran de volver a verme y me acarician sin importarles las normas para evitar los contagios. 
Tras estos dos meses que han durado mucho más de dos meses, sienta bien una bocanada de felicidad.
            Felicidad del reencuentro, a la que se añade el misterio de un encuentro. Conozco por fin a Coral, mi primera sobrina nieta, que ayer cumplió un mes. Los bebés siempre me han fascinado, tan frágiles, tan exigentes, parecen seres de otra especie mejor que la nuestra.
            “Quien no ha conocido el Antiguo Régimen no sabe lo que es la dulzura de vivir”, afirmó Talleyrand. A mí me dan ganas de parafrasear esa frase, pensando en Coral y en los niños que nacen ahora: “Quien solo ha conocido la nueva normalidad no sabe lo que es la dulzura de vivir”.
            ¿Te dejarán ir a la escuela, querida Coral? ¿Te dejarán jugar con los otros niños? ¿Te pondrán mascarilla en cuanto pises la calle?
            De momento, me entero que el jefe del gobierno ha decidido pedir una nueva prórroga del estado de alarma, esta vez por un mes. “No querías caldo, pues toma tres tazas”, parece decirles a los de la cacerolada     
            Me cuentan que, como todo depende de lo que decidan los independentistas catalanes, ya le ha dicho a Gabriel Rufián que para conseguir su abstención está dispuesto a todo, hasta a ir a Waterloo a llevarle al president huido un ramo de rosas. Sospecho que será un bulo, que no llegará a tanto, entre otras cosas porque a los de ERC no se les ocurriría pedir tal cosa.
            Un bulo parece también lo que me cuentan de Adrián Barbón y las mascarillas. Como está empeñado en dejarse de contemplaciones y, si es preciso, poner un policía en cada portal para que nadie salga a la calle sin ellas, le dijeron que, al menos, para poder consumir en las cafeterías la gente tendría que quitárselas, o ponérselas y quitárselas a cada sorbo de cerveza. 
            ---¡Ya he pensado en eso! --parece que respondió--. Estamos experimentando un prototipo que evitará que los ciudadanos cometan la imprudencia de quitarse la mascarilla para comer o beber en un lugar público. Son unas mascarillas con un tubo flexible de material muy ligero que termina en un pequeño embudo. Se vierte por ahí el café o el licor y ya se puede consumir con todas las garantías sanitarias.
            Sospecho que se trata solo de un bulo para poner en ridículo a nuestro presidente, como si él solo no se pusiera ya bastante. ¡La de miles de muerte que hemos evitado –se vanagloria, y esto es rigurosamente cierto-- impidiendo que el rebaño se inmunice!



Domingo, 17 de mayo
ALERTA, LIBROS

Soleado domingo. Subo hasta el Fontán, paseo por la plaza vacía, compro el periódico y me siento a leerlo en la terraza del Dos de Azúcar. Por un momento, mientras leo, me parece que han vuelto los buenos días perdidos.
            Pero la realidad no deja que me olvide de que vivimos en el Reino de la Estupidez, como tituló Jorge de Sena uno de sus libros. Un noticia de media página nos informa de que los periódicos no transmiten el virus, que pueden compartirse con la familia, pasárselo un cliente a otro en la mesa del bar. La fuente parece ser la Organización Mundial de la Salud. Muy bien, por eso los periódicos, desde el comienzo del estado de alarma, se venden libremente no solo en los quioscos, también en los supermercados. ¡Ya podrían imprimirse los libros en papel de periódico!  Leo que, en las bibliotecas públicas, todavía cerradas pero abiertas ya para el servicio de préstamo, los libros devueltos han de pasar una cuarentena de dos semanas antes de poder volver a prestarse.
            No sé si es una ofensa al libro o un homenaje (bueno, de sobra sé que es una estupidez más de nuestras autoridades). Creo que fue Walt Whitman el que, a propósito de sus Hojas de hierba, dijo aquello de “quien toca este libro no toca un libro, toca un hombre”.    
            Nuestras beneméritas autoridades sanitarias –en qué manos estamos, Dios mío— parece que se lo han tomado al pie de la letra: quien toca un periódico toca tinta y papel, pero quien toca un libro toca a un ser humano, con el inmenso riesgo para la salud que eso implica.



Lunes, 18 de mayo
ME SUMO A LA PROTESTA

Al pasar por la plaza de Evaristo San Miguel, me encuentro a media docena de manifestantes envueltos en la bandera de España y a docena y media de policías en tres furgones rodeándolos a cierta distancia.
            No lo comento con nadie, para que no se enfaden mis amigos, pero lo que ellos hacen ahora, yo lo hago desde el principio, aunque mi cacerola sea de papel –pero papel del bueno, del que no contagia, no como el de los libros-- y se oiga poco.
            ----¡Estás con la extrema derecha!, se escandaliza José Luis Piquero. 
----En este punto, en el de la defensa de las libertades conculcadas gratuita y caprichosamente por el estado de alarma, sí. Y me alegra mucho que al menos haya alguien que no baje sumisamente la cabeza ante cualquier ocurrencia de unos políticos a quienes la responsabilidad de gobernar parece que les ha venido demasiado grande.


Martes, 19 de mayo
CASTRATI

En el Parque de Invierno, rodeado de verdor y con las crestas del Aramo al fondo, tras un largo paseo iniciado puntualmente a las ocho de la tarde, charlo apaciblemente con un amigo que tiene la buena costumbre, que a mí tanto me cuesta adquirir, de hablar poco y escuchar mucho.
            ----La realidad acostumbra a confirmar nuestros prejuicios. También la prensa, sea la tradicional y presuntamente seria o esas noticias que se difunden por Facebook o WhatsApp sin saber muy bien de dónde provienen. Por eso yo me pongo alerta cuando un artículo me da la razón y lo reviso una y otra vez. ¿Se trata de una noticia o de una opinión que coincide con la mía? Leo esta mañana en El País un artículo con este titular: “La democracia es más eficaz que la autocracia ante el virus”. Como resulta demasiado frecuente, el artículo desmiente al titular, que es lo único que lee la mayoría. El artículo habla de un estudio de la Universidad de Oxford sobre las medidas de restricción de libertad que se han aplicado en los distintos países con motivo de la epidemia. Analizan las medidas sobre la restricción de movimiento creando un índice de severidad (España está en uno de los lugares más altos) y luego comprueban –según los índices de movilidad local que ha publicado Google en 111 países—la efectividad con que se han llevado a cabo esas medidas (España es también uno de los países donde mayor ha sido la efectividad). El propio artículo señala que los autores del estudio han tenido buen cuidado de subrayar que “revisa la eficacia política para frenar los movimientos, no los contagios”. Haría falta otro estudio riguroso que comparara el número de contagios y de muertes en relación con la población. Por lo que sabemos hasta ahora, España ocupa uno de los primeros lugares en Europa (por ejemplo, Francia, uno de los países más afectados por la pandemia, tiene 431 fallecidos por millón de habitantes y España 591). Llevo tiempo repitiendo que a los españoles se nos confinó de la manera más severa posible y se nos protegió de la enfermedad de la manera menos eficaz posible. Los hechos parece que me van dando la razón. Pero no me fío. Digo esto con mucha cautela, a la espera de nuevos estudios desapasionados y rigurosos.
            ----¿O sea que tú crees que el gobierno de Pedro Sánchez, apoyado en expertos como Fernando Simón, ha fracaso estrepitosamente?
            ----Creo que ha causado con sus medidas tanto o más daño que la propia enfermedad.
            ----¡Qué cosas dices, Martín! Pareces Isabel Díaz Ayuso.
            ----Son las paradojas de la situación. La derecha se ha portado mejor en esta crisis que la izquierda, que no se ha atrevido a alzar la voz contra medidas ineficaces y bárbaras (encerrar a los niños en casa durante mes y medio sin permitirles siquiera asomarse a la puerta, no dejar a la gente pasear sola durante breve tiempo por lugares solitarios si no iban acompañados de un perro), castrada Izquierda Única por Podemos y Podemos por su entrada en el gobierno.
            ----¿Y tú crees que Rajoy lo habría hecho mejor?
            ----No sé. Ahora estará dando gracias al cielo por el resultado de la moción de censura y pagando con gusto la multa que le pone Marlaska por haberse atrevido a hacer ejercicio a solas en los alrededores de su casa (por cierto, a este Marlaska ya se le ve menos, parece que lo han escondido avergonzados). Lo que sí sé es que, en esta crisis, la izquierda habría defendido mejor las libertades ciudadanas estando en la oposición.


Miércoles, 20 de mayo
NOS FALLARON

Se habla mucho de la imprevisión de los políticos en esta crisis. ¿Pero y la imprevisión de las autoridades sanitarias? El 18 de febrero hubo una reunión en el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades. Participan treinta especialistas, entre ellos nuestro Fernando Simón: “Ningún problema, todo está bajo control”.  
Leo el reportaje de Oriol Güell, tras haber podido consultar las actas: “El virus se está expandiendo por Europa, pero los sistemas sanitarios no lo detectan. La razón es que la definición del caso, los criterios que debe cumplir una persona para que le hagan pruebas, establecen que debe haber viajado a Wuhan. Esto hace que ninguna persona con síntomas sea sometida a pruebas. Tampoco los pacientes ingresados en las UCI con neumonías de origen desconocido”.
            No se puede culpar a los políticos de confiar en autoridades sanitarias que luego se comprobó que no eran nada fiables (la Organización Mundial de la Salud en primer lugar). Pero sí se puede culpar a Pedro Sánchez de haber mantenido al frente de la lucha contra la pandemia a un Fernando Simón que no fue capaz de verla venir (ni de verla cuando ya estaba aquí) y de no tomar a tiempo las medidas necesarias (que no eran, insisto, encerrar a la gente con un rigor que no se dio en ninguna otra democracia). Quizá el propio Fernando Simón debería haber dimitido avergonzado.



Jueves, 21 de mayo
VIAJES EN TREN

Todas las noches, antes de irme a la cama, acompaño a Michael Portillo en sus viajes en tren por el nuevo y el viejo mundo. Disfruto cuando ese viaje ya lo he hecho yo y cuando me lleva por lugares que estoy deseando recorrer. 
Yo también, como él con su guía Bradshaw, me he hecho acompañar a menudo con una guía de otro tiempo. Recuerdo que buena parte del norte de Italia lo recorrí con un Baedeker de 1932, contraponiendo la Italia fascista con la que yo veía. Me gusta viajar en el tiempo tanto como en el espacio.
            Los viajes en tren en la realidad son bastante menos divertidos que en los libros, en las películas o en las series de televisión. Pero hasta las tres horas son mi medio de transporte favorito. Recuerdo el último, en enero de este año, pero que ya me parece de hace siglos. Amanecí en Praga, un domingo soleado, paseé por la orillas del Moldaba, recordé a Vladimir Holan en la isla de Kampa, desayuné en el Slavia, tomé el tren en una estación como las de antes, con sus cariátides y sus alegorías y sus arabescos modernistas, y terminé el día en Viena.
 El tren tenía un vagón restaurante, donde uno podía sentarse y ser servido por camareros mientras por la ventanilla desfilaba el paisaje centroeuropeo. “Hacía años que no disfrutaba de un lujo así”, le dije a los amigos que me acompañaban. “Yo creo que desde que viajé en el Lusitania Express, aquel tren que unía París con Lisboa y en el que los portugueses, según cuenta Eça de Queirós, corrían la cortinilla al dejar Portugal y no la volvía a abrir hasta que no llegaban a Hendaya”.
            ¡Los viajes en tren! Venecia-Padua en poco más de media hora, Roma-Nápoles en dos horas, Florencia-Perugia en una hora… Esos son los que me vienen a la memoria. Cierro los ojos, mientras llega el sueño, y me bajo del tren en la caótica Piazza Garibaldi. Subo al metro y a los pocos minutos estoy en Via Toledo. ¿Hacia dónde voy ahora? ¿Hasta Piazza Dante para hojear los libros viejos de Port’Alba? ¿Hacia el Palazzo Reale y luego hasta el lungomare y el Castell dell’Ovo? Tengo un día entero para acariciar la ciudad, comer en la pizzería de siempre en Via dei Tribunali y luego volver a Roma en el último tren. 
En estas cosas me entretengo mientras llega plácidamente el sueño. 



Viernes, 22 de mayo
MALA HIERBA

Las malas hierbas tienen mala fama, como su propio nombre indica, pero yo me estoy aficionando cada vez más a ellas.
            El césped peinado y repeinado de Santullano, que es el que tengo al lado de casa, contrasta con el alboroto vegetal al otro lado de la alambrada que lo separa de la autopista. Allí las hierbas crecen libres, nadie se ocupa de ellas, y resulta fascinante su inagotable abigarramiento.
            Las malas hierbas no tienen nada que ver con la mala gente, son solo las que crecen libres, como a mí me gusta vivir, sin más amo que la voz de mi conciencia.


9 comentarios:

  1. Si no se puede andar todo lo que uno quiere, siempre cabe la posibilidad de voxear; váyase un ejercicio por el otro.
    Se comprende.

    ResponderEliminar
  2. "Este gobierno ha tratado a los españoles como a niños y a los niños peor que los perros", es una afirmación que yo he repetido una y otra vez. ¿Y a quién se la escucho hoy? No precisamente a ningún dirigente de la izquierda. Indague y sabrá con qué político estoy de acuerdo en ese punto, lo cual no quiere decir que esté de acuerdo en algo más, señor anónimo enmascarado (ya estoy incumpliendo mi propósito de no dejar pasar a quien no se atreva a firmar sus ocurrencias).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Este gobierno ha tratado a los españoles como a niños y a los niños peor que los perros". Esto es una necedad, dígala Armagedón o su porquero.

      Eliminar
    2. ¿Una necedad, don Dionisio? A los niños no se les dejó ni asomarse a la puerta de casa durante mes y medio y a los perros salir acompañados de su dueño varias veces al día. Y no había ninguna razón sanitaria para que los niños, de uno en uno y acompañados de un progenitor, no pudieran salir durante un rato a respirar aire puro, como en Francia, como en Alemania, como en Holanda, como en cualquier país civilizado. Y que a los españoles se les ha tratado como a niños, o peor, como a retrasados mentales, no me parece que haya muchas dudas: en lo peor de la pandemia no se obligó a usar mascarillas (incluso se dijo que eran desaconsejables porque daban una falsa sensación de seguridad) y, cuando esta remite, se declaran obligatorias. Y todo al parecer porque, cuando eran más necesarias, no las había.
      En fin, que si no nos ha tratado como a niños, nos ha tratados como si todos fuéramos Dionisios García.

      Eliminar
  3. Dios mío, eres como los negacionistas del cambio climático, como los anti-vacunas, como los conspiranoicos del 11-S. No te reconozco, Martín. Cómo has llegado a esto...

    ResponderEliminar
  4. ¿Y qué es lo que yo niego, sabio amigo, de qué vacuna estoy yo en contra, en qué oscura conspiración creo? Ya me contarás.

    ResponderEliminar
  5. Dos observaciones, hasta cierto punto susceptibles de arbitrariedad y, en cualquier caso, sustentadas por una de las cualidades de este blog: su capacidad para sugerir.

    I. José Luis Piquero, en su libro El buen discípulo (1992), termina el poema Carta para escribir o recibir cualquier día con estos versos:

    “En cualquier caso, hoy, desde esta altura,
    desde la lejanía y viendo claro
    cómo excelencia tuya puede corresponder
    a todos, te hago ejemplo
    y paradigma de la condición humana
    y en ti yo me perdono y te reitero
    mis mejores deseos al comenzar el año.
    Alzo por ti la copa de la vida,
    sin rencor. No te juzga:
    Tu enemigo."


    II. La editorial Acantilado presenta a François-René de Chateaubriand como uno de los “personajes políticamente más controvertidos de su tiempo”. En su Viaje a América contrapone las figuras de George Washington y Napoleón Bonaparte y, entre otras observaciones, afirma:

    “El nombre de Washington se esparcirá con la libertad de siglo en siglo y marcará el principio de una nueva era para el jénero humano.
    El nombre de Bonaparte también será repetido por las jeneraciones futuras; mas no irá unido á ninguna bendición y servirá con frecuencia de autoridad á los opresores grandes ó pequeños.”

    En un texto intitulado “contertulios de papel”, fechado el 18 de diciembre de 2019, recordaba García Martín a Chateaubriand y su libro y me pregunto, salvando todas las distancias, quién y de qué manera recordará a nuestro jefe actual de gobierno y a todos y cada uno de los políticos de cierto “relieve” que, como ciudadanos, nos “ha tocado” soportar. Porque, para algunos, más acá de sutilezas y retóricas, solo nos queda de estos días una extraña mescolanza de indignación, tristeza y vergüenza, propia y ajena.

    ResponderEliminar
  6. Agustín Robledo Llanos25 de mayo de 2020, 6:42

    Sr. García Martín, ¿no le preocupa a usted el hecho de que la idea central y casi única de sus Diarios sea la de que en todo y siempre tiene usted la razón? Leídos de semana en semana esa idea salta a la vista de cualquier lector medio atento. Leídos en libro debe de convertirse en una idea agobiante para los lectores. Y si un día se publican sus Diarios Completos, podría llegar a ser una idea fatal para ellos.

    En cualquier caso, si alguien un día hace de usted una biografía, el título será evidente: "José Luis García Martín. El hombre que tenía siempre la razón."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, señor, no me preocupa. ¡La de veces que habré yo rectificado desmentido por la realidad! Como ya he publicado más de veinte tomos del diario cualquiera puede comprobarlo. Y en este mismo tomo todavía en marcha no tiene usted más que leer mi alegría, a comienzos de enero, cuando por fin salió investido Pedro Sánchez presidente, y lo que dije de él dos meses después. Me esfuerzo por buscar la verdad, por no dejarme engañar, y cuando me equivoco (errarem humanum est) rectifico nada más descubrir el error.

      Eliminar